El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Domingo, 18 de noviembre de 2018
SUPLEMENTOS • SER MUJER HOY
jueves, 12 de julio de 2018
GLASS SKIN: el ritual de belleza oriental para lograr una piel perfecta
Tener una tez aterciopelada no es una utopía, sólo hay que seguir una rutina de cuidados rigurosa. Acá te contamos cómo conseguirlo.
El Glass skin es un término de beauty coreana que se popularizó en las redes en el último tiempo y que hace referencia a la piel que todas soñamos: perfecta, impoluta, sin oleasidad ni resequedades y con un dejo luminoso natural que dice a gritos: “estoy saludable”. En realidad este famoso ritual de belleza no es otra cosa que el “ layering”, una técnica de cuidado de la piel que las orientales usan desde tiempos inmemoriales para cuidar la belleza de su rostro y que implica una superposición metódica de capas de productos. Te contamos cómo aplicarlo en casa.


1- Primer paso: el desmaquillante
Diariamente la piel se enfrenta a todo tipo de agresiones: desde los rayos del sol, hasta los cambios de temperatura y la polución, que irritan y degradan la epidermis, favoreciendo el envejecimiento cutáneo y la aparición de arrugas y manchas. Por esa razón, el desmaquillante es una etapa esencial, aún si no usaste maquillaje ese día. Podés elegir una leche desmaquillante, agua micelar o un bifásico, pero lo que las coreanas y japonesas eligen por encima de cualquier otra cosa son los aceites. A diferencia de lo que el sentido común indica, no engrasan la piel, sino que limpian en profundidad y eliminan todo dejo de producto. Lo ideal es que los esparzas con generosidad por toda la cara, el cuello y el escote, realizando masajes suaves y circulares. El que más usan las orientales es el de camelia, pero también es muy eficaz el de almendras dulces, el de rosa mosqueta, el de argán y el de oliva, entre varios otros.

2- Segundo paso: la limpieza
Una vez que hayas terminado con el aceite, agua micelar o desmaquillante en crema o bifásico, es hora de darle lugar a una limpieza profunda con un jabón suave indicado para tu tipo de piel. Este paso va eliminar definitivamente cualquier rastro de suciedad, completando un precepto básico del cuidado de "la piel de cristal”: la doble limpieza (primero el desmaquillante, después el jabón).


Es una esponja vegetal a base de raíces de konjac, un tubérculo de textura esponjosa que funciona de maravillas para exfoliar y limpiar con suavidad. Muchas mujeres la usan sin sumarle productos, solo humedeciéndola. Estimula la regeneración celular y exfolia suavemente. ¿Un dato copado? Es totalmente biodegradable.


La exfoliación

Exfoliar la piel una vez por semana ayuda a retirar las células muertas, causal de que nuestro rostro tenga un aspecto apagado. Eso sí, ojo con andar frotando con fruición la cara, porque podés lastimarte y generar el efecto contrario, dando lugar a rojeces. Acordate: siempre con amor. ¿Una opción casera? Tres cucharadas soperas de yogur natural con dos cucharadas de azúcar. Y voilá, piel radiante.

Exfoliante antiseñales, Natura Chronos, $414 Exfoliante antiseñales, Natura Chronos, $414
Las sheet masks

Una vez por semana (o más, si disponés del tiempo y las ganas) podés aplicarte una de estas máscaras faciales que están tan de moda. Es importante que antes de aplicarlas tu piel esté perfectamente limpia, así puede absorber todos los activos nutritivos que la máscara aporta.