El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 17 de octubre de 2018
REGIONALES • ACTUALIDAD
viernes, 10 de agosto de 2018
Hace changas para dar una mejor vida a sus nietos tras crimen de la madre
Antonio y María cuidan de los cuatro niños que tienen 10, 9, 8 y 5 años. El cuida casa y hace changas. Cuando la madre de los nenes fue asesinada, la más pequeña tenía siete meses. "No podemos rendirnos, ellos nos dan fuerzas, afirman.
Son golpeados doblemente. Pierden a su madre, quien muere en manos del homicida, que muchas veces es su padre. En el mejor de los casos recibe una condena y va preso. En otros, se suicida. De cualquier forma, el vínculo de violencia que experimentan nunca empieza con el golpe y se profundiza con la indiferencia de las instituciones.
En lo que va del año, 11 mujeres fueron asesinadas en casos de violencia de género en la provincia de Tucumán. En más de la mitad de los casos dejaron pequeños desamparados y presos de un sistema indiferente. La recientemente aprobada Ley Brisa busca llevar contención para esos menores.

La Ley Brisa:

El último cuatro de julio el Congreso de la Nación sancionó la Ley 27.452, la denominada Ley Brisa. Una reparación económica que busca por primera vez ocuparse de ellos, de los hijos, el lado B de los femicidios. La reparación, consiste en un haber jubilatorio mínimo mensual, con sus incrementos móviles, y está destinado a personas menores de 21 años o con discapacidad. Aunque el delito se haya cometido con anterioridad a la sanción de la norma, el cobro es retroactivo y comienza a regir desde el momento del procesamiento del femicida.


Cuatro niños sin madre:

Cuando la furia del femicidio pasó por la casa de Roxana del Carmen Navarro, en Tucumán, dejó en orfandad a cuatro niños, la menor de apenas siete meses. El día que fue asesinada, tenía a su bebé en brazos. Estaba de espaldas y no pudo anticipar el disparo. Cayó desplomada sobre una cama, junto a su hija, publicó La Gaceta. El asesino, su pareja en ese entonces, intentó simular un suicidio. Ni los vecinos ni la fiscalía le creyeron. El fallo fue unánime y terminó condenándolo con la pena máxima por el crimen. Ricardo Esteban Moya está preso de por vida.

Volver a ser padres:

Antonio (65) y María Cristina (63), son los padres de Roxana Navarro. Hoy cuidan de los cuatro niños que tienen 10, nueve, ocho y cinco años. Viven en una casa pequeña, que fueron construyendo de a poco, y que alguna vez también compartieron con su hija. Él cobra su jubilación, trabaja cuidando casas y haciendo algunas changas.

"Cuando murió Roxana, tuvimos que andar de un lado a otro buscando quien amamante a la más chiquita. Era una bebecita, así que hubo varias madres aquí en el barrio", recuerdan. "Nosotros siempre hemos estado detrás de ellos. En base a mucho sacrificio, intentamos llevar adelante esta familia", añaden.


Empezar nueva vida:

Los chicos van a la escuela de la zona. María Cristina es quien se encarga de esa tarea. Todos los días los prepara y de la mano caminan hasta llegar. "Vamos y volvemos. Las maestras son excelentes y quieren muchísimo a los chicos", cuenta la abuela.

El matrimonio recibió con alegría la sanción de la Ley Brisa en el Congreso de la Nación. "No nos alcanza. Trato de buscar una solución para que tengan algo mejor. Cumplir el sueño de ella", dice Antonio entre lágrimas.
"Nosotros buscamos un lote para dejarles, para que el día de mañana tengan algo. No acá, porque esto les trae malos recuerdos. Un lugar donde empezar una nueva vida", agregan.


Sin rendición:

Los chicos corren y juegan en la casa. De a ratos vuelven y abrazan a sus abuelos. "¿Cómo hacemos para seguir adelante?", se preguntan los dos. "Tratamos mantenernos en pie por ellos. Dios dirá. No podemos rendirnos, ellos nos dan fuerzas", explican.

Fuente: (La Gaceta).-