Actualidad | comunidad judía | Rosh Hashaná | Nuevo año judío

La comunidad judía celebra el Rosh Hashaná 5782

La festividad, que conmemora la creación del mundo, comienza el lunes 6 de septiembre y las celebraciones se extienden durante los días 7 y 8.

En las puertas de un nuevo año judío, el Rosh Hashaná, que iniciará con la aparición de la primera estrella de la tarde del lunes 6 de septiembre, cuando la comunidad judía hará sonar 100 veces el shofar, un antiguo instrumento de viento hecho a partir del cuerno de un carnero, rabinos argentinos reflexionaron sobre el mensaje de "esperanza" que encierra esta celebración mientras intenta superar la pandemia de coronavirus.

Son unos días de balance espiritual, en los que las personas realizan un examen de conciencia sobre las acciones del año que se cierra y se disponen a pedir perdón a Dios y a los semejantes agraviados. De esta forma, se reflexiona para dejar atrás las aflicciones del año pasado y encarar con energías renovadas el siguiente.

¿Cómo se celebra?

Los creyentes harán sonar 100 veces el shofar, un instrumento litúrgico fabricado con el cuerno de un carnero, cabra, antílope o gacela que representa la liberación del sometimiento del pasado y cuyo invita a ‘despertar’ la conciencia de las personas con el fin de arrepentirse de los malos actos y volver a Dios. Asimismo, la tradición manda que, en todos los hogares judíos, las chicas enciendan las velas y reciten bendiciones.

Durante Rosh Hashaná, al igual que con Shabat, los judíos devotos también se abstienen de participar en ciertas actividades, como usar dispositivos eléctricos o electrónicos, conducir o escribir. En su lugar, suelen asistir a los servicios de oración en la sinagoga, aunque este año es probable que asistan menos personas debido a la pandemia.

Comidas tradicionales

En Rosh Hashaná también se comen algunos alimentos especiales que simbolizan bendición, como, dátiles, manzana con miel, granada, calabaza y muchos alimentos dulces, con el fin de buscar que el año que comienza sea “tan dulce como la miel” y “próspero como la granada, repleta de granos frescos y deliciosos”. Tampoco puede faltar la jalá, el característico pan trenzado judío.

Sin embargo, el plato más tradicional es el gelfilte fish, que suele ser pescado molido con cebolla, zanahoria, perejil, sal y pimienta. Suele cocinarse horneado en forma de bastón o hervido en forma de albóndigas. El pescado blanco representa la fertilidad, prosperidad y liderazgo en la familia. En cuanto al postre, se sirve el leicaj, un dulce a base de miel que combina huevo, azúcar, canela, té y aceite. Es esponjoso y de forma circular.