El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Viernes, 15 de diciembre de 2017
SUPLEMENTOS • GUALEGUAY COMERCIAL
jueves, 30 de noviembre de 2017
Las pymes podrán “vender” sus facturas de crédito en el mercado y en los bancos
Las grandes empresas suelen pagarles hasta a 90 días de plazo. Ahora serán un título ejecutivo que podrán descontarlo en bancos, vía factoring o en el mercado de capitales.
Las Pymes podrán descontar sus facturas en los bancos. Las grandes empresas suelen pagarles hasta a 90 días de plazo. Ahora serán títulos ejecutivos que podrán descontarlos en bancos, vía factoring o en el mercado de capitales, para poder financiarse más barato. “Funcionarán como si fuese un cheque de pago diferido”, anticipó Leandro Cuccioli, secretario de Servicios Financieros, en el seminario de Bank Magazine.

Esto será posible cuando se apruebe la Ley de Mercado de Capitales, la cual hoy se frenó en comisión de Senado. Iba a aprobarse hoy, pero no se pusieron de acuerdo el oficialismo con la oposición con el cambio de senadores y con los acuerdos fiscales y laborales.

La ley crea una factura de crédito electrónica para MiPyMEs que reemplazará los comprobantes de ventas y las facturas de crédito vigentes. Asimismo, busca mejorar el marco normativo para permitir el lanzamiento de nuevos productos para las Pymes, entre los que se incluyen el descuento de facturas en el mercado, y facilitar existentes, como la emisión de obligaciones negociables simples. Las pymes podrán descontar sus facturas electrónicas, ya que habrá un plazo legal de pago, como si fuera un cheque, para evitar que las multis se financien a través de sus proveedores, bicicleteándoles los pagos.

La Ley (denominada de Financiamiento Productivo, para ponerle un nombre más marketinero) a su vez trajo una buena noticia para los fondos cerrados de vivienda del blanqueo, pues no sólo no pagarán doble imposición tributaria, sino que además se los iguala con la renta financiera en dólares, por lo tanto la persona física sólo deberá pagar el 15%, en lugar del 35% que se preveía en un momento por el impuesto a las ganancias.

"Lo ideal hubiera sido que paguen cero, aunque el tributo del 35% por parte del fondo y otro 35% por parte del suscriptor era una locura. Para que paguen el 15% deben tener un mínimo de 20 cuotapartistas y ninguna puede exceder el 25% del total", revelan en el Congreso quienes están al tanto de los puntos y comas de la iniciativa.

Por otro lado, los directores de la CNV podrán ser impugnados por el Senado, que tendrá 60 días para hacerlo luego del nombramiento, y obviamente para ello necesitará la mayoría. Si bien a los directores del organismo los seguirá nombrando el Poder Ejecutivo, con esta medida la opisicón seguramente se ganará un lugar dentro del directorio.

Hoy ya lo tiene, pues Carlos Hourbeigt, cercano a Lavagna, pertenece al massismo, además de ser un conocedor del mercado de capitales. "La premisa es que la CNV sea un poco como el Banco Central, pero algo más light, por eso es que los directores no deberán ser aprobados por el Senado, pero sí podrán ser impugnados", explica un conocedor de ese artículo, que fue propuesto por el massismo. ¿Será una forma de no perder su lugar dentro del directorio?

Por otra parte, los certificados de obra pública serán un título ejecutivo que tendrán oferta pública en el mercado de capitales. Es un artículo nuevo que puso el massismo, donde la idea es que el inversor pueda comprar un certificado de obra pública (que es como una especie de pagaré) de la misma forma que puede comprar un cheque de pago diferido en el mercado de capitales.

El objetivo es que las constructoras puedan descargar estos certificados en el mercado de capitales en lugar de tener que hacerlos en el banco, financieras o cuevas, cuyas tasas de descuento son, obviamente, mucho más elevadas. Pero no sólo repercutirá en menores costos para las constructoras sino, principalmente, servirá para poder transparentar la operatoria.

"Hay muchos casos, incluso, donde estos certificados de obra tienen garantías internacionales, que puede ser el banco Mundial que garantiza la Autopista de Puerto Madero, por ejemplo. La idea es incluir un instrumento nuevo en el mercado de capitales, donde de última lo ponés en pantalla y ves la oferta que tiene. Pero esto acaba de salir a último momento, por lo tanto tiene un solo artículo dentro de la Ley de Financiamiento Productivo, mientras la factura pyme tiene 40 artículos, para tener una idea", revela una fuente conocedora de los tejes y manejos en el Congreso.

Está destinado a las constructoras que tienen obras estatales con garantía y no tienen dónde descargar estos certificados, que son una promesa de que le van a pagar, como si se tratara de un pagaré. Este certificado representa el futuro pago que le hará el Gobierno, el cheque que le dan a la constructora para avalar que le pagarán la obra.

Hoy, con 24% de inflación, la cuestión es si pagarán dentro de un mes o de seis, pero este instrumento está visto para una economía con una inflación de un dígito.

El diputado nacional de Tucumán por Cambiemos, Facundo Garreton, señala que con esta ley se potencia el financiamiento a las pymes, se genera el desarrollo de un mercado de capitales moderno y transparente, y provocará que aumenten el número de inversores y empresas que buscan financiamiento. "A su vez, se impulsará el financiamiento hipotecario y el ahorro", precisa Garretón, dueño de InvertirOnline, aunque retirado del día a día.

Por su parte, las empresas grandes van a estar obligadas a emitirle a las pymes una factura electrónica que luego de quince días la pequeña empresa podrá negociar en el mercado.