Editoriales |

Entre el arte de lo posible y las barreras inadvertidas

La relación de política y ciencia, ¿ficción o realidad? 1ª Entrega

Las acciones en la pandemia se manejan entre decisiones políticas que atienden al bien común de evitar el contagio y la diseminación, basadas en criterios epidemiológicos, que tienen la falta de este conocimiento preexistente. Nos hallamos ante un virus particular, con aprendizajes sobre la marcha y sin respuestas claras para todas las preguntas, entre lo político y la ciencia, los medios de comunicación y conductas periodísticas, que a veces, toman y repiten noticias falsas (fake news). Los entrevistados no tienen la misma habilidad comunicativa ni rigurosidad para reconocer la probable peligrosidad de lo que trasmiten.

Quienes escuchamos las noticias, interpretamos los mensajes con la variabilidad natural, según nuestra forma de pensar. Acatamos lo que dicen quienes nos resultan creíbles. La credibilidad no necesariamente expresa competencia, puede alcanzarse por simpatía y seducción de la forma de expresarse. A veces, esto puede explicar conductas sociales, expresadas en acciones; estas conductas muestran diversidad de interpretaciones. Entre ellas aparecen rígidos excesos de prolijidad, con las restricciones entendidas como beneficiosas para la protección personal y familiar o social. En otro extremo están quienes no acatan, desafiando lo recomendado, porque sería un castigo inútil, no necesario. Esta no aceptación de las restricciones, con falta de conciencia del peligro, por no darse cuenta de las repercusiones posibles, explica muchos de los hechos.

Voy a compartir un episodio, ocurrido en Córdoba, publicado en los medios de comunicación: dejo librada la interpretación valorativa a los lectores gualeyos: Villa Dolores, “Traslasierra”, zona blanca o libre de casos de COVID 19, recibió a tres operarios provenientes de provincia de Buenos Aires, negativos en el resultado del análisis, para realizar refacciones en el Banco de la Nación. Mientras trabajaban, compartieron comidas y bebida con el policía de la institución.

Este policía participó de un cumpleaños con varias personas y, luego, fue autorizado a dirigirse a Villa Carlos Paz para ver a su abuela enferma. Se viajó de Traslasierra al Valle de Punilla. La información del posible foco de contagio fue confirmada por autoridades de Salud de la provincia y por la intendente de Villa Dolores, quien expresó su preocupación por el nuevo brote que había afectado a 18 personas en la ciudad, con 300 hisopados en espera, y a otros dos ciudadanos de La Falda, que tampoco registraba infectados hasta ese momento. El rastreo epidemiológico, basado en la capacidad de reconocer contactos, contribuyó a entender cada caso a través del hilo conductor del encuentro con el policía.

En la próxima entrega nos ocuparemos de las reflexiones sobre muchos de los interrogantes qué habrán surgido de la historia. En los nuevos aprendizajes, con la reflexión “nos cae la ficha”, como dicen los chicos…, expresión tan gráfica y elocuente.

Los hechos no dejan de existir porque se les ignore.

Aldous Huxley

Dejá tu comentario