El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Lunes, 10 de diciembre de 2018
COLUMNAS • OTROS
domingo, 08 de diciembre de 2013
De la calidad educativa depende el futuro
El Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes, más conocido como Pisa, comparó resultados en las 34 naciones de la OCDE y en otros 31 países, que representan en conjunto cerca del 80% de la población mundial. Los resultados de este año, que han descendido un punto con respecto a la prueba anterior tiene que ser un fuerte llamado de atención porque significa que la formación de nuestros jóvenes en competencias básicas se empobrece día a día a pesar de que las inversiones económicas han crecido, sobre todo en equipamiento para los estudiantes con el programa Conectar igualdad, por ejemplo.
En estos días se han manifestado diferentes estamentos de la política y de los gremios vinculados a la educación expresado que “están construidas sobre una ficción” (en referencia a las pruebas) ya que aplica parámetros estandarizados a realidades heterogéneas. Y por otra parte, y haciendo un rápido pantallazo, otra dirigente expresa que “ninguna prueba estandarizada que mida resultados instrumentales parciales puede dar cuenta del estado del sistema educativo” “No miden conocimientos, sino destrezas y habilidades muy requeridas para un mundo con empleos flexibles y cambiante”. A esto se agrega que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) con esto quiere saber con qué mano de obra va a contar a futuro y que esto es un absurdo estadístico carente de rigor científico.”

Ante el asombro que estas declaraciones me han causado seguí escuchando a especialistas en educación como es el Dr. Guillermo Jaim Echeverry, quien en un programa televisivo dio claras explicaciones de la problemática y sus causas. Expresó entre otros conceptos lo siguiente: “Desde el año 2000, mide el rendimiento de estudiantes de 15 años que estén cursando en las escuelas. Se mide matemática, ciencia y comprensión lectora. Es el mismo examen para todos; son muestras hechas al azar. No se puede hacer de esto una cuestión deportiva, pero da una idea clara de la caída que va teniendo el rendimiento desde que se comenzaron a tomar las PISA. El punto clave de todo sistema educativo es la calidad de los docentes. Por más cambios que se haga, va a seguir igual. Se necesita hacer un esfuerzo importante en la formación. Los países que han cambiado lo han hecho porque han atacado ese tema. Finlandia, que apareció como una estrella en el año 2000 hizo un gran esfuerzo en la capacitación docente. Ingresar a una carrera docente allí es muy difícil; ingresan 2 de cada 10 postulantes, una gran selección, porque la docencia es muy valorada por toda la sociedad y reconocida económicamente. Este año los resultados cayeron del 2º o al 6º puesto, lo que casi le costó la renuncia a la Ministra de Educación. Están muy preocupados y eso es lo importante. Por otra parte y mirando a los países asiáticos que ocupan los primeros puestos en los resultados, es tal la valoración que se le da a la educación que, por ejemplo, cuando los alumnos van a rendir un examen semestral de pruebas de calidad, la Bolsa de Corea ese día no opera, el tránsito está acotado al mínimo, y cuando van a rendir comprensión lectora ni siquiera hay despegues ni aterrizajes para que puedan desempeñarse en un clima de total tranquilidad. Eso habla del compromiso de la sociedad con el tema de la educación.

Acá se habla mucho y se hace poco, se ha hecho una gran inversión, pero ha transcurrido un tiempo prudente en que tendrían que verse los cambios y sobre todo en las competencias básicas. Si uno toma la comprensión lectora, el nivel 2 es el mínimo en el que los estudiantes comienzan a demostrar la comprensión lectora que le permite participar de manera efectiva y productiva en la vida, es decir comprender lo que leen. En Argentina el 53% tiene dificultades para participar. Es demostrativo de la crisis que enfrentamos. Si a los 15 años tienen dificultad para comprender la lectura para participar de manera efectiva, el marco es adverso…

Lea más en la edición impresa en papel