Locales | celular | miedo | tiempo

Espacio de Psicología: La Nomofobia

La nomofobia es el miedo irracional a permanecer un intervalo de tiempo sin un teléfono celular, y también es una adicción.

Escribí esta nota días antes de que ocurriera el gran apagón mundial de WhatsApp, Facebook e Instagram y con lo sucedido el tema adquirió una inquietante relevancia: hace tiempo que es de preocupación general la problemática que genera el uso de la tecnología, si bien tan necesaria para nuestra comunicación y difusión de cultura a nivel global a la vez ocurre que, mucha gente tiene un miedo irracional a permanecer un tiempo sin el teléfono móvil, miedo a no estar conectado, angustia por dejarse el celular en casa o consultar los mensajes cada pocos segundos. El teléfono móvil es una herramienta que hoy no falta en la vida de nadie.

La nomofobia es el miedo irracional a permanecer un intervalo de tiempo sin un teléfono celular. El término, que es un acrónimo de la expresión inglesa "no-mobile-phone phobia”, fue acuñado durante un estudio realizado para estimar la ansiedad que sufren los usuarios de teléfonos móviles. Puede parecer una simple adicción, pero también es posible que detrás de eso haya un grave problema psicológico. Todavía la nomofobia no está consider ada una patología.

Pasamos muchas horas al día conectados, casi la mitad de las familias en nuestro país admite que el celular, tablet o computadora irrumpen tres o más veces al día dentro del ámbito familiar siendo un miembro más en la casa y no suele establecerse un límite horario para su uso. Algunos síntomas son: Sensación de ansiedad, Taquicardias, Pensamientos obsesivos, Dolor de cabeza, Dolor de estómago. Palpitaciones. Alteración del sueño. Malas relaciones interpersonales. Falta de atención a lo que ocurre a su alrededor.

Las fobias son una manifestación de nuestros conflictos internos expresados a través de algún tipo de miedo o angustia. Con el desarrollo de las tecnologías, han nacido nuevas fobias que se relacionan directamente con la innovación de los dispositivos electrónicos.

Algunos Profesionales de la salud mental sostienen que, por un lado, se produce una dependencia absoluta de los demás, pues el móvil es una manera de estar conectado. Es todo un problema de autoestima y de relación. De hecho, la inseguridad personal es el factor más común que causa nomofobia.

La idea de perfeccionismo es otra de las razones por las que aparecen estos casos, ya que en estas personas existe una necesidad de hacerlo todo sin ningún fallo.

“Mi vida circula alrededor de satisfacer al otro, así que, si me llaman y no tengo la posibilidad de estar conectado, me siento solo. Aparece el miedo a decepcionar a los demás”, afirma Antonio de Dios, un Psicólogo español.

Si estamos esperando una llamada y no contestamos, sentimos que estamos fallando y el miedo se apodera de nosotros. Al producirse una esclavitud absoluta al móvil, la

adicción a veces es incontrolable. Se observa que el insomnio es una de las consecuencias más frecuentes en estos pacientes.

Lo primero que hacen los nomofóbicos al tener un móvil entre sus manos, después de un rato sin utilizarlo, es consultarlo inmediatamente.

“Es como el que tiene adicción al tabaco, que lo pasa mal cuando se le acaban los cigarrillos y que, en cuanto tienen la posibilidad de fumar, lo primero que hacen es encenderse uno”

Siempre es aconsejable, ante cualquier duda, consultar con una persona especializada en dependencias, adicciones y en el tratamiento de la seguridad personal o la autoestima. El abuso del celular se produce muchas veces porque la persona se siente presionada en algunos aspectos de su vida y de los que debería liberarse. Parecería que el hecho de mantener una relación a través de la pantalla hace que, a la larga, no seamos capaces de ser nosotros mismos cuando estamos cara a cara. Las personas inseguras se benefician al estar protegidas por un teclado y al poder expresar más cosas en la realidad virtual.

Se trata de un círculo vicioso. El miedo a la inseguridad aumenta la protección de estar detrás de un aparato y, al pasar más tiempo con el artilugio entre manos, más habilidad adquirimos en su uso y más pánico tenemos al cara a cara.

“A veces no somos capaces de trasladar las relaciones que creamos a través del ordenador o del WhatsApp a la realidad del día a día. Ahí estaremos ante un problema”

Es preocupante ciertas consultas por adicción a los videojuegos, ello está provocando aislamiento social, rechazo de interacción y apatía acerca de todo lo que pasa alrededor, si observamos, la nomofobia está más extendida y talvez oculta porque no se toma conciencia de ella como dificultad.

El mejor tratamiento, es siempre la prevención. Por eso, es importante aprender a identificar este trastorno, sus síntomas y tomar medidas en casa (sobre todo, si tenemos niños pequeños y adolescentes) para que no ocurra. Uno de los métodos más utilizados en el tratamiento de la adicción a las nuevas tecnologías e internet y que han demostrado su efectividad para este tipo de trastorno incluye sesiones estructuradas y objetivos específicos donde tanto el paciente como el terapeuta tienen papeles activos. Por ejemplo, tratamos de reducir el tiempo que se le dedica al teléfono móvil, las conexiones en línea, estrategias de distracción, mejorar las relaciones cara a cara y hacer otras actividades en sustitución del tiempo dedicado al móvil como, por ejemplo, haciendo deporte. Se trabaja en las interpretaciones catastróficas de posibles eventos que pueda pensar el paciente de lo que sucedería si estuviese sin el celular por un periodo largo de tiempo. Usamos la escritura de diarios como técnica entre otras, allí los pacientes registran datos sobre sus diferentes conductas o acciones respecto al uso diario del teléfono