Locales | espacial | espacio | laboratorio

Últimas investigaciones que llegaron a la Tierra

La Estación Espacial Internacional ha estado habitada continuamente por humanos durante 20 años, lo que respalda muchos avances científicos

El laboratorio en órbita proporciona una plataforma para la investigación de larga duración en microgravedad y para aprender a vivir y trabajar en el espacio.

El 30 de septiembre, SpaceX (empresa de naves espaciales) completó su 23 ª misión de servicios de reabastecimiento comercial, a la EEI. La nave SpaceX CRS-23, contratada por la NASA, trajo más de 25 cargas útiles que representan demostraciones de ciencia y tecnología patrocinadas por el Laboratorio Nacional de EE.UU. A continuación, se destacan algunas de las investigaciones:

Genes in Space-8: es un experimento dirigido por estudiantes centrado en evaluar la expresión génica de las proteínas del hígado en el espacio. Los resultados podrían ayudar a conducir al desarrollo de terapias tanto para pacientes en la Tierra, como para astronautas en misiones en el espacio profundo. Genes in Space es un programa educativo en el que estudiantes proponen experimentos de ADN pioneros para realizar en la estación espacial.

Investigadores de la Universidad de Stanford y el Instituto de Investigación de Veteranos de Palo Alto: están aprovechando las condiciones de microgravedad para desarrollar un modelo de sarcopenia (pérdida de músculo debido al envejecimiento) diseñado por ingeniería de tejidos. El modelo podría usarse para estudiar la progresión del deterioro muscular y podría servir como una plataforma valiosa para probar tratamientos potenciales para afecciones que causan desgaste muscular. Este proyecto fue financiado por la National Science Foundation.

Investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (incluidos investigadores de la Universidad de California en San Diego): Al tomar muestras de 1.000 ubicaciones dentro de la EEI, el equipo busca explorar la relación espacial entre las bacterias y sus metabolitos (sustancias químicas producidas por bacterias). Los resultados podrían conducir al desarrollo de tecnologías que mejoren las capacidades de detección de patógenos a bordo de la EEI, así como en hospitales, aviones comerciales u otros entornos cerrados donde los microorganismos patógenos pueden presentar riesgos elevados para los seres humanos.

SpaceOMIX: se estudian muestras de microbioma de piel humana de pacientes diabéticos tipo 2 seleccionados con úlceras de pie diabético resistentes al tratamiento como parte de la Primera investigación espacial de Malta en la Estación Espacial Internacional (EEI), lo que la convierte en la primera misión de Malta al espacio. El microbioma se cultiva continuamente en condiciones terrestres (analógicas) y espaciales para determinar su adaptación y cambios al medio ambiente. Todas las muestras se analizan de manera multiómica (es un enfoque de análisis biológico en el que los conjuntos de datos son múltiples) utilizando técnicas de biología molecular de última generación, y todos los datos se depositarán como parte de la base de datos GeneLab de la NASA.

Gracias por llegar hasta aquí, nos reencontramos en el próximo artículo como en cada edición. Concluyo con un interrogante ¿Por qué nuestra ciudad aún no cuenta con un departamento de divulgación científica?