Locales | ADVENIAT | Instituto | Buenos Aires

25 años del Instituto Adveniat y la educación católica 

El año pasado, el Instituto de Formación Docente "Adveniat" cumplió sus primeros 25 años de vida.

Por eso, es bueno que hagamos un poco de memoria: En nuestra hispano América, las órdenes religiosas católicas fueron las primeras impulsoras de emprendimientos educativos en el período en que estas tierras eran reinos de España. En el marco del Patronato iniciado por el papa Julio II en 1508, el objetivo que guiaba a los conquistadores era el desarrollo de la empresa evangelizadora y la implantación de la cristiandad española sobre las poblaciones indígenas. En cumplimiento de ese propósito, las órdenes de mercedarios y franciscanos fueron las que iniciaron la evangelización sistemática en el actual territorio argentino.

También otras órdenes contaban con espacios educativos propios, como los dominicos y los agustinos. Digno de mencionar es que los jesuitas marcaron especialmente su presencia desde fines del siglo XVI: fundaron en 1613 el Colegio Máximo en Córdoba, germen de la futura universidad. Y ya en tiempos del Virreinato del Rio de la Plata, se funda en Buenos Aires el Real Colegio de San Carlos en 1772. En el período independentista se consolida en un grupo de intelectuales porteños, tales como Mariano Moreno y Manuel Belgrano, la idea de conformar un sistema escolar público y gratuito. En los años siguientes, esta idea se trasladaría a las propuestas de muchos de los caudillos provinciales como, por ejemplo, Justo José de Urquiza en Entre Ríos. Sin embargo, estas propuestas contrastaron con las posturas tradicionalistas y antiliberales de algunos caudillos.

Tras la batalla de Caseros, la misma Constitución Nacional de 1853 promulgó el sostenimiento del culto católico, la obligatoriedad de que el presidente lo fuera y la conversión al catolicismo de los indígenas. Y es en esta coyuntura donde se consolida el proyecto de Domingo Sarmiento. La Ley 1.420 de educación del año 1883 fue reconocida y exaltada en ese entonces y a lo largo de todo el siglo XX como la normativa que instituyó la educación obligatoria, gratuita y laica. Mientras que en la segunda mitad del siglo XIX y comienzo del siglo XX llegaron a nuestras tierras otras congregaciones religiosas que se sumaron al proyecto educativo nacional.

Cabe observar que, en el siglo XX, la educación pasó a ser instrumento de los estados como forma de hacer política: en el mejor de los sentidos… pero también en el peor. Es decir que gracias a los estados en el mundo muchas personas accedieron a una educación de calidad que le dio la posibilidad de una movilidad social ascendente; pero, por otro lado, en varios países la educación estatal fue instrumento de manipulación de masas y de “adoctrinamiento sesgado” e ideologizado. Es que el siglo XX fue el “siglo de los totalitarismos”, que propenden a no respetar las familias y las asociaciones intermedias.

En nuestra ciudad de Gualeguay, el Instituto “Adveniat” surgió por la iniciativa de los presbíteros Marcos Kémerer (QEPD) y Roberto Crettaz acompañados por un generoso grupo de laicos, con el fin de propiciar a la comunidad de Gualeguay una propuesta educativa de calidad, con los valores de la Iglesia católica, desde el ambiente parroquial de San Antonio y en respuesta a los desafíos de nuestro tiempo. Esta querida institución está llamada a seguir respondiendo a los desafíos actuales desde la luz del Evangelio y desde la competencia profesional. ¡Felicitaciones para Adveniat!

Pbro. Jorge H. Leiva