Del caos a la vida | material | solar

Del caos a la vida

No es muy común escuchar la palabra supernova. Por tal motivo, en este artículo hablaré de qué es y como creo el sistema solar

No es muy común escuchar la palabra supernova. Por tal motivo, en este artículo hablaré de qué es una supernova y cómo fue posible que, mediante su naturaleza, haya podido crear el sistema solar y, en él, la vida misma tal como la conocemos.

Comencemos, una supernova es una gran explosión estelar. En otras palabras, es la explosión de una estrella, pero no cualquier estrella, tiene que reunir una condición muy particular, es decir, tiene que tener al menos cinco veces la masa de nuestro Sol (masa solar 1.989 × 10^30 kg). Cuando una estrella masiva se queda sin combustible (sin hidrógeno y helio principalmente), se enfría, esto hace que la presión caiga, la gravedad gana, y la estrella de repente se colapsa (desmoronamiento hacia adentro). El colapso ocurre tan rápido que crea enormes ondas de choque que hacen que la parte exterior de la estrella explote. Al suceder esto, la supernova libera al espacio exterior enormes cantidades de bioelementos (carbono, fósforo, oxígeno, entre otros); estos elementos químicos se encuentran en cada ser vivo de nuestro planeta.

Ahora bien, ya sabemos cómo se forma una supernova, ahora veremos cómo se formó nuestro vecindario cósmico, el sistema solar. Esta historia comienza hace unos 4.600 millones de años con una tenue nube de polvo estelar. Dicha nube era parte de una nube más grande llamada nebulosa. En algún momento, la nube colapsó por la onda de choque de una estrella cercana (supernova), esa explosión hizo que se comprimiera, colapsando y creando un disco de material a su alrededor. Finalmente, la presión causada por el material fue tan grande que los átomos de hidrógeno comenzaron a fusionarse en helio, liberando una enorme cantidad de energía ¡Nuestro Sol nació! A pesar de que el Sol se “tragó” más del 99% de todas las cosas en este disco, todavía quedaba algo de material.

Trozos de este material se agruparon debido a la gravedad, los objetos grandes chocaron con otros, formando objetos aún más grandes. Finalmente, algunos de estos objetos se volvieron lo suficientemente grandes como para ser esferas; estas esferas se convirtieron en planetas y planetas enanos. Los planetas rocosos, como la Tierra, se formaron cerca del Sol, porque el material helado y gaseoso no podía sobrevivir cerca de todo ese calor. El gas y la materia helada se acumularon más lejos, creando los gigantes de gas y hielo (Júpiter, Saturno, por ejemplo) Y así, se formó el sistema solar tal como lo conocemos hoy.

Todo este caos de explosiones, mezclando rocas, gases (entre ellos los bioelementos) y mediante una evolución de millones de años, han logrado que todo lo que vemos en la naturaleza sea posible, exista. Sí, inclusive usted que lee este artículo.

Siéntase orgulloso/a que, mediante tal caótica creación estamos aquí disfrutando, hasta ahora, del único planeta que respira. Aprovechar la vida no es romper las reglas, aprovecharla es ser conscientes que tenemos un tiempo límite y debemos hacer lo mejor con este tiempo.

Quiero hacer un agradecimiento infinito al profesor, diplomado en matemáticas y cosmografía, Carlos Quintín Velázquez, por tanta amabilidad y sabiduría.

“Colapsaremos como una estrella y liberaremos lo que alguna vez les perteneció, no es espiritualidad, es ciencia"