El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 12 de diciembre de 2018
SEGUNDA SECCIÓN • PSICOLOGÍA
domingo, 25 de marzo de 2018
Los psicólogos en el Primer Mundo
En España, el Consejo General de la Psicología lleva años trabajando intensamente en el análisis y justificación de la inclusión de la Psicología Clínica en los servicios de Atención Primaria del Sistema Sanitario Español. Con este objetivo, el Consejo creó un grupo de trabajo, formado por las principales asociaciones de la Psicología Clínica y de la Salud, para que desarrollase un documento en el que se justificasen las razones por las que la atención psicológica es necesaria en Atención Primaria y se propusiese un plan de acción.
Antonio Cano-Vindel, psicólogo especialista en Psicología Clínica, Universidad Complutense de Madrid, dice que el objetivo principal de esta experiencia es demostrar que la inclusión del psicólogo clínico en el equipo de AP, durante al menos un año, mejorará la salud física y mental de los usuarios en comparación con los centros de salud donde no se haya implementado esta figura, sin que ello implique un incremento de los costos y con una mejor relación coste-utilidad que el tratamiento habitual. En esta propuesta, se aplicará terapia tanto a personas que presentan trastornos emocionales (ansiedad, depresión, somatizaciones, reacciones adaptativas), como a pacientes con enfermedades crónicas (trastornos cardiovasculares, diabetes, etc.) que presenten problemas emocionales o que puedan mejorar el control de su enfermedad a través de cambios conductuales hacia un mejor estilo de vida (entrenamiento en manejo del estrés, control del tabaquismo, reducción de obesidad, etc.) y la mejora de la adherencia al tratamiento médico. El documento ya está prácticamente cerrado y consta de esas dos partes. En la primera se ha realizado una revisión exhaustiva de la literatura científica sobre los problemas que pueden acarrear bajo condiciones adversas el estrés y las emociones negativas, especialmente los trastornos de ansiedad, la depresión, las somatizaciones y los trastornos adaptativos, así como los problemas crónicos de salud asociados a estos y al estilo de vida no saludable, como son los trastornos cardiovasculares. También se revisa la situación actual en el manejo de los pacientes que acuden a Atención Primaria con estos desórdenes emocionales como base de sus problemas de salud. Se lleva a cabo una radiografía nítida de los síntomas y trastornos emocionales que presentan estos pacientes, de su epidemiología, de la tendencia al desarrollo de cronicidad y nuevas patologías, así como de las consecuencias negativas que generan en las personas y en el conjunto de nuestra sociedad. En este análisis, se constata que se trata de patologías muy frecuentes (por eso se les denomina trastornos mentales comunes), que están asociadas con otras enfermedades crónicas también muy prevalentes asociadas con estrés, obesidad, tabaquismo o sedentarismo. En los pacientes que acuden a la consulta de su médico, la prevalencia en Atención Primaria en España alcanza un 49,2% de probables trastornos de ansiedad, depresión o somatizaciones detectados y un 31,2% de trastornos mentales diagnosticados en el último año. Por tanto, puesto que afectan a tantas personas, generan unos costos y carga importantísimos, que vienen determinados en gran parte por los costos sanitarios directos (por ejemplo, el consumo de psicofármacos, las consultas médicas, enfermería, especialistas, pruebas complementarias) e indirectamente ocasiona la pérdida de productividad (en lo laboral). Estos pacientes, o bien no reciben tratamiento, o bien son tratados en Atención Primaria, habitualmente con psicofármacos, entre ellos, lo más usados los ansiolíticos, que no están recomendados, sino desaconsejados, por las guías de práctica clínica NICE (en Reino Unido) para el tratamiento de estos trastornos, lo que lleva en gran medida a la no curación y cronicidad de los mismos.

Puesto que la inclusión del psicólogo clínico implicaría un cambio en el Sistema Nacional de Salud, está previsto llevar la propuesta al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como a cada una de las Consejerías de Sanidad, puesto que las competencias sanitarias están transferidas a cada Comunidad Autónoma. Pero es necesario también que nuestro colectivo profesional esté sensibilizado en favor de este cambio, que supondría una revolución en nuestro sistema sanitario, y que se comporte como un agente del cambio que transmite información a su entorno social y a la sociedad en general.

Que exista el mayor consenso y apoyo de las principales asociaciones de la Psicología Clínica de ámbito estatal, trabajando codo con codo junto al Consejo General de la Psicología, redundaría en una mayor confianza en este proyecto, a la hora de presentarlo a las autoridades y a la sociedad. Es un proyecto donde se busca que la figura del psicólogo especialista en Psicología Clínica ocupe un papel más sólido dentro del sistema sanitario, aplicando aquellas técnicas terapéuticas con evidencia empírica, que han posicionado a la Psicología Clínica como una ciencia de la salud. Por ello, es fundamental que la unión de las principales sociedades y el COP, impulsen la consolidación de la figura del psicólogo especialista dentro de la sociedad y del Sistema Nacional de Salud, en los centros de salud de Atención Primaria, reconociendo desde nosotros mismos la importancia de este hecho. Por el contrario, la división dentro del propio colectivo profesional y científico generaría mayor incertidumbre, originándose otro tipo de intereses ajenos al objetivo principal, que a su vez suscitaría dudas en las autoridades y usuarios del sistema sanitario. Como se suele decir, “la unión hace la fuerza” y esto lo aplican muy bien otros colectivos sanitarios, como médicos y enfermeros, cuando defienden sus intereses o cambios en el sistema sanitario para su mejora.
Me parece interesante para pensarlo en la Argentina, pionera en la Carrera de Psicología y en llevar Psicólogos a todo el mundo, para pensar qué nos ocurre con la atención sanitaria en este país.