El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Lunes, 13 de julio de 2020
NOTAS LOCALES
domingo, 28 de junio de 2020
Luciana Juárez y Emmanuel Colli: vivir en Bariloche en época de COVID-19
Luciana Juárez y Emmanuel Colli, gualeyos por adopción están viviendo hace un año en Bariloche. Y Segunda Sección dialogo con ellos para que nos cuenten como es su vida en el sur, en medio de una pandemia y en una ciudad con amplia circulación viral.
Luciana es artista independiente y Emmanuel es Profesor de Educación Física y fotógrafo aficionado. Ambos se encuentran viviendo en Bariloche, persiguiendo nuevos proyectos y metas personales.

“La pandemia nos afectó como a todo el mundo, cada persona lo vive distinto, nadie está preparado para una cosa así, ni los países más avanzados, es como algo inesperado, impensado. Y uno tiene que tratar de estar anímicamente bien para poder siempre positivamente decir, esto va a pasar”, comenzaba diciendo Luciana. A lo que Emmanuel agregaba, “lo importante en este momento es estar bien de la cabeza, no pensar cosas malas y tratar de aprovechar ya que uno ahora tiene un poco más de tiempo, hacer cosas que uno antes no hacía, y disfrutar cada cosa simple. La tranquilidad en hacer las cosas relativamente bien, no tiene precio”

Teniendo en cuenta que Bariloche es una de las ciudades más afectadas por el COVID-19, ya que presenta gran cantidad de casos y la circulación del virus es alta, sostenían “No somos de transgredir ninguna norma ni tampoco tenemos que cumplir con un trabajo hoy en día que nos haga salir a la ciudad. Salvo algunas cosas muy puntuales como ir al supermercado o a la farmacia, pero en realidad no somos de salir, por lo tanto nuestro cuidado seria súper estricto, estamos súper aislados, pero por decisión propia, por una cuestión de cuidados y de también de poder en si cuidar a la gente que está alrededor”

En la misma línea agregaban, “tratamos dentro de todo, aunque la ciudad este con muchísimos contagios, mantener la cuarentena lo más estricto. Hoy en día nuestro nexo con el mundo es a través de los celulares, las cámaras, la tecnología en sí, sino hace más de 90 días que no estamos en contacto con absolutamente nadie”

En otro sentido, les consultamos si sentían miedo y respondieron, “en realidad no son miedos, son cuidados. Lo que hace el miedo es que te paraliza y en este momento uno tiene que estar consciente de todos los cuidados que pueden llegar a salvarte la vida o salvar a la persona con la que estas conviviendo. Miedo no, es un tema de responsabilidad y de cuidados”. Y Luciana proseguía, “por ahí si la preocupación y la incertidumbre de que va a pasar después de esto, es como una gran guerra y cuando ya salgan las banderas blancas, ver que es lo que queda, como se reorganiza todo, como se activan las cosas devuelta y que es lo que queda y si realmente uno aprende”

En cuanto a las salidas de esparcimiento, Emmanuel comentó “acá, dan una hora para salir a caminar, trotar o andar en bici. Nosotros aprovechamos para salir a caminar, si podemos todos los días salimos, pasa que dependemos mucho del clima. No le aflojamos y es un día a día que hay que lucharla y lo más importante es siempre estar bien de la cabeza y no aflojarle, como dice la canción: amanece que no es poco”

Para finalizar, le consultamos sobre sus deseos y planes a futuro. “Lo que me enseño esta pandemia es no planificar tanto, disfrutar las cosas como se van presentando, el día a día. Esto nos hizo parar, reflexionar, mas allá de todas las cosas que pueda haber dejado. Creo que nos dejó un mensaje y si uno pudo aprovechar el tiempo, ese tiempo no es perdido”, expresaba Luciana.

“Lo que esperamos para el futuro es que ojala se pueda tener una vida como antes, aunque quizás no sea tan normal como antes. Que todo cambie para bien, que esto sea un punto de partida para otra cosa mejor en la sociedad y en todos lados. Que esto haga reflexionar y que se pueda sacar lo mejor, que la gente y todos seamos felices, porque de eso se trata de vivir y de ser felices”, culmina Emmanuel.