El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Jueves, 19 de octubre de 2017
SUPLEMENTOS • PAISAJISMO
… en aquel Paisaje donde Vivo:
viernes, 08 de septiembre de 2017
Jardinería sostenible en los espacios públicos…
Cuando se diseña un parque o jardín, hablamos de planificación, de sostenibilidad, de ecología, pero ¿realmente se tienen en cuenta todas esas premisas?
Hoy hablaremos sobre que se entiende por jardinería sostenible:
La Jardinería Sostenible podría definirse como un conjunto de técnicas y criterios encaminados a realizar una utilización más eficiente y racional de los recursos naturales, con un menor costo de mantenimiento, y que permitan un uso público de los espacios verdes donde la participación e información a la población queden garantizadas.
La Jardinería Sostenible, también conocida como jardinería diferenciada o jardinería ecológica es, por tanto, una jardinería adaptada al medio, es decir, tiene en cuenta las condiciones ambientales del territorio para así tender a una utilización más adecuada de los recursos, una mayor naturalización del ámbito urbano y un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos.

Principios de Sostenibilidad aplicados a la jardinería:
1) Reducir y optimizar el consumo de agua:
El agua es un recurso valioso y cada vez más escaso en el planeta, en algunos casos no por cantidad sino por estar contaminada. Por lo tanto, es necesario adoptar medidas dirigidas a un uso más eficiente en la jardinería que permita racionalizar y reducir su consumo. En algunas ciudades se preparan exclusivamente redes de riego públicas con un agua apta para regar o lavar las veredas pero no para el consumo humano. Esto ayuda a la racionalización del agua potable que es la que realmente hace falta cuidar.

2) Reducir y optimizar el consumo de energía
El consumo de energía de fuentes no renovables y la necesidad de controlar las emisiones atmosféricas de gases de efecto invernadero, hace preciso fomentar el ahorro energético, la eficiencia energética y el uso de energías renovables en la jardinería. Acá entran en juego las soluciones que nos brinda la naturaleza. El otro día me enteré que en la escuela técnica, los alumnos presentaron un proyecto sobre energías alternativas, donde una combinación de energía solar y eólica, proporciona la capacidad de tener energía eléctrica sin contaminar el medio ambiente. Estos proyectos tienen que ser apoyados porque al final vamos a ser todos beneficiados por esas ideas. Si señores, acá en Gualeguay…


3) Llevar a cabo una gestión sostenible de los residuos para minimizar su producción.
Las actividades de jardinería generan gran cantidad de residuos. Es fundamental realizar una gestión sostenible de dichos residuos basada en los principios de Reducción, Reutilización y Reciclaje.
No puedo evitar la comparación, aunque nos incomode, hay que reconocer que muchas veces lo único que se necesita es saber escuchar que hay soluciones y lo que se tiene que tomar son iniciativas. En un documental, de esos que dan en los programas de cable, en una aldea, un ingeniero decidió realizar una obra de gas natural. ¿En qué consistía la idea principal? Recolectaban los restos de podas, eses vacunos (porque era una aldea que se dedicaban a la ganadería) y la volcaban en grandes contenedores cilíndricos a los cuales los cubrían con un nylon del tipo silo bolsa. Todos los habitantes contribuían con la materia prima y a cambio le llegaba a sus chozas gas natural. Si, era el gas generado por los desperdicios que ellos mismos generaban o recolectaban. Los restos de ese proceso de generación de gas, era ni más ni menos que compost de muy buena calidad. Obvio que ese compost iba a parar a las huertas comunales de donde se proveían de alimento para sus familias. Una solución sencilla y totalmente al alcance de unas cientos de personas que decidieron poner en práctica una idea.

4) Optimizar el consumo de materiales y recursos naturales cuyo impacto ambiental sea el menor posible
En la jardinería se utilizan una importante cantidad de recursos naturales y materiales en cuyo proceso de producción, utilización y abandono se pueden generar impactos ambientales. Es importante, por una parte, minimizar el consumo de recursos naturales y, por otra, utilizar materiales de bajo impacto ambiental, respetuosos con la salud y el medio ambiente.
Acá lo que se pretende es que todo diseño que se haga, sea pensado a futuro muy en serio como también saber ubicar cada una de las especies elegidas en el lugar que mas les favorezca y el de trabajar con los materiales que hay en el entorno. Por ejemplo, en la defensa costera, que gracias a Dios que la tenemos, hubo errores de construcción que para poder solucionarlos, hoy implican un gasto de energía, y por lo tanto, un gasto económico, que se podrían haber evitados simplemente habiendo hecho bien la tarea que correspondía en su debido momento. Por suerte pusieron en marcha una solución, sino seguiríamos con la problemática.
También podemos decir que como una mala decisión a la hora de la elección de las plantas generan un paisaje con poca energía. Por ejemplo, el haber puesto variedades de zonas bajas en pleno terraplén generó que desde hace casi 7 años o mas de estar plantados los ceibos sigan estando iguales o cada vez peor, cuando se sabe que los ceibos son de zonas bajas, húmedas y con suelos franco arcillosos y no arenosos como los que presenta el terraplén.
Lo mismo, el genio que plantó eucaliptus a 3mts de las luminarias, lo único que logró es iluminar las ramas de los mismo y no cumplir la función de seguridad que tiene que cumplir un farol en un espacio público. Eso pasa cuando delegan responsabilidades a gente que no tiene idea de lo que está haciendo. Los que perdemos al final somos nosotros, los ciudadanos.

5) Proteger y fomentar la biodiversidad
Las zonas verdes pueden albergar una rica y diversa flora y fauna, contribuyendo al mantenimiento del patrimonio genético y la conservación de la biodiversidad biológica.
Esto es importantísimo para recuperar nuestro clima y paisaje. Volver al equilibrio natural que poseíamos hace más de 50 años. Las decisiones que tomamos hoy en jardinería son los resultados que se van a ver dentro de 20 o 30 años, cuando el tiempo asiente y fortalezca nuestras intervenciones. Tenemos una profesión que nuestras obras se ven desde arriba y no desde acá. Por eso es importante generar la conciencia de apuesta al futuro. Un ejemplo que puedo darles es el de hacer una pista de motocross en un lugar donde se puede enfatizar a la naturaleza. ¿Que naturaleza vamos a cuidar? si a la primera acelerada ni los loros quedan. Pero bueno, ya está. Habría que buscarle una solución, ¿verdad?

6) Fomentar la participación ciudadana y garantizar un uso público sostenible de la zona verde
La importante función social de las zonas verdes hace necesario garantizar un uso público sustentable de las mismas, basado en procesos de información, participación y sensibilización de la población, que reviertan en una mejora de su calidad de vida.
Acá es fundamental el rol de las escuelas en todos los niveles, desde jardín de infantes hasta la universidad, como también el de la familia, donde los padres debemos enseñarle a nuestros hijos a cuidar el medio ambiente y generar soluciones ante las problemáticas.
Habría que aprender de las hormigas podadoras del amazonas. Ellas se alimentan exclusivamente de una variedad de árbol. Entonces lo que hacen es limpiar un perímetro de dos o tres metros alrededor de cada arbolito cultivado por ellas mismas. Le sacan una determinada cantidad de hojas a cada árbol sin exterminarlo y planifican que árbol podar cada día.
Estaría bueno que las personas que viven de la leña de nuestros montes hagan lo mismo, ¿no?
Espero que les haya gustado este aporte de la jardinería y nos estaremos encontrando en la próxima nota. Buen Octubre para todos

Diego Berardi