Actualidad | FMI | Argentina | ministro

Martín Guzmán anticipó que "no va a haber devaluación"

El ministro de Economía Martín Guzmán anticipó qué ocurrirá con el tipo de cambio y manifestó que "acabar con la dependencia del FMI es un acto de soberanía"

Luego de una semana en la cual los dólares paralelos incrementaron su valor, el ministro de Economía, Martín Guzmán, tomó la palabra para llevar tranquilidad y asegurar que "no va a haber devaluación" y respaldó su afirmación en que el Banco Central "está acumulando reservas" y que hay "superávit comercial".

"Hay muchos diciendo 'se viene una devaluación'. El año pasado decían lo mismo, dijimos 'no', y no pasó. Ahora decimos lo mismo, 'no', no va a haber devaluación", expresó Guzmán en la mesa de debate "Cómo salir de la trampa de la deuda externa", en el CCK.

El Ministro indicó también que "el Banco Central está acumulando reservas y tenemos superávit comercial y las exportaciones vienen creciendo. Es decir que tenemos más resiliencia y no menos en el frente externo".

Luego ministro de Economía agregó que "acabar con la dependencia del FMI es un acto de soberanía. El FMI es el principal problema que le deja el gobierno de (Mauricio) Macri a la Argentina. Le financió la campaña a Macri y hoy el pueblo argentino lo está pagando con menos oportunidades de empleo y más inflación".

"El préstamo del FMI fue un préstamo político. El FMI no lo va a reconocer, pero fue el Director Ejecutivo en el FMI que se sentaba en la silla de Estados Unidos al momento del préstamo quien dijo públicamente que había sido un préstamo de apoyo al gobierno anterior", aseveró.

Asimismo añadió: "Lo que tenemos que lograr es que el FMI deje de ser una carga desestabilizante en la balanza de pagos. Eso es lo que estamos buscando: un acuerdo sobre la base de lo que es nuestra programación económica para tranquilizar la economía argentina. Buscamos un acuerdo conveniente para la Argentina que implique que la carga sea sostenible".

"¿Uno puede patear el tablero y decir 'afuera el FMI'? Acá lo que hay que entender es que el rival también juega. Acá estamos hablando de la relación de un Estado Nación y todos los Estados Nación del mundo. Estamos hablando de la integración de la Argentina en el mundo