El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Sábado, 23 de septiembre de 2017
NOTAS LOCALES
domingo, 16 de julio de 2017
Trastorno Obsesivo - Compulsivo (T.O.C)
Con motivo de la presentación en la noche de hoy de la obra “TOC TOC”, en el Teatro Italia, Segunda Sección consultó a la Psicóloga Liliana Benedetti acerca del Trastorno Obsesivo Compulsivo, afección psicológica que es abordada en forma de comedia por la representación que subirá a escena. La profesional nos da un pantallazo de este comportamiento.
El Trastorno Obsesivo Compulsivo (T.O.C) se caracteriza por la irrupción de pensamientos incontrolables que se repiten en la mente de la persona y se vivencian como intrusivos e inapropiados. Estas preocupaciones (obsesiones) provocan mucha ansiedad, duda y sufrimiento significativo. En el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales) se clasifica como un Trastorno de Ansiedad.

Suele iniciarse en los primeros años de la vida adulta pero puede tener inicio también en la infancia.
Los comportamientos obsesivos compulsivos suelen existir muchos años antes que el paciente llegue a la consulta profesional.
El inicio de los síntomas generalmente es gradual pero a veces es brusco. Puede comenzar como pensamientos intrusivos, imágenes violentas, con rituales, comportamientos repetitivos que la persona no puede controlar.

Tipos de Obsesiones
• De contaminación: miedo a la suciedad, a contraer enfermedades, etc.
• De agresión
• De temores corporales.
• De orden
• De exactitud

Los temores obsesivos son principalmente: temor al daño, a sí mismo o a los demás, y sensación de intranquilidad (amenaza inespecífica).
Compulsiones: a la limpieza, al chequeo y control, con conductas repetitivas.

Tratamiento del T.O.C.
Psicoterapia y el abordaje psicofarmacológico es la indicación terapéutica para el paciente que sufre T.O.C.
Psic. Liliana Benedetti
--------------------------------------------------------

El trastorno obsesivo-compulsivo en los niños y adolescentes

En el pasado se solía considerar un trastorno raro, pero los profesionales han aprendido que el TOC afecta a millones de personas en el mundo. Un tercio de los adultos con TOC desarrollan los síntomas cuando son niños. A diferencia de los adultos, los niños pueden no reconocer que los síntomas no tienen sentido o que las compulsiones son excesivas. Ellos pueden preocuparse por los gérmenes, ponerse enfermos, la muerte, que ocurran cosas malas o hagan algo mal. La sensación de que las cosas deben estar “perfectas” son comunes entre los niños. En cuanto a las compulsiones o rituales existen diferentes como el lavado y el aseo, la repetición acciones hasta la perfección, volver a empezarlas, hacer las cosas exactamente igual, borrar, rescribir, formular la misma pregunta continuamente, decir palabras o números al azar, revisar, tocar, pulsar, contar, rezar, ordenar, arreglar, y acumular objetos. Estas rutinas generales se atenúan a medida que los niños crecen, pero siempre es importante tratarlas porque también pueden intensificarse y empiezan a interferir con la actividad diaria del niño.
Cuando un niño tiene un Trastorno Obsesivo Compulsivo, los síntomas pueden afectar a toda la familia y presentar desafíos para los que la mayoría de los padres no están preparados. En ese caso el terapeuta puede trabajar con la familia para enseñarles cómo responder a los síntomas del niño de una manera útil.
Fuente: Guía sobre el TOC para Padres



El fenómeno teatral “Toc Toc”: La realidad en clave de comedia

Cuenta la historia de seis pacientes con trastornos obsesivo-compulsivos (toc) que se conocen y encuentran en la sala de espera de un reconocido psiquiatra. Como el psiquiatra nunca aparece por su consultorio, son ellos los que tienen que llegar a sus propias, y disparatadas, conclusiones. Está la dubitativa, el personaje que no puede parar de hacer cuentas, otro que de la nada dice palabrotas; una hipocondríaca consumada; otra que repite todo; y otro que tiene fobia a las rayas. Un muestrario de trastornos sobre el escenario que combina psicología, humor y buena actuación que la han convertido en este fenómeno teatral.
La autoría pertenece al francés Laurent Baffie, con la dirección de Lía Jelín.