Locales | fallecimiento | escuela | Norma Scolamieri

Hasta siempre, querida Norma Scolamieri

Días atrás Gualeguay lamentó el fallecimiento de la profesora Norma Scolamieri. En esta oportunidad, su colega Graciela Saavedra le dedica unas palabras.

Hablar de la profesora Norma Scolamieri es referirse a una docente con mayúsculas, a una colega y a una amiga incondicional. Tuve la suerte de compartir con ella la mayor parte de los años de docencia en las diferentes escuelas en las que nos desempeñamos. Su amabilidad, su simpatía, su elegancia, sus deseos de colaborar la llevaron a integrarse no sólo a las comunidades educativas, sino también a instituciones privadas ligadas a la cultura en sus diferentes aspectos.

Oriunda de Concepción del Uruguay, con su flamante título de profesora de geografía, carrera que estudió en Paraná, llegó para incorporarse a la Escuela Agrotécnica, casi simultáneamente al Colegio San José y a la Escuela de Comercio. Su pasión por la materia que dictaba, sus amplios conocimientos y su forma de enseñar llevaba a que sus alumnos siguieran sus clases con sumo interés y despertó más de una vocación. Es así que muchos de los docentes de geografía egresados del Instituto Leloir fueron motivados por sus clases que preparaba con tiempo y profundidad. Y no se quedaba en los mapas y láminas, sino que enseñaba con videos, diapositivas, fotos o en el mismo terreno cuando estaba a su alcance, incluso colgando el material didáctico de un gajo para disfrutar del parque del Bachillerato u observando los planetas con catalejos desde la terraza de la Escuela de Comercio.

La función directiva no le fue ajena y la supo desempeñar con altura, tanto en los años como Vicerrectora del Bachillerato Rural, como Rectora de la Escuela de Comercio, dos ámbitos muy diferentes a los que supo adaptarse y llevar adelante con solvencia su función.

Norma Scolamieri era dueña de una gran simpatía, lealtad y “don de gente” que le valió muchos amigos. Su generosidad estaba presente en todos los aspectos y momentos de su vida. Sumaba amigos a sus amigos, porque Norma era sinónimo de amistad. Amaba a los niños y llenó ese espacio de su vida con los hijos de sus afectos. Más de una vez se la veía compartir con ellos juegos, cuentos y anécdotas.

Por los años ´80, Norma fue Coordinadora General del Encuentro Cultural de la Juventud, que a esa altura convocaba a cientos de jóvenes en las distintas disciplinas, en variados escenarios, acompañados de profesores y amantes de las múltiples expresiones. También frecuentó la Alianza Francesa como alumna, socia y miembro de la C.D. de la institución.

A principios del año 2001 se acogió al beneficio de la jubilación recibiendo el reconocimiento de sus colegas por su excelente trayectoria. Ya alejada de la docencia, incursionó en la política llegando a ser Concejal por la UCR, partido en el que siempre militó. Sus convicciones democráticas fueron inquebrantables.

En los últimos años de su tarea directiva tuve la suerte de compartir con ella la conducción de la Escuela Superior de Comercio y en ese rol me demostró más aún su generosidad ya que compartió experiencias, no retaceó información, formó equipo de trabajo y preparó a su posible sucesora.

En otro aspecto, era seguidora de las carreras de Turismo Carretera Entrerriano, entusiasmo que heredó de su padre, don Raúl Scolamieri, quien participó activamente como dirigente de ese deporte. Norma admiraba a su padre; su fallecimiento, al igual que el de su madre y sus seres más queridos fueron golpes duros para su salud ya castigada.

Lamentablemente, en los últimos años, una serie de dolencias la fueron privando de movilidad; conociendo sus limitaciones, no quería obligar a otros a compartir su dolor. Sus amigos la siguieron convocando y, dentro de sus posibilidades, ahí estaba con su alegría, su sonrisa, su conversación agradable.

Norma Scolamieri se fue silenciosamente. Su fallecimiento me llena de dolor, al igual que a todos los que la queríamos y admirábamos.

Profesora Graciela Saavedra