El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Viernes, 06 de diciembre de 2019
NOTA DE TAPA • NOTA DE TAPA
domingo, 01 de diciembre de 2019
Martín González: “El país que Macri nos deja es muy complicado”
En diálogo con El Debate Pregón, el electo concejal por el Frente de Todos, Martín González, abordó la situación social, económica y política actual.
-Finalmente ganó Fernández

El de Alberto Fernández es un triunfo que nosotros como fuerza política esperábamos, que habíamos trabajado. A fines del año pasado y a principios de este entendíamos desde el peronismo que la salida a los problemas de la Argentina tenía que ver con una salida política, y en ese sentido los dirigentes a nivel nacional, provincial y local se dieron el trabajo de conformar los acuerdos necesarios para tratar de formar una fuerza política que pudiera brindar una alternativa importan a la ciudadanía en las elecciones nacionales.

-¿Cómo es la situación en adelante?

El país que Macri nos deja es muy complicado, es un país condicionado por decisiones de la política que han venido tomando en los últimos cuatro años, en particular la cuestión económica y en concreto la cuestión de la deuda, que es uno de los condicionantes más importantes, no solo para el gobierno que viene, sino para algunos gobiernos más. Si nosotros nos pusiéramos a pensar que el país de acá en adelante no va a tomar ningún peso de deuda más con ningún organismo multilateral de crédito o bonista privado igual tendríamos para varias décadas en cuanto a la posibilidad de solucionar el problema de la deuda. No es un país fácil, pero creo que con los acuerdos que se han logrado y que está generando Alberto vamos a poder transitar de la mejor manera los tiempos que vienen.
Si uno mira el mapa de Latinoamérica la Argentina rompe con el esquema de la dinamitación institucional y política y nos hemos mantenido por lo menos en el sendero de la estabilidad democrática, claramente, por lo menos desde nuestro lugar, pensando en que eso tiene que ver con que existe el peronismo y las fuerzas que se nuclean a su alrededor que ha podido contener en algunos sectores desde la gestión y desde otros desde la política del llano, a todas esa masa popular descontenta con el gobierno actual.

-Sobre las urgencias

Hay cuestiones que son urgentes y que incluso se empezaron a trabajar antes de la asunción el 10 de diciembre. Una de esas cuestiones tiene que ver con que hay millones de compatriotas que están pasando una situación extremadamente compleja, que no solo ya está bajo los límites de la línea de pobreza, sino que no puede ni siquiera satisfacer las necesidades básicas como la alimentación. En ese sentido creemos que el problema principal alrededor de la cuestión del hambre tiene que ver primero con el enorme costo de los alimentos. Si uno mira el acumulado de la inflación en los últimos cuatro años es enorme y la supera el acumulado de los precios de los alimentos, que es mayor a la media de la inflación. Los alimentos no pueden seguir subiendo como suben, no pueden considerarse como el resto de la mercancía porque tienen que ver con una necesidad básica de la población.

Otro de los principales elementos que configuró el enorme crecimiento de la situación de hambre tiene que ver con el terrible endeudamiento de la familia, que es una política institucional. El gobierno nacional se endeudó, las familias se endeudaron, incluso los sectores más vulnerables lo hicieron con el propio estado a través de los créditos del ANSES y demás, y ni hablar de las deudas que las familias tienen con las financieras. El problema del endeudamiento es gravísimo porque la gente deja de consumir otras cosas, incluso alimentos. Otra de las cosas que se relaciona con esto tiene que ver con la casi nula posibilidad de trabajo informal que había en algún otro momento como changas, cuando lo asalariados tenían un poder adquisitivo que por lo menos corría por delante de la inflación destinaban parte de ese dinero a algunas tareas que se desarrollan dentro de la economía informal y eso hoy está totalmente caído y es el tercer elemento que configura este enorme crecimiento del hambre en la Argentina.

Creo que hay plan para atacar eso que es urgente, de hecho, uno de los primeros funcionarios políticos importantes que Alberto confirmó fue el ministro de Desarrollo Social, y se viene trabajando hace mucho tiempo en una mesa contra el hambre.

Aparte de los alimentos una de las cuestiones que más creció es el costo de los medicamentos. Los dos elementos principales que han aumentado atacan primordialmente a las clases más vulnerables, en este caso la cuestión de los medicamentos principalmente a los jubilados que destinan un enorme porcentaje de su jubilación, que en general es la mínima porque la mayoría cobran la mínima, a la compra de alimentos y eso claramente configura un condicionante para el resto de los gastos del hogar. Muchos de ellos no se podrían estar manteniendo sin la ayuda de alguno de los hijos o parientes. Es una situación crítica la de los jubilados que también se tiene que atender. Algo relacionado a la cuestión de los medicamentos como política concreta Alberto Fernández adelantó, habrá que ver cómo se trabaja la gratuidad de la totalidad estos, pero seguramente es algo respecto de lo que se avance.

-¿A qué lo atribuye?

Todo esto tiene que ver con poder de alguna manera revitalizar uno de los elementos fundamentales de la economía argentina que es el mercado interno, que representa alrededor del 75 por ciento de la rueda de la economía nacional. Eso en los últimos cuatro años ha estado totalmente diezmado. Si bien veníamos de una situación económica donde no todo estaba perfecto, había que solucionar un montón de cosas, pero había algunas variables que era importante sostener. Nos parece que Macri por una cuestión de error estratégico político, también por tozudez ideológica, tuvo una pésima lectura del mundo y eso generó lo que pasó en la Argentina. En un mundo donde incluso los principales países desarrollados cerraban sus fronteras y miraban hacia adentro aplicando políticas anti cíclicas producto de la crisis mundial que todavía se sostenía, la Argentina salió al mundo a contarle que era el paladín del libre mercado y lo único que pudimos traer fueron inversiones especulativas que ingresaban y se iban a la semana y deuda. Eso destruyó el mercado interno, se liberalizó el mercado de cambio y el mercado de capitales, todo eso generó la destrucción de aquello que principalmente genera que se mueva la rueda de la economía nacional que es el mercado interno. A eso hay que sumarle obviamente la baja del poder adquisitivo real del salario en el país que viene corriendo detrás de la inflación en los últimos tres años y que claramente ha generado un parate en la economía y una ociosidad que va a costar levantarlo pero que nosotros tenemos la seguridad que con otra mirada respecto de la política económica eso se puede lograr.