Editoriales | Docentes | estudiantes | pandemia

Educación; fuera del aula ( ó por el lectivo ?)

En estos tiempos de Pandemia se da una situación muy curiosa. Aldo está de manera presencial y Marina de manera remota.

En estos tiempos viene funcionando de esa manera la DDE. Es una idea buena y práctica. Estuvimos con el Profesor de Historia Aldo Riquelme, dialogamos con él de manera extensa, parte de aquel diálogo lo compartimos. Nos explicó esa idea de Marina Virué en forma on line es la responsable del organismo. Y su responsabilidad presencial.

-Como pensar este tiempo?

Es un verdadero desafío, no deja de ser un tiempo trágico y terrible pero también puede ser pensado o mejor dicho podemos convertirlo en una oportunidad para poder parar y pensar. Hemos hablado en varias ocasiones con vos Julián en como acercarse ó sobre esta mirada positiva de la situación pero quiero incorporar una idea y es algo que previamente y sin saber aún de la cuarentena, se planteó como una necesidad y es pensar lo singular y acá me detengo un momento.

Plantear que debemos pensar lo singular, justo en este tiempo en que nos encerramos y nos individualizamos, que muchos también se quedaron o se sintieron solos, nos obliga a también valorar el encuentro y al otro, a pensar en esos otros singulares que o no tienen conexión, o tuvieron que enfrentar los problemas de la pandemia y la cuarentena, que se aislaron y sintieron las consecuencias psicológicas o económicas. Por eso hablo de lo singular como importante, como una invitación a pensar en el otro, algo que sucede en las escuelas, no solo desde el lado del estudiante, sino también de las y los docentes como de cada familia.

En éste contexto pensar en volver a las aulas? Para mí no hay más clases…!!

Hay tiempo en este lectivo, todavía. Desde el CGE se viene trabajando desde hace tiempo sobre los protocolos ante un posible retorno, pero la decisión estará en el ministerio de salud que es quien determinará si están dadas las condiciones sanitarias, aunque viendo el panorama provincial e incluso el local, veo difícil o al menos dificultoso un retorno en el corto plazo. Lo que si puedo decir es que tenemos diferentes resoluciones y normativas para regularizar algunas situaciones como mesas de exámen, el paso de un nivel a otro, las inscripciones 2021 y en muchos casos, vamos atendiendo y revisando esas situaciones para ir dando respuesta en lo cotidiano. Un tema importante es como los padres acceden a los diferentes programas sociales y en esto hemos entablado una comunicación constante con ANSES para resolver dificultades ante la presentación de documentación , que requiere que pase antes por las escuelas, sin embargo estas están cerradas y recalco que siguen asi ya que no hay protocolos para su apertura al día de hoy. Entonces ahí acordamos formas de atender esos requerimientos, en casos de urgencia y dar respuesta a las consultas de padres preocupados por no perder el beneficio.

Los estudiantes y sus frustraciones, porque para mí es en el aula? Ve ese escenario?

Tenemos en claro que la escuela presencial no se reemplaza y por lo tanto creemos fundamental el encuentro cara a cara entre estudiantes, docentes con estudiantes y docentes con docentes.

Esta es una emergencia humanitaria que trastocó la matriz escolar, con esto digo que las relaciones también se vieron interferidas por la situación. Hace unos días me preguntabas por los chicos que finalizan y los buzos, algo simbólico. Muchos chicos siguieron adelante con esta idea que por un lado es la de identificarse pero también hay que decir que no es reunidos o frente a frente como les gustaría. El buzo es la marca o la forma de mostrar el final de una etapa y claramente esto genera una cierta tristeza porque ojalá hubiesen podido transitar este año de forma normal, no solo en el buzo, que entiendo lo decís por toda la cuestión simbólica, sino también lo que representa para los y las estudiantes no solo en el ámbito escolar, sino también como se refuerzan las relaciones entre pares a partir de esos últimos años, tanto de la primaria como también de la secundaria. Esa es una situación difícil de describir desde afuera de lo que sienten nuestros gurises frente a todo esto

Se puede hablar de frustración?

Claro que si, es uno de los principales temas de las reuniones con directivos y docentes. Lo que me resulta alarmante es que muchos estudiantes dejaron de confiar en la escuela en este tiempo. Este mal tiene que ver con las ansiedades por un lado y por otro los altos niveles de frustración pero no como un mal propio de la Educación, sino en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Entonces nos planteamos cada día como ir a la búsqueda de esos estudiantes que se vieron superados por un mundo que nos obligó a todos a improvisar en un principio y en algunos casos encontramos las formas y en otros erramos inconscientemente, erramos desde las buenas intenciones y por la ansiedad de salir a dar respuestas. Creo también que como toda crisis, es un buen momento de mirarnos, de mirarnos como escuelas, como docentes, como familia, como sociedad y quizás de todo esto y tal como lo plantee antes, tomar esta crisis sanitaria y humanitaria como una oportunidad, convertir algunas cosas en ventaja de cara al futuro sea una respuesta. No sé si es tan así o quizás sea que me pongo una visión optimista en un contexto de tantas dificultades. O acaso no pueda verse con optimismo ver el enorme esfuerzo de los docentes y las familias, o de los tantísimos alumnos que siguen a pesar de todo con muchas ganas. Pero otra vez surge la cuestión de la singularidad, porque también estamos obligados a pensar en aquellos que por dificultades de todo tipo no pudieron continuar a la par o directamente se desconectaron. Las culturas escolares y las tradiciones que antes nos atravesaban para juntarnos, quedaron suspendidas, entonces debemos redoblar esfuerzos para acompañar a nuestros chicos y chicas, para que sientan que no están perdiendo algo o que no están solos.

En este caso vemos que las actividades escolares van cambiando algunas propuestas respecto del principio pero también es cierto que vemos un desgaste de las familias, de los estudiantes y de los docentes porque todo es nuevo y hay que adaptarse. Pero a medida que vayamos finalizando y que se van aclarando las formas de evaluación y promoción, quizás podamos recuperar la fuerza de la escuela. Repito que como dicen muchos especialistas, no hay forma de reemplazar la presencialidad, pero creo que los esfuerzos denodados de todos los actores que componen el sistema educativo, han posibilitado no perder .

Que resultados encuentra?

Nadie se atrevería a evaluar un impacto, porque no es fácil hoy, en pleno proceso, ver como salimos de esta situación, quizás pueda ser cuando esto pase en el corto o mediano plazo, pero entendiendo esto como una emergencia social y sanitaria, dentro de ese contexto creo que esto es lo que pudimos hacer; ni mejor ni peor, lo que pudimos y lo que seguimos haciendo, de algún modo tomando la experiencia y tratando de mejorar sobre la marcha a medida que nos deja la pandemia, con marchas y contramarchas, pero con buena voluntad. Todos los docentes están respondiendo consultas, buscando estrategias, dando respuestas, con directivos que están acompañando y con chicos que están intentando entender este mundo que seguramente no será el mismo al final. Creo que es una tragedia del planeta y si miramos eso, podremos ver que hubo predisposición a hacer cosas buenas por encima de este evento inédito para nosotros.

Dejá tu comentario