Locales | actividad | actriz | cerebro

Los canjes, propaganda y persuasión de liderazgos en la farándula

Dr. Bernardo "Cacho" Gandini

Una forma eficaz de imponer una decisión para transformarse en moda por la difusión masiva es la recomendación de alguien con convicción y credibilidad social. Algunos artistas que comparten generosamente sus secretos con el público, reciben formas de pago por mostrarse usando o consumiendo determinados productos.

Quienes no quieran aumentar de peso, pero sí continuar comiendo hidratos de carbonos sin restricción, aconsejan que le agreguen, frecuentemente, a la comida un polvo sin sabor. Recordemos como comenzó esto, en un programa en el que se almuerza y se cena: una reconocida cantante-actriz y famosa por no aparentar la edad que exhibe, manteniendo su peso e imagen admirable, usó el producto en cada plato. Frente a todos, sacó el envase y agregó el polvo. La intriga de la conductora le permitió describir las mágicas bondades, sin identificarlo; la conductora no aceptó el convite, pero fue parte del hecho propagandístico. Días después, en ese programa, exuberante vedette, almorzó con el polvito y en la “mágica ceremonia” manifestó que era un secreto compartido por la susodicha cantante precursora.

Advirtamos las reglas del mercado: 1.- El modelo elegido: Persona mayor en juventud eterna, con exigente estilo de vida, haciendo gala de cuidado natural, con postura anti-medicamentos clásicos, que adopta un polvo “mágico” natural. 2.-Se exhibe: En escenario donde la comida no saludable (Chatarra) es el centro. 3.- Frente a público de poder adquisitivo, preocupado por los placeres de la juventud eterna.

Al impacto inicial televisivo a un público adicto a las modas, continúa lo que generan las personas que lo adoptan y gozan del prestigio social, del liderazgo, para provocar esa imitación de conductas. De esta manera, algo que debiera terminar en una mera anécdota, se difunde como una mancha de aceite. ¿Por qué ocurren estas formas de venta en el mercado? ¡Porque muchos tenemos pensamiento mágico, y esperamos soluciones mágicas! ¿Cómo debiéramos haber sido educados frente a las noticias falsas? ¡Como pensadores críticos! Si hubiéramos sido formados en “pensamiento crítico”, tendríamos la capacidad de discernir entre lo verdadero y lo falso; tendríamos una habilidad que puede aprenderse, de la misma forma que aprendemos a escribir, a bailar o a cantar.

El pensamiento es la actividad de la mente, es lo que el cerebro trae a la existencia. Mediante él se evalúa la consistencia de las afirmaciones que se aceptan como verdaderas en la vida cotidiana. Se es capaz de poner en duda las cosas, hasta que las evidencias demuestren lo contrario. De esta forma se puede diferenciar la competencia de alguien que en el arte nos conmueve hasta el éxtasis y que, además, tiene una piel y un cuerpo siempre joven por los “misterios” de su genética, de la falta de competencia para sugerirnos algo de acción y seguridad, científicamente no comprobada.