El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 25 de septiembre de 2018
SUPLEMENTOS • GUALEYOS
sábado, 08 de septiembre de 2018
Mirta De Zan: Riviera Maya, en un recorrido que no sale en las revistas (2ª entrega)
Continuamos viajando por la Riviera Maya junto a Mirta De Zan y su familia, Mirta, amiga de esta página, es una copoblana que vive en México DF desde hace muchos años. A través de este relato y descripciones realizadas con mucha pasión, descubrimos que México es mucho más que playas y hoteles de lujo.
En la entrega anterior, pasamos por Tabasco, Palenque, en Chiapas, Campeche, donde la belleza natural se muestra en plenitud y, antes de continuar, disfrutamos de los atardeceres en la Península de Yucatán.
¿Seguimos viajando? ¡Vamos!!!
“Jueves: Salimos tempranito; nuestra siguiente parada es Mérida (Yucatán), pero antes… pasamos por Uxmal. Cuando les comento a mis hijos que es una zona arqueológica, ya ponen los ojos en blanco y dicen... ¡¿otra más???!!!, pero cuando llegaron se quedaron mudos. ¡Uxmal es verdaderamente impactante!!! Está ubicada en medio de la selva y forma parte de la llamada ruta Puuc. Es considerada una ciudad maya mediana, donde sus palacios y edificios tienen la particularidad de tener ángulos redondeados y estar organizados, en su mayoría, en torno a patios cuadrados. Destaco el cuadrángulo de los pájaros; este patio central está lleno de pájaros que revolotean en círculos. El palacio del gobernador, con sus más de nueve metros de altura e interminables escalinatas, terminó de ¡embelesarnos!!!
Uxmal, de quien pocos han oído hablar, queda muy cerquita de la conocidísima Chichén Itzá (que aún no conocemos) y vale cada km recorrido para llegar a ella, y cada gota de sudor provocada por el calor agobiante del mes de julio.

A la tarde llegamos a Mérida, una ciudad muy conocida a la cual, después de haberla visitado dos veces, aún no le encontramos el encanto…, lo seguiremos intentando.
Viernes: el destino es Valladolid, pero antes parada en Izamal, el “pueblo amarillo” donde mucha gente aún habla lenguas mayas. Izamal fue una visita con intención para mí... Allí estuvo el Papa Juan Pablo II en el año 1992 y ofició una misa por los pueblos aborígenes en el atrio del ex Convento de San Antonio de Padua. A raíz de esa visita, todas las casas del pueblo se pintaron de amarillo y blanco. El convento de Izamal cuenta con el atrio más grande de América (7800mts) y el segundo más grande del mundo, después del de la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Luego de visitar el atrio, convento y descansar en la plaza del pueblo, emprendimos viaje para Valladolid. Es una ciudad de paso para los turistas que “deben” ir a conocer Chichén Itzá..., pero la verdad es una pena que así sea, pues es un lugar para quedarse y enamorarse. Está en plena zona de cenotes (hoyos de agua dulce o piscinas naturales de agua cristalina y helada en medio de la selva que se formaron hace millones de años. Pueden ser subterráneos o a cielo abierto). Aquí, además de caminar sus calles apacibles y adoquinadas, tomar helados deliciosos, descubrir su artesanía y disfrutar platos de mariscos, visitamos sus famosos cenotes Samulá y X’kekén, ambos subterráneos. El primero es una caverna que sorprende por su belleza rodeada de estalactitas. El agua helada y cristalina de color azul turquesa es iluminada por la luz que penetra por un orificio en la parte superior, en donde se puede ver cómo cuelgan las raíces de los árboles que lo rodean.

Al cenote X’keken se baja por unas escalinatas de piedra, tiene unos 20 mts de profundidad aproximadamente y es uno de los más increíbles de México por la tonalidad del agua y la belleza de su interior.

En la zona de Yucatán hay más de 2400 cenotes. Los mayas creían que era el camino hacia el inframundo.
(continuará)