El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Lunes, 21 de agosto de 2017
NOTAS LOCALES
domingo, 05 de abril de 2015
La joven Marilina Camino Gomensoro obtuvo importantes premios literarios
Tiene apenas 17 años de edad y ya obtuvo un premio y dos menciones especiales en tres concursos literarios diferentes. Se trata de Marilina Camino Gomensoro, que cursa el 6to. Año del nivel secundario en la Escuela Normal “Ernesto A. Bavio”.
Recientemente, la adolescente se destacó en un concurso de cuentos infantiles, que se organizó vía internet, desde Bilbao España. El premio consiste en compartir la edición de un libro donde estará su obra, junto a las de otros 19 autores más. También tuvo una mención espacial en “1º Certamen Literario Provincial, Juan José Manauta” y una mención de honor en el concurso internacional “Palabras sin fronteras 2015”, que organizó el Instituto Cultural Latinoamericano de la ciudad de Junín, Buenos Aires.
Marilina es hija de Marcelo Camino Gomensoro y de Liliana Rafatte, y sus hermanas son: Azul y Candela. Dice que el hecho de escribir obras literarias para ella es un pasatiempo y tiene pensado seguir participando en certámenes de este tipo. Entre sus metas en la vida, tiene el deseo de estudiar periodismo gráfico.
SEGUNDA SECCION dialogó con esta joven escritora, quien nos relató la experiencia de participar en los diversos certámenes y también nos contó aspectos de sus pensamientos sobre la vida.

¿En qué consistió el concurso de Bilbao, España, en el que te destacaste con un cuento?


M. Camino Gomensoro: El “XIII Concurso de Cuentos Infantiles Sin Fronteras de Otxarkooaga” consistía en crear un cuento infantil, en mi caso el que hice se llamó “Desbitricolor”. La historia relata que hay una máquina que da amor y cariño a los niños, porque los padres no tienen tiempo para hacerlo. Pero un día, la máquina, se rompió y los padres llegaron desesperados a sus casas para ver si podían repararlas. Pero, Juan y María se niegan a aceptar eso, ya que su niñera, les había contado que cuando era chica jugaba con barro y con cosas normales de su edad, entonces no quieren que vuelvan arreglar la máquina. Los padres se dan cuenta del mal que les están haciendo al no estar con sus hijos y al comprarle otras cosas para reemplazar eso. Estos dos niños hacen una movida para que el mundo se despierte y no arreglen las máquinas. La propuesta tiene éxito. Ahora, si salías a la calle, podías ver a los niños corriendo y jugando. No importaba si hacía frío, calor, llovía o había sol. Embarrados hasta las orejas, eran padres, espías, policías, médicos, cocineros y, sobre todo, superhéroes. Así fue como, Juan y María, salvaron al mundo, a los niños y a los adultos, de quedarse grises, tristes y dormidos por siempre.

En el concurso hubo 516 participantes y los organizadores eligieron 21cuentos destacados para armar un libro, entre los cuales se encuentra el mío. Como premio, nos regalan 22 ejemplares a cada autor. La entrega se realizará el 10 de mayo próximo, en el contexto de las XXXIV Jornadas Infantiles de Otxarkoaga, en una de las plazas de Bilbao, España, que es una de las comunidades que nos invita a participar y a que nos hagamos presentes para contar nuestros cuentos a los niños.

Con 17 años de edad nada más, este premio significa como el broche de oro para mi adolescencia. Es genial que pasen cosas así. Esto te da ganas de seguir participando, y es algo muy lindo que reconozcan lo que hacés y que guste a los demás. Mi anhelo es poder viajar a España, a recibir este premio, no cuento con todos los recursos necesarios, pero espero poder hacerlo.

Lea más en la edición impresa en papel