Locales | Escuela | Escuela Normal | Director

La Escuela Normal y su Director Fidel Luis Alvelda

En la entrega anterior se hizo referencia a los orígenes de la Escuela Normal y al protagonismo que jugó en la misma el Director Fidel Alvelda.

Este actor de la historia educativa, se desempeñó como docente en la Escuela Normal durante casi 34 años ininterrumpidos.

Según el periodista Adrián Patroni, corresponsal de la Agencia Noticiosa Saporiti, “Conversando con profesores de esa escuela, después de la visita, fuera del establecimiento, nos dijeron que su director se distinguía por su fervoroso espíritu de maestro, que sus métodos y merecimiento le han permitido mantener siempre una disciplina sin violencia […]. Todo esto es muy honroso para la Escuela que nos ocupa, para su director y el cuerpo de profesores ”(1)

Cuando en 1941 la promoción de maestros de 1916 cumplía sus bodas de plata, asistió a una clase de Geografía dictada por el profesor Alvelda. En ese entonces, uno de los maestros que compartía con sus compañeros de promoción de la clase magistral, destacó que las enseñanzas del ilustre docente, está marcado su vocación como maestro, poniendo en práctica el aprendizaje adquirido. Finalizada la clase, otro de los ex alumnos de Alvelda, Demetrio García, improvisó unas palabras, en las que recordó con emoción su paso por las aulas y reconoció con elogios la tarea del maestro que acabada de hablarles. (2)

En un artículo publicado por el Diario La Mañana, se lee: “[…] el profesor Alvelda puede contemplar los bellos frutos de su afanosa consagración al noble apostolado: una gran legión de maestros desparramada por el país, la simiente fecunda del saber y la escuela […] ”(3)

Después de tantos años entregados a la tarea educativa, fue recompensado con la jubilación en noviembre de 1942. Un mes después fue homenajeado por sus amigos, colegas y alumnos. El acto tuvo lugar en la escuela Normal , donde la vicedirectora Leopoldina A. de Lasa, despidió a su superior con un discurso en el nombre de todos los docentes, entregándole además de una medalla de oro y un pergamino. Seguidamente hablaron sobre los alumnos Horacio Barroetaveña y Haydee Benavente, quienes también ofrecieron presentes en representación del alumnado. Otra alumna sucedió a sus compañeros, recitando “Vals del Adiós”, poesía del doctor Roberto Beracochea.

Los discursos fueron acompañados por canciones y números musicales en piano y violín, ejecutados por alumnos y profesores.

Finalmente y después de recibir un merecido homenaje, Alvelda pronunció el último discurso como director de la Escuela Normal. En sus palabras de despedida resaltó “[…] las normas inquebrantables a que había actuado su actuación docente, declarando su fe en los principios democráticos y su lealtad a las libertades civiles y políticas […] señaló los conceptos que deben tenerse presentes para la formación espiritual de la juventud y dijo que su vinculación con la escuela […] no había terminado con su jubilación, pues el alma de aquella continuará viviendo en él ”(4)

FUENTE: Prof. Gustavo Cichero