Locales | Escuela | alumnos | familias

Escuela Privada de Educación Integral Nº3 "Lucecitas" Su presente educativo y económico

Segunda Sección conversó con la Directora de la Escuela de Educación Integral Nº 3 Lucecitas, profesora Gabriela Gianello, con la licenciada Marianela Fernández, Coordinadora del Centro de Día y con el Presidente de la Comisión Directiva, Sr. Mario Amado, para conocer la realidad que está viviendo la institución en esta etapa tan difícil que estamos transitando. Esto nos decían:

Profesora Gabriela Gianello, Directora de Lucecitas:

“Nuestro objetivo principal es sostener y acrecentar el vínculo con cada uno de nuestros alumnos y sus familias”

-El presente ciclo lectivo se nos presentó como un gran desafío. Si bien no ha sido fácil organizarnos en el contexto actual que nos toca vivir a raíz de la pandemia de Covid-19, pudimos dar comienzo al mismo con mucha felicidadya que volvimos a habitar la escuela y el encuentro con todo el personal y, principalmente, con nuestros alumnos que era lo que todos anhelábamos. Claro que fue en la BIMODALIDAD (una modalidad diferente a la que estábamos acostumbrados) alternando burbujas en una semana de clases presenciales y otra de clases virtuales. Con protocolo institucional aprobado y enmarcándonos en las normativas vigentes provistas por el Consejo General de Educación se dio continuidad a los proyectos pedagógicos e institucionales elaborados en el año 2020, comienza diciendo la Prof. G. Gianello.

En lo que se refiere a los objetivos, expresa: -En esta realidad que nos atraviesa, nuestro objetivo principal siempre ha sido sostener y acrecentar el vínculo con cada uno de nuestros alumnos y sus familias y, a la vez, dar continuidad a la propuesta pedagógica en cada agrupamiento, la cual es pensada y reelaborada permanentemente. Cada docente prioriza y desarrolla en su propuesta aquellos contenidos curriculares que resultan más significativos para los alumnos, pensando junto al equipo técnico y directivo distintas alternativas y estrategias para llegar a cada uno de ellos, en esta alternancia entre clases presenciales y virtuales.

Con respecto a la modalidad, comenta: -Es en la virtualidad donde encontramos ciertos límites u obstáculos, ya que no todas las familias cuentan con conectividad. Por este motivo es que se trata de trabajar al máximo la propuesta en la presencialidad. Los alumnos terminan la semana llevándose actividades impresas para la semana virtual, recibiendo la orientación y guía del docente mediante llamadas telefónicas, mensajes o audios y, en algunas ocasiones, videollamadas grupales. Todo se torna más difícil y complejo cuando la virtualidad se extiende, ya sea por razones de salud (de alumnos y/ó docentes) o por disposición del ejecutivo provincial o nacional. Cuando esto sucede tratamos de agotar todos los recursos para seguir motivándolos, valiéndonos, por lo general, del día de entrega de módulos de alimentos para hacerles llegar el material impreso.

Ante esta realidad que atraviesa a la educación en todos sus niveles, la profesora Gabriela Gianello enfatiza lo siguiente: -Cabe destacar la responsabilidad, disponibilidad y acompañamiento de las familias en este proceso, como así también el compromiso y entrega de cada uno de los docentes y técnicos que diariamente no sólo llevan adelante sus proyectos, sino que sostienen, contienen y brindan lo mejor de sí para los alumnos y sus familias. La creatividad puesta en juego por cada uno de ellos en este tiempo ha sido el recurso más valioso para mantenernos cerca.

-En cuanto a nuestros alumnos que son los protagonistas, el motivo de nuestra labor, puedo decir que a diario nos sorprenden; demostrándonos no sólo la toma de consciencia y aprendizajes que han adquirido en cuanto a la pandemia y a los cuidados que debemos tener para con nosotros mismos y para con el otro, sino también que a pesar de las adversidades y los cambios de modalidad en las rutinas diarias a las que tuvieron que adaptarse rápidamente, continúan disfrutando del encuentro con sus compañeros y docentes y siguen con el deseo de aprender y experimentar nuevas vivencias, destaca la directora de “Lucecitas”

Por último expresa: -Agradezco profundamente el compromiso de mis colegas del equipo directivo, a la Comisión Directiva que vela permanentemente por el bienestar de la institución y a todo el personal: cocineras, ordenanzas, administrativos, chofer y acompañantes, docentes y técnicos. Seguramente pronto esta situación que vivimos será un recuerdo y la escuela, con todo lo que ella implica, seguirá siendo siempre como lo es hoy el lugar de encuentro que nos humaniza.

Lic. Marianela Fernández, Coord. de Centro de Día

“Más allá de las que aplicamos, es la importante seguir pensando estrategias de trabajo para acompañar e intervenir”

-En otro tramo de la visita, conversamos con la Coordinadora del Centro de Día, Lic. Marianela Fernández, quien nos decía:

-Al Centro de Día Lucecitas concurren jóvenes y adultos con discapacidad. Allí trabajamos a través de actividades e intervenciones terapéuticas con el objetivo de promover y potenciar al máximo las capacidades y posibilidades, con el fin de lograr la autodeterminación y una mejor calidad de vida.

