El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Viernes, 22 de marzo de 2019
SUPLEMENTOS • GUALEYOS
domingo, 10 de marzo de 2019
Ivana Recalde por Centroamérica
Hoy hacemos una recopilación del viaje de Ivana Recalde junto a Leo, su novio, por Centroamérica, en su primera etapa, en especial Costa Rica y Honduras.
Después de Panamá, cruzar a Costa Rica fue relajarse inmediatamente, quedar con la vista perdida en la inmensidad de las palmeras, comenzar a escuchar loros y ver volar muchas aves de colores. Fue nuestro paso a la verdadera Centroamérica que queríamos.

La primera playa a la que llegamos fue Uvita, y justo unas horas antes del atardecer. Fue sólo buscar hostal y ponermos ropa de playa, corrimos hacia ella y, entre olas, palmeras y carteles de “cuidado con los cocodrilos”, tuvimos un atardecer soñado. Al ir a cenar, al conversar con las personas, nos dábamos cuenta de una frase que la repetían mucho y en todo momento: “pura vida”. Claro, preguntamos y esa es la frase que los costarricense utilizan para todo y que los identifican… Ellos son “pura vida”, así la viven, y así la transmiten al viajero. Nos contagiamos de su optimismo y fuimos recorriendo playas, Uvita, Jacó, Punta Arena, tomando agua de coco, comiendo patacones, maduros, camarones, desayunos típicos con frijoles, vigorones (una especie de ensalada envuelta en hoja de árbol y servida en una bolsa plástica)…………
Atentos a ver perezosos, cuidándonos de los mosquitos y de la famosa fiebre amarilla, y con un calor que era agobiante, pasamos días hermosos en Costa Rica.

En Ometepe, Nicaragua, fuimos a conocer algunas playas, comimos muchas frutas del lugar, probamos comidas lugareñas y al otro día, de tarde volvimos a tomar en ferry. Este día nos tocaba una mala experiencia, tomamos un bus que nos cobró el doble de la tarifa a cada uno y a los 20 km en plena ruta, nos hizo bajar diciendo que ellos llegaban hasta ahí. En medio de peleas y discusión, terminamos parando otro bus para que nos lleve a nuestro destino.

Una vez que arribamos, todo se nos había olvidado, y esto es porque llegamos a la grandiosa y bella Granada. Nunca había imaginado que tanta belleza arquitectónica podía estar en una sola ciudad. ¡Rica, rica, rica en construcciones, calles empedradas, personas amables y atentas! Tienen vista a un lago y a los volcanes, unas de las catedrales más hermosas, muchas iglesias en todo el casco, ciudad limpia y agradable. Pocos días aquí que luego nos arrepentimos y la dejamos para ir a León.
---------------------------
Honduras: Ruinas Mayas de Copán. Estas ruinas ahora son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se pueden visitar los vestigios de la civilización maya, el cementerio, sepulturas y unos túneles que se van conectando por debajo, el patio donde se jugaba a la pelota, escalinatas con jeroglíficos, las plazas y muchas esculturas “estelas” erigidas en honor a distintos reinados. Luego de pasear, sacar fotos, admirar y ver los “guaras”, loros con fuertes colores rojos, azul, naranja y amarillo, nos decidimos a cruzar la frontera que esta sólo a 20 min hacia Guatemala. Y lo hicimos en un tuc-tuc, esas motos con asientos atrás, pero techados, como los que se ven en Perú, pero aquí forman parte del transporte público…