El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Jueves, 20 de junio de 2019
SUPLEMENTOS • DECO Y DISEÑO
miércoles, 27 de diciembre de 2017
“La mesa más especial del año, llena de calidez y estilo”
En esta época de celebraciones y cenas, la mesa se convierte en el centro de todas las miradas. Por eso, debe estar a la altura de las circunstancias y brillar con luz propia. No solo hay que pensar en el mantel, la vajilla y unas lindas y atractivas copas, sino también en la decoración de la mesa en sí… Ser creativo da siempre ese toque especial que hace que nuestra mesa se destaque y luzca única.
La mesa debe ser impactante, pero lo más importante es que sea cómoda para todos los invitados.
Al momento de vestir la mesa, la sencillez decorativa se luce al unificar sofisticación y originalidad.
Si queremos que nuestra mesa deslumbre desde mucho antes de presentar la comida y la bebida, acá les comparto algunos consejos

Comencemos a vestir la mesa
Como norma general, en celebraciones formales, los tonos neutros y suaves en la mesa, son una apuesta segura, mientras que en las informales se puede ser más imaginativo y elegir colores atrevidos y formas novedosas en la vajilla o las copas.
Decorar una mesa debe ser, ante todo, algo creativo y divertido.

Mantel
Aunque las corrientes minimalistas aman las mesas ‘desnudas’, el mantel como complemento decorativo da carácter, identidad al conjunto.
En esta ocasión tan especial, donde damos la bienvenida a un nuevo año, la mesa perfecta lleva un mantel blanco, en lo posible antiguo de hilo de color neutro (quien no tiene uno), ya que el tejido bordado y de encaje le dará un toque de elegancia.
Aunque si tenemos que hacer alguna excepción, sin duda los caminos de mesa y los individuales, sofisticados y elegantes, pueden ser una alternativa muy favorable.

Si nos decidimos por un mantel, y las patas de la mesa son bonitas, podemos colocar un mantel que cuelgue unos 35 cm. En caso contrario, es mejor un mantel largo, hasta casi tocar el suelo.


Aspectos prácticos
Una mesa perfecta no solo tiene que ser bonita sino práctica y cómoda. La distribución de los invitados es crucial, ya que hay que hacerlo pensando en que la velada se disfrute de forma agradable y fluida. La alternancia de sexos en los comensales, para que haya integración, es uno de los factores a tener en cuenta,

Respecto a la decoración de la misma, debe acompañar y enriquecer, no molestar ni ser demasiado recargada. Hay que poner las cosas fáciles para el comensal, hacer que se sienta a gusto y no tenga que hacer malabares para poder acceder a su copa.
La clave está en equilibrar y conseguir que los comensales se sientan gratos y bien recibidos.

La elección de la vajilla es fundamental para el resultado final. Podemos usar un solo modelo o ser más arriesgados y aventurarnos a combinar varios estilos.

El dorado es un aliado indiscutible para crear un ambiente elegante y refinado. Podemos darle lugar en los candelabros, porta velas, servilleteros,...

La clave del éxito consiste en crear una mesa cálida y acogedora, donde la decoración sea la guinda del menú. Debemos dejar fluir nuestra imaginación, y confiar en nuestro lado artístico.

Que nunca falten las flores!
Como muchos de ustedes saben, cuando hago un centro de mesa, las flores naturales son mis predilectas, por lejos…
Pueden estar en un arreglo central o simplemente distribuidas a lo largo de la mesa. Otra opción es decorar con frutas u hojas verdes. El follaje siempre aporta frescura.
Las flores son grandes aliadas en la decoración de una mesa, claro que me refiero a flores naturales.
Son decorativas, elegantes, dan además, un toque reconfortable, fortalecedor. También se pueden hacer combinaciones de frutas con ramas verdes u hojas grandes, elaborar caminos de mesa. Puede ser un ramo totalmente verde con alguna flor exótica.
Queda para nuestra imaginación.

Debemos procurar que los adornos y las flores no dificulten la visión entre los comensales y que no impidan el acceso a las fuentes y platos centrales.
Es importante que las flores no molesten y que no haya que quitarlas al sentarse. Así que adaptar el tamaño y la altura es un factor importante. Un truco que les comparto: cuando estemos elaborando el arreglo floral, nos sentamos un segundo en una silla, al borde de la mesa y observamos la altura de las flores, de esta manera, nos aseguramos que no interrumpa la visión si es un arreglo bajo. En el caso de que optemos por un arreglo alto, hacemos lo mismo, pero que la parte baja del arreglo quede a la altura en donde termina nuestra cabeza, y la de nuestros invitados.
Como siempre, la rosa, que ostenta el título de ‘reina de todas las flores’, es una habitual en centros de mesa, pero también los lilium, jacintos, amarylis, las anémonas y los renunculos, margaritas, sombrillas de la virgen,… En esta época del año encontramos un gran abanico de especies.
En los verdes la variedad es enorme, el eucalipto y las infinitas variedades de coníferas: pinsapo, thuya, cryptomeria, helechos. Son indispensables en nuestros arreglos.

Y para armonizar nuestro ambiente, no pueden faltar las velas
Las velas le aportan calidez a la mesa y vienen en todos los tamaños. Usar velas altas para una terminación más exquisita.
La mesa tiene que estar iluminada, no hay nada peor que no ver lo que se come, pero tampoco irse al extremo de la luz blanca sobre los invitados. Eso sí, sin aroma para que no invada la comida.
“Me encanta reconvertir copas antiguas de diferentes alturas, en candelabros únicos”
Con estas propuestas triunfarán seguro!

Les deseo los mejores momentos que restan en este Año que dejamos y mucha Felicidad para el Año que comienza.
¡Brindo por un 2018 de Paz y Felicidad!

Saludos,

Claudia Martin
Diseñadora de Interiores
Diseñadora en arreglos florales