Locales | adolescente | Adolescentes | adultos

ESPACIO DE PSICOLOGIA: Adolescencia

El tema que nos encuentra hoy es, describir las diferencias entre la adolescencia, vivida en la denominada modernidad y la actual posmodernidad.

Para ello y siempre dentro de un cariz de generalidad, tratare brevemente de perfilar las notas constitutivas de estos momentos históricos y su influencia en el adolescente.

Dos paradigmas filosóficos definen a grandes rasgos la manera de pensar del mundo occidental desde finales del siglo XV hasta comienzos del siglo XXI que presentan puntos de contacto y grandes puntos encontrados, sobre todo porque el pensamiento posmoderno es la crítica o puesta en crisis del pensamiento moderno. La modernidad surgió a finales del medioevo, como una corriente de pensamiento racionalista. Así, rompió con la tradición religiosa medieval y sentó las bases para el surgimiento de la ciencia tal y como hoy la conocemos. el pensamiento moderno fue muy propenso a perseguir las grandes utopías sociales y los grandes proyectos ilustrados, tal y como los intentó la Revolución Francesa: Libertad, igualdad, Fraternidad. La filosofía cartesiana sitúa al ser humano como centro (en lugar de Dios) y lo hace dueño y responsable de su destino. el hombre se constituyó como sujeto. Por otro lado, la posmodernidad se caracteriza por “la muerte del sujeto”, porque el conocimiento deja de estar centrado en el ser humano, y la verdad ya no se considera una realidad universal, sino un desvelamiento constante, surgió como concepto a finales del siglo XX, y se oponía particularmente a la idealización del desarrollo científico y tecnológico, que prometía que jugaría siempre a favor del bienestar del ser humano, a pesar de las dos bombas atómicas.

La diferencia fundamental entre modernidad y posmodernidad tiene que ver con su postura frente al “progreso”: mientras la primera lo persigue a toda costa y lo ubica como el objetivo a alcanzar, la segunda lo mira con recelo, con suspicacia. Por eso es frecuente decir que la posmodernidad es la etapa de crisis de la modernidad, su momento de quiebre y transformación. La Modernidad deposita su fé en la razón humana y en el progreso científico-tecnológico, expresado sobre todo a través de la industrialización. Es propensa a las utopías y los grandes proyectos de la humanidad. Cree en las ideologías.

Para la posmodernidad, los medios de comunicación masivos son (junto con el poder económico) los nuevos centros de poder debido a su capacidad para influir en las masas. Como consecuencia, se genera un pensamiento homogéneo, sin espíritu crítico necesario para promover los cambios en el orden establecido. Es frecuente decir que la posmodernidad es la etapa de crisis de la modernidad, su momento de quiebre y transformación. Con frecuencia son conceptos que se utilizan como opuestos, pero en realidad se comprenden coexistiendo. Lo posmoderno se opone a las utopías e ideologías, y señala cómo los grandes valores humanos pueden estar ausentes en la sociedad moderna. Aspira a lo global y lo descolocado, a la borradura de las fronteras y el libre flujo de la información. Es individualista, desconfía de los controles sociales. Defiende el medio ambiente y alerta sobre el colapso ecológico del modelo industrial. El individuo posmoderno esta esencialmente solo. Aunque establezca un sinnúmero de relaciones sociales con otras personas, se halla solo entre otros que como él persiguen su propia satisfacción. "La imagen de la realización personal es el relax, un estado de ausencia de tensiones”

El adolescente es el consumidor más buscado; es el paradigma de la belleza y juventud física; es el modelo de la frivolidad y el descompromiso. Lo que antes era costumbre, ahora es moda: toda la sociedad quiere ser adolescente.

Así como la modernidad descubrió al niño y creó para él desde instituciones que hasta ese momento no existían como tales (la escuela), hasta todo tipo de productos de consumo (los juguetes, las canciones, la literatura y los alimentos específicos); en ese mismo sentido, la posmodernidad descubrió que había una franja de edad, desde 11 más o menos a 25 años que pertenece a unos seres inclasificables, niños con planteos de adultos, grandotes pateando una pelota, buenos para nada, rebeldes sin causa.

Por suerte, con el tiempo, crecían y dejaban de ser aquello para empezar a ser adultos jóvenes, adultos al fin. Pero el sistema de la sociedad de consumo, amén de todos los recursos empleados para seducir niños, descubrió que había toda una gama de recursos para crear en esta edad una serie de «necesidades ficticias», como lo llama el filósofo francés Jean Baudrillard cuando analiza los efectos de la publicidad. Allí había un vacío. Allí había un mercado.

Ahora existe una ropa para adolescentes, hay cantantes para adolescentes, cantantes adolescentes, programas de televisión y de radio, emisoras completas de radio dedicadas a ellos, revistas, etcétera. Pero estos son solo emergentes de algo más profundo: hay un discurso social adolescente, una postura, una cosmovisión que ya no pertenece exclusivamente a una edad, que nace en ella, pero se extiende al resto de la sociedad. Se extiende hacia abajo (los niños se comportan como adolescentes) y hacia arriba (los adultos también se comportan como adolescentes).

De este modo, el paradigma de la belleza física es hoy el cuerpo adolescente: flaco, alto, musculoso, de larga cabellera bien cuidada, sinuosas y seductoras curvas, ninguna arruga ni grano, etc. La conformación de una ideología, parecía ser una tarea estructurante en la adolescencia, Erikson sostiene que, el adolescente debe construir un sistema de valores, esa ideología creada o recreada por cada uno, que será constituyente de la propia identidad. “

Creemos que la cultura posmoderna no le permite al adolescente entrar en conflicto con el medio ni con los adultos que lo sostienen, dado que se entra en el estado ideal del que todos, incluidos sus mayores desean estar para siempre y al que el mercado y el consumo le interesa que queden allí para siempre.

¿Puede este marco permitir que la personalidad termine de integrarse o la dejará inmadura, o la dejará inmadura con mayor labilidad a ideologías alejadas de construcciones colectivas y a distintas patologías derivadas del individualismo subido de tono?"