El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Domingo, 05 de abril de 2020
COLUMNAS • RAZÓN CRITICA
Por Julián Lazo Stegeman
domingo, 22 de marzo de 2020
Infodemia

En el complejo contexto que estamos atravesando como sociedad, marcado por la pandemia del COVID-19, las consecuencias de la circulación de noticias falsas sumada al establecimiento de lo que se conoce como posverdad pueden llegar a ser más nocivas que de costumbre. Por esta razón, es imprescindible que la ciudadanía en su conjunto esté atenta a evitar la propagación de un accionar poco saludable para la cohesión social: la infodemia.
Esta noción alude a una práctica que genera pánico o promueve conductas incorrectas. Acuñada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el concepto fue introducido en la agenda argentina por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti , durante una charla con periodistas, en la que se refirió a los riesgos de incurrir en malas prácticas informativas (Fuente: Alan Soria Guadalupe para La Nación). Si bien este fenómeno ya es complicado de por sí cuando se asienta en los medios de comunicación tradicionales, es peor aún cuando la propulsión de su circulación se da mediante las redes sociales. Aunque el Gobierno esté intentando desarrollar una comunicación eficaz a través de las herramientas que brindan las diversas estrategias de gestión de las comunicaciones en entornos de crisis, esta contingencia es difícil de resolver si la sociedad civil no está atenta y no es precavida ante la avalancha de información no oficial que recibe desde las mencionadas redes sociales e internet en general.

Sin ir más lejos, en nuestra ciudad se experimentó un ejemplo de lo que la infodemia puede acarrear. El día jueves 19 de marzo, El Debate Pregón nos contaba lo siguiente: “en el día de ayer, la ciudad de Gualeguay fue noticia por un nuevo caso de coronavirus. En este contexto, surgieron comentarios y dudas al respecto de varios ciudadanos que habían vuelto desde Brasil. Vecinos de nuestra ciudad, volvieron el martes a Gualeguay, luego de haber vacacionado en un Crucero por aquel país. En este marco las fakes news se apoderaron nuevamente de las redes sociales. Surgieron comentarios aludiendo a que los gualeyos que habían vuelto de sus vacaciones no estaban cumpliendo con la cuarentena correspondiente. Lo que llevó a familiares, medios, incluso hasta al Comité de Crisis Municipal en la conferencia de prensa de anoche, a aclarar los malos entendidos. Los ciudadanos en cuestión, llamaron por sus propios medios a las entidades del hospital y al 107 para informarse sobre cómo debían proceder. Asimismo, informó en conferencia el Director del Hospital Jorge García, que cada uno de ellos se encuentran en sus casas, respetando la cuarentena y siendo controlados diariamente por el sector de epidemiología del nosocomio local. A su vez, fueron controlados por sanidad nacional y firmaron una declaración jurada, ajustándose al protocolo y comprometiéndose con su cumplimiento, antes de bajar del barco. Los controles médicos dieron como resultado que todos estaban en perfectas condiciones de salud. El Comité de Crisis Municipal remarcó que si existe una denuncia fehaciente, los ciudadanos deben llamar a la policía, quienes de inmediato procederán al acto, no deben publicarlo en redes sociales ni fomentar la paranoia colectiva.

Asimismo sostuvieron que deben denunciar solo si están convencidos de lo que está pasando y de que esa persona denunciada está violando realmente la cuarentena, de lo contrario no hacen más que entorpecer y retrasar las cuestiones importantes que aquejan a la ciudad hoy en día. Cabe destacar que ninguno presenta síntomas y que están cumpliendo con la cuarenta, a modo de prevención”. Como se puede observar en lo expuesto por el presente diario, las noticias falsas alrededor de este caso circularon velozmente vía redes sociales y se apoderaron de vastos sectores de la opinión pública local. En este torbellino desinformativo de dimes y diretes, se atentó contra la imagen de no sólo las personas implicadas sino que, también, se arremetió contra la delicada situación que estaban atravesando sus familiares. Este triste momento es un clara ilustración de las consecuencias de la infodemia y cómo la combinación de factores tales como las falsas noticias (y la posverdad), la velocidad de divulgación que ofrecen las social media y la malicia e ignorancia del ser humano pueden resultar en un caldo de cultivo ideal para la ruptura de las redes de solidaridad, unión y empatía sociales, tan importantes en el contexto que estamos viviendo.

La Universidad Nacional de San Martín aportó una serie de recomendaciones hacia los ciudadanos para evitar la infodemia:

● Generá hábitos de consumo de la información responsables. Elegí pocas fuentes y mantenete actualizado/a.
● Chequeá las fuentes de la información. La OMS, el Ministerio de Salud de la Nación, el sistema científico argentino y las universidades públicas son las fuentes más confiables.
● No creas todo lo que veas en las redes o te llegue por whatsapp.
● No compartas cadenas de texto o audios generados por personas, organismos o instituciones que no conozcas.
● Desconfiá de los contenidos que apelen a la emoción para generar impacto.

En momentos de crisis, la sociedad civil no sólo debe estar unida fuertemente con el régimen de gobierno para actuar en conjunto y sin pánico, sino que, además, dentro de ella deben existir un sinfín de lazos afectivos construidos a través de la solidaridad, el respeto y la empatía entre sus integrantes, es decir, todos nosotros. El peligro del fenómeno descripto en la columna de hoy radica en que puede, precisamente, romper con estas conexiones interciudadanas y así dejarnos a merced de la desconfianza, la duda y la violencia. A su vez, cabe expresar, finalmente, que para enfrentar a la pandemia vigente debemos aislarnos físicamente pero nunca en términos de valores. Y aunque suene redundante, la empatía, la buena información, el respeto y la solidaridad no pueden faltar entre nosotros.