Editoriales |

¿Cómo se origina un terremoto?

En el mes de enero de este año, más precisamente el 19 de ese mes, un sismo de 6,4 grados de magnitud y a 8 kilómetros de profundidad, se sintió fuerte en la provinciade San Juan (Argentina) al oeste, frontera con Chile, donde tuvo epicentro, pero también en la vecina Mendoza y en menor medida en otras zonas del país.

El terremoto es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. Los más comunes se producen por la actividad de fallas geológicas. También pueden ocurrir por otras causas como, por ejemplo, fricción en el borde de placas tectónicas, procesos volcánicos, impactos de asteroides o cualquier objeto celeste de gran tamaño, o incluso pueden ser producidas por el ser humano al realizar detonaciones nucleares subterráneas.

En Argentina se producen por el contacto de la Placa Nazca con la Placa Sudamericana (placas tectónicas). Se dan con mayor frecuencia en las provincias ubicadas al oeste de nuestra región: Mendoza, San Juan, Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy, pero ninguna parte del país está exenta de este fenómeno.

El movimiento sísmico se propaga mediante ondas elásticas (similares a las del sonido).

Las ondas sísmicas son de tres tipos principales:

Ondas longitudinales (p): ondas de cuerpo que se propagan a velocidades de 8 a 13 km/s en el mismo sentido que la vibración de las partículas.

Ondas transversales (s): son ondas de cuerpo más lentas (entre 4 y 8 km/s). Se propagan perpendicularmente en el sentido de vibración de las partículas. Atraviesan únicamente sólidos. En los sismógrafos se registran en segundo lugar.

Ondas superficiales: son las más lentas: 3,5 km/s. Resultan de interacción de las ondas P y S a lo largo de la superficie terrestre. Son las que causan más daños. Se propagan a partir del epicentro (punto del interior de la Tierra en el que se origina un terremoto). Son similares a las ondas (olas) que se forman sobre la superficie del mar. En los sismógrafos se registran en último lugar.

El terremoto de mayor magnitud registrado es el terremoto Valdivia de 1960 ocurrido en Chile, alcanzó una magnitud de 9,5 siendo hasta la fecha el más catastrófico. Tal es así que el impacto del terremoto de Valdivia, tanto en Chile, como en otros países, llevó a varios gobiernos a la creación de nuevos organismos públicos orientados a prevenir y controlar el daño derivado de eventos sísmicos de gran magnitud.

En la ciudad de Gualeguay, hay personas que dicen haber sentido el pasado 19 de enero un pequeño movimiento en las lámparas colgantes de sus hogares o pequeñas grietas en sus paredes. Tal vez han sido participes de este acontecimiento natural, que por su epicentro lejano fue muy leve el impacto en nuestro territorio, pero no deja de ser llamativo. Nuestra ciudad no es propensa a los terremotos, esto no quita que podríamos tener este fenómeno natural en algún momento de la historia futura.