El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Domingo, 17 de junio de 2018
SUPLEMENTOS • SER MUJER HOY
martes, 13 de marzo de 2018
Flequillo con personalidad
Las microchasquillas -o baby bangs, como se conocen en el hemisferio norte por su parecido al corte que nos hacían cuando pequeñas- irrumpen nuevamente en las melenas de varias celebrities, convirtiéndolas en uno de los peinados ‘it’ para este 2018.
Regreso de un clásico

El icónico flequillo que Audrey Hepburn popularizó en “Desayuno con diamantes”, y que también fue tendencia en los años 60 y 70 (con un breve retorno en los 90), regresa con fuerza de la mano, o más bien de la cabeza, de varias celebridades. Emma Watson fue una de las primeras que lucieron su microchasquilla en la gala de los Globos de Oro 2018, luego siguió Emma Roberts en los Critics Choice Awards, al igual que la actriz Allison Sudol y, aunque no es la primera vez que las usa, también vimos a Bella Hadid en el desfile de alta costura de Dior con este flequillo. Algunas lo prefieren recto y estructurado, otras apuestan por uno más desenfadado y desflecado, pero siempre cumpliendo con el principio básico de las baby bangs: que vaya sobre, muy sobre, las cejas.


¡Power!

Este corte, que transita entre lo infantil y lo arriesgado, entre lo juvenil y lo roquero, otorga carácter, convirtiéndolo en una excelente alternativa para refrescar el look. “Es un flequillo que rejuvenece las facciones, les da protagonismo a las mejillas y ayuda a restar años”, dice Elvira Montero, estilista y especialista en corte, quien además destaca su versatilidad: “Se puede personalizar dependiendo del tipo de cabello, pero puede ser recto, lateral, espeso o despuntado. Y aunque se usa harto con melenas rectas, se puede llevar con el pelo corto o largo, recogido o suelto, en ese sentido es muy versátil”.

En cuanto a la fisonomía del rostro, la microchasquilla es ideal para neutralizar las frentes amplias y rostros alargados. También funciona muy bien en rostros ovalados y en forma de corazón, y para los rostros simétricos y de rasgos suaves. “Al ser un flequillo con tanto carácter, lo evitaría en rostros con facciones muy marcadas o duras”, concluye Elvira.


La mantención

Roma Carvajal, de peluquería Romana, aconseja que, al igual que la mayoría de las chasquillas, se hagan idealmente en otoño e invierno, y que a la hora de cortarlas hay que fijarse en los remolinos para definir el largo, “sino quedará disparada e incontrolable”, explica. También recomienda tener cuidado con que no luzca grasa, ya que es muy frecuente que los flequillos se ensucien con más facilidad.

En cuanto al corte, las chasquillas en general crecen particularmente rápido, y aunque las baby bangs tienen una ‘vida útil’ más larga, hay que retocarlas con frecuencia. “El mayor problema de esta tendencia es para los cabellos ondulados, porque hay que alisarla todos los días. En ese caso recomiendo que utilicen un protector termal para no dañarlo”, dice Elvira Montero.