Más adelante se refiere a la situación especial que estamos viviendo y el trabajo en la Centro: -Desde que comenzamos con la pandemia en marzo de 2020 se ha ido trabajando con los concurrentes y familias de forma remota; esto ha sido a través de comunicaciones telefónicas, videollamadas individuales y grupales; y grupo de WhatsApp de los concurrentes. Cada 15 días se entregan actividades escritas y prácticas concretas para realizar en casa, acompañados por algún familiar; éstas son llevadas a domicilio por los orientadores y/o retiradas por las familias en el Centro de Día.

Más adelante se refiere al trabajo de los orientadores: -Los profesionales (Médico, Enfermera, Trabajadora Social, Terapista Ocupacional, Kinesiólogo y/o Psicóloga) realizan intervenciones específicas de las distintas áreas, de acuerdo con la necesidad y/o urgencia de la situación de cada concurrente. En las situaciones que se requiere de intervención presencial, se evalúan en el Centro de Día, previa cita y protocolos, y/o se concurre a domicilio tomando todos los recaudos y protocolos para cuidarse.

Luego acota: -También se entrega a cada uno el módulo de mercadería, el cual es organizado y coordinado por la Nutricionista.

En lo que hace a la modalidad del trabajo en sí, nos dice M. Fernández: -Este año, teniendo como referencia las disposiciones protocolares por Covid -19 con la continuidad de la pandemia, las normativas nacionales y provinciales, se comenzó a trabajar desde la bimodalidad (virtual –remota y presencial). Se dividieron en dos grupos los concurrentes, grupo de “bajo riesgo” y grupo de “alto riesgo”, lo cual fue evaluado de acuerdo a sus patologías de base y situación de salud actual. En el grupo de alto riego se continuó trabajando a distancia a través de comunicación remota, priorizando ante todos los cuidados de la salud y la no exposición a ningún riesgo de contagio. Con el grupo de bajo riesgo se empezó a trabajar desde la presencialidad, en grupos de dos o tres concurrentes por orientador, en modalidad de talleres priorizando actividades de prevención, cuidados, comunicación y actividad física.

Para finalizar expresa la Coord. del Centro de Día: -En estos tiempos, con estas nuevas formas de comunicarnos, de vernos, de sabernos, es indispensable la comunicación con los concurrentes y con sus familias, quienes en su mayoría, expresan notorio retroceso en cuanto a los logros de sociabilización vincular de ellos al no estar asistiendo al Centro de Día. Por esta razón es la importancia de seguir pensando estrategias de trabajo para acompañar e intervenir, fortaleciendo las relaciones vinculares para una mejor calidad de vida y salud mental.

Mario Amado, presidente de la C.D. de Lucecitas

“Con lo que se ha arancelado y la forma de actividad actual,

se ha podido mantener la Escuela”

Desde su inicio como institución, Lucecitas tuvo como respaldo el trabajo de la Comisión Directiva para las diferentes acciones, fundamentalmente el sostén económico, temiendo en cuenta la demanda de material general, particular y recursos humanos. Ante esta realidad, nos comenta la situación el presidente de la C.D., Sr. Mario Amado.

-En lo referente a la parte económica de Lucecitas, lo que se hizo fue suspender todas las fiestas y actividades programadas. Se fue negociando con la gente que tenía estas fechas ocupadas. Hubo postergaciones, devoluciones de dinero para que pudieran hacer otra cosa. Todavía tenemos una fecha para reprogramar; hay gente que no quiere dejar de hacerla como estaba prevista. En definitiva, la situación es que no hicimos más fiestas; la propuesta es que hasta estar vacunados todos y tengamos cierta protección contra el Covid, no haremos nada. Además, como no contamos con un salón abierto se hacía muy complicado con todas las medidas, se decidió no avanzar con la organización de fiestas.

Más adelante especifica: Con respecto al mantenimiento de la Escuela, a las obras sociales se decidió arancelarles una parte de lo que se hace normalmente. Hubo marchas y contramarchas, pero reconocieron que se seguía con las clases no presenciales, con envío de documentación, de material para que los alumnos hicieran en la casa, llamadas por Zoom. Esto se hizo desde la parte educativa de la Escuela. Por parte de la Comisión, lo que se hizo fue apuntalar las partidas que nos siguen mandando de Comedores para enviarles a todos los chicos que comían en la Escuela. Es así que se les envía una bolsa cada quince días, cuando también se les lleva el material didáctico o el de trabajo para hacer en el hogar.

Como síntesis, M. Amado nos dice hacia el final de la nota: -Por lo pronto, con lo que se ha arancelado y la forma de actividad actual, se ha podido mantener la Escuela. Seguramente, nos estamos “comiendo” parte de nuestros ahorros. Pensamos que, en algún momento, todo se tendrá que arreglar y volveremos a tener una ecuación lógica entre lo que arancelamos y producimos, con respecto a lo que cuesta la Escuela. La Escuela semicerrada cuesta mucho menos que tenerla funcionando, porque muchos talleristas, insumos, gastos en general de mantenimiento se han reducido al mínimo. Así que, por ahora, venimos arancelando un poquito menos de lo que gastamos, pero es algo que podemos cubrir.