Argentina y el Mundo | Cien mil | espacio | espacial

Cien mil millones de dólares sobre nuestras cabezas

Una nave espacial, para la exploración del espacio exterior, con un valor de cien mil millones de dólares

La estación espacial internacional (ISS siglas en inglés) evaluada en cien mil millones de dólares es un centro de investigación que orbita nuestro planeta, la cual está todo el tiempo con equipos de astronautas (generalmente 6). La ISS tiene aproximadamente 110 metros de largo y 88 metros de ancho, con una masa de 410 toneladas, orbita nuestro planeta a una altura de 400 km y a una velocidad cercana a los 28.000 km/h.Su energía es obtenida por los paneles solares fotovoltaicos de 4.046 metros cuadrados, con una potencia de 110 kW (Kilovatios).

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA), la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA), la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia Espacial Europea (ESA), son las principales participantes en esta obra de ingeniería.

¿Para qué sirve la ISS?

La estación espacial internacional tiene múltiples objetivos, todos referidos a la investigación científica en micro gravedad (millonésima parte de la gravedad que sentimos en la superficie de la Tierra). Hay muchos experimentos en bioquímica que resultan mucho más fáciles en microgravedad, uno de ellos está ayudando a tratar el cáncer. Otra increíble creación son los chips de tejido, dispositivos del tamaño de una memoria USB que contienen células humanas en una matriz 3D, simulando las funciones de un órgano. Representan un salto gigante en la capacidad de los científicos para probar cómo responden esas células al estrés, las drogas y los cambios genéticos.

¿Cómo llegan a la ISS?

Los astronautas llegan en naves espaciales, es una respuesta rápida, pero indaguemos que tipos de naves existen en la actualidad.

Una nave espacial está perfectamente diseñada para la exploración del espacio exterior, existen dos tipos de naves, las tripuladas y las no tripuladas:

Naves no tripuladas: diseñadas para operar de forma autónoma, respaldando operaciones en la estación espacial. Son diferentes a las sondas espaciales o satélites, porque las sondas dirigen investigaciones científicas, y los satélites ayudan a la ubicación en Tierra (GPS), la compresión del clima, comunicaciones, entre otras cosas.

Naves tripuladas: con humanos a bordo, estos vehículos son creados para llevarnos hasta la estación espacial, y podemos manejarlas manualmente. En el presente, las naves tripulas más conocidas son las Crew Dragon de la empresa SPACEX.

Todos estos viajes se realizan con miles de científicos en conjunto (matemáticos, físicos, bioquímicos, ingenieros en sistemas, etc.) con una precisión perfecta, para los ensamblajes o aterrizajes de los humanos.

Podríamos seguir preguntándonos muchas cosas, ¿qué comen?, ¿cómo se higienizan?, ¿cómo mantienen su estado físico?, ¿hablan con sus familias?, etc. Pero tendríamos que escribir muchas páginas. Lo que quiero resaltar con este artículo es que el hombre ha conquistado lo que alguna vez simplemente soñó; este tipo de hazañas hacen pensar que podemos lograr absolutamente cualquier cosa.

Es muy fructífero aplicar este pensamiento a nuestras vidas cotidianas, tener esa idea de que todo podemos realizarlo; así lo decía Einstein: “si lo puedes imaginar, lo puedes crear”.