Argentina y el Mundo | Carne | precios | aumentos

Carne: llegan nuevas subas de precios

Los ajustes en el precio de la carne se deben a la exportación y a las Fiestas de diciembre, entre otros factores. El consumo per cápita en el país, en caída

En los últimos días comenzaron a registrarse subas graduales en distintos cortes de carne, en todo el país. A los ajustes periódicos y mensuales que se vienen dando, con dispar criterio en cada carnicería, según cortes o fechas, se aceleró en estos días una variación que aseguran, será mayor con el fin de mes y el transcurso de diciembre, período en que es habitual las “subas estacionales”.

Los productores de carne vacuna esperan aumentos en todo el país de hasta 20% en el precio actual del kilo que llegará a los mostradores de forma gradual.

Llegarán luego de un año en que los precios de la carne –en coincidencia con lo que sucedió con todos los Alimentos–, superaron al índice de inflación.

Desde octubre de 2019 el índice general de precios escaló 34,4%, contabilizando los 26,6% de los 10 meses de este año, e incorporando los últimos dos meses de 2019. Mientras tanto, la carne superó con holgura un 50% a nivel general.

Y pese a que el valor de la carne no cayó, en los últimos días comenzaron a llegar nuevas listas de precios a las carnicerías, por parte de los proveedores.

Especialistas sostienen que los motivos de las subas están vinculados a los costos de producción. Si bien desde la Cooperativa de Provisión de Carniceros Paraná no precisaron porcentaje de incremento, indicaron que responden a diferentes factores, uno de estos es el estacional por la cercanía de las fiestas de Fin de Año; el otro tiene que ver con la exportación de carne a China y sus consecuentes modificaciones en los modos y condiciones de venta, además de los incrementos en los insumos.

Al respecto, días atrás se informó que las exportaciones de cortes enfriados, congelados, y carne procesada –difundidos por el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva)–, desde octubre de 2019 a septiembre de 2020, se ubicaron en volúmenes cercanos a las 918.000 toneladas, un volumen de ventas ya superior a lo comercializado en 2019 en la que tocó las 845.000 toneladas.

En 2020, China fue el principal destino, en volumen, para la carne vacuna argentina, seguido por Chile, Israel y, finalmente, Estados Unidos.

“Hubo también un incremento en los sueldos. También una suba en el combustible y por ejemplo, nosotros nos hacemos cargo en su totalidad del traslado, se busca desde la tienda y se entrega, si bien esto implica mayores costos garantizamos rapidez y calidad, porque podemos controlar la cadena de frío, fundamental sobre todo en verano”, explicó la entrevistada.

Bruno remarcó también la cuestión estacional. “Como en tantos otros rubros, la cercanía con las Fiestas de Fin de Año, donde el consumo de carne es notablemente mayor, repercute en los precios”, dijo.

Acerca de si esos aumentos se trasladaron al mostrador, que es en donde adquieren los productores los consumidores finales, Bruno señaló: “El carnicero puede llegar a absorber los nuevos montos un mes, pero indefectiblemente los tiene que trasladar, porque sino no es negocio”.

Cortes

A modo de ejemplo, el asado que hoy se puede conseguir en un precio cercano a los 390 pesos por kilo, hace un año atrás costaba 241 pesos, lo que significa una variación del 62,6%.

La falda, un corte económico, pasó de 163 a 252 pesos, un ascenso de 54%.

La tapa de nalga, de 270 pesos hace un año atrás, hoy tiene un valor promedio de 414 pesos, es decir, tuvo un aumento de 53%.

Y en el mismo período, la carne picada común pasó de 166 a 258 pesos.

La suba de precios, por factores ajenos a la demanda interna, se dan en un consolidado proceso de retroceso de caída de consumo de carne vacuna en el país: según las estadísticas del Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) a los que accedió UNO, la proyección para este año arroja un consumo per cápita de 51,1 kilogramos. Hace 10 años atrás, era de 57,1 kilogramos; en 1980 era de 87,7 kilos por persona.