El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 20 de agosto de 2019
SUPLEMENTOS • GUALEYOS
domingo, 11 de agosto de 2019
Felipe Coissón, Guillermina Carbone, Martina Duvillard en Inglaterra 2ª parte
Hoy continuamos con las vivencias de Felipe, Martina y Guillermina quienes viajaron a Londres para perfeccionar el idioma con jóvenes de distintos lugares del mundo. Ellos son alumnos de Your English Institute, de la profesora Nidia Larrivey. Compartimos más alternativas del viaje, el intercambio cultural, la idiosincrasia inglesa.
Felipe: “Los tres fines de semana que estuvimos fuimos a lugares diferentes; primero a Bath y a Oxford, el segundo fuimos a Londres, y el tercero a Edimburgo y conocimos parte de Escocia. A su vez, entre semana íbamos a otras ciudades como Sailsbury, Christchurch, Winchester, Poole que queda muy cerca de donde nos alojábamos, como una ciudad puerto donde nos quedamos a cenar, Southampton, Lyndhurst, Bournemouth, Invermoriston”. Acerca de la impresión que les causó Londres, los tres, al unísono, expresan, ¡enorme, hermosa, muy linda!”

Guillermina: “Londres, al ser la capital, es muy distinta en cuanto al movimiento; la jornada empieza muy temprano y a la tarde cierran todo también muy temprano. Igualmente, como está lleno de turistas de todo el mundo, se vive más de noche”.

Felipe: “Todo es tan lindo en Londres que queríamos quedarnos con fotos de cada esquina, de cada lugar. Particularmente lo que más me gustó fue el Buckingham Palace”. Guillermina y Martina coincidieron con el Tower Bridge.

Con respecto a las conclusiones de este viaje Martina comenta: “Fue una experiencia muy linda, en primer lugar para soltarnos a andar en lugares que no conocíamos, más allá que teníamos líderes, a practicar y mejorar el inglés, ya que era el único idioma en que nos podíamos entender todos, y aprender palabras cotidianas, expresiones que le son propias. Los ingleses son muy educados, todo es “por favor”, “gracias”, ordenados, estrictos, no tienen segundas opciones”.

Felipe agrega: “Es como que tienen una forma de vida que no le permite fallas, a la que todo el mundo respeta y sigue estrictamente. Creo que eso los lleva a ser más fríos, con menos vínculos con la gente. Percibí que su forma de ser no tiene alternativas; las cosas son así o así, y van a ser así, ¡y lo logran! Me llamó mucho la atención el respeto que tienen por la autoridad y por la propiedad. Por ejemplo, los negocios exhiben todo a la calle, al alcance de la mano, pero nadie se lleva nada.”.

Guillermina: “Además muy estrictos con el alcohol para los menores. Si se va a un boliche, es hasta las 10 de la noche. En nuestro caso, sí o sí teníamos que estar a esa hora en la residencia, para levantarnos al otro día a las 7 para desayunar y salir para la escuela”. Martina: “Cenábamos a las 6 de la tarde, y si llegábamos 6 y 15 no nos daban de comer. El “five oclock tea” es lo más común en la población, pero por los horarios, nosotros no lo tomábamos, aparte no nos gustó el té inglés”.

Felipe: “La comida es picante, la carne de vaca poca, algunas veces pollo, pero todo muy seco. Comen pastas, pescado, arroz, muchas papas fritas, le ponen mucho ajo a todo”.

Con respecto a la seguridad, Felipe agrega: “Es todo tan seguro que nunca tuvimos miedo, como tampoco nunca nos perdimos. En Londres sí sentimos algo de temor porque hay gente de todos los lugares. Igual es mucha la seguridad en todas partes. Nos decían que podían llegar a robarnos algo, pero sin violencia física”.
Ya finalizando la conversación Martina y Guillermina comentan: Inglaterra, con todo lo que vivimos y visitamos, nos gustó mucho, pero Escocia es maravilloso”.
Felipe termina diciendo: Escocia es especial; Edimburgo es lo que más nos gustó, con sus castillos de piedras, calles de adoquines, al fondo las montañas. Un lugar inolvidable”.