Locales | Dios | hombre | ciencia

Dios dijo... ¿Hágase la ciencia?

El ser humano se ha metido en una gran trifulca consigo mismo discutiendo sobre la existencia de Dios.

Hay quienes dicen que el hombre no es creación de Dios, sino que es Dios una creación del hombre. Dentro de este problema en el que nos metimos, hemos encontrado el modo para poder explicarlo todo mediante el método científico, pero ese todo, el cual explicamos incansablemente, ya estaba ahí cuando nuestra evolución comenzó como pequeñas células; agujeros negros, galaxias, estrellas, planetas, nuestra Luna, y hasta nuestro mismísimo planeta se crearon en un caos que sigue hasta hoy, el universo.

Entonces la pregunta siempre será ¿Quién creo todo? El hombre ha buscado siempre una explicación para comprender, lo que ve y lo que no. Desde épocas remotas donde su único y grandioso hallazgo era el fuego, hasta la época actual donde su gran hazaña son las naves espaciales explorando el infinito universo, al hombre siempre lo mantuvo vivo una característica muy simple pero inacabable, la curiosidad, ayudándolo a comprender su entorno.

En las religiones, Dios trae diferencias tan marcadas que terminan siendo bélicas, pero en la ciencia, Dios es la incógnita de la ecuación, y su resultado final se nos ha negado. Cada vez son más las grandes mentes que se rinden ante una presencia superior, porque la ciencia no es crear, no hemos creado el Big Bang, no creamos las partículas, ni su manera de comportarse, no fuimos los que les ordenamos a las células como replicarse, sólo hemos encontrado la manera de explicarlo. La ciencia es eso, descubrir y explicar el funcionamiento ya existente en la naturaleza y lo infinito, pero cuando llegamos al final de la investigación y la comprobación, nos preguntamos ¿Cómo es posible que esto sea así?

En estos tiempos donde la incertidumbre está en cada lugar del mundo, la ciencia es la única que actúa incansablemente, desde los biólogos buscando la efectividad absoluta de una cura, hasta los enfermeros que reciben a los pacientes en los hospitales ¿Es esto obra de un Dios? ¿O una falla de la ciencia?

Existen actualmente alrededor de 4.200 religiones en el mundo, todas con un Dios que lo ha creado todo, algunas más fanáticas que otras, pero tienen una similitud: “Si haces el bien serás salvado, si haces el mal serás condenado”. El problema radica en que el “bien” de algunas religiones, para otras, está “mal” y para otras está “mal” lo que está “bien”, y para otras ni siquiera está mal ni bien, es engorroso y a la vez delicado.

Ecuaciones, teorías, leyes, probabilidades, números y letras mezclándose en extensos cálculos para comprender el todo en el que vivimos. Quizá cuanto más bebamos del vaso de la ciencia, menos creamos que existe un Dios, pero tal vez en el fondo, él nos está esperando.

Lamento si usted llegó hasta aquí con la esperanza de encontrar una respuesta certera y a la vez agradezco su lectura, pero no hay respuesta alguna que pueda corroborar la existencia de algo superior, tal vez sí, la fe.

Dios o la ciencia ¿Quién tiene la verdad? En la vida o en la muerte ¿Dónde encontraremos la paz?

¡Hasta en el próximo artículo, si Dios y la ciencia quieren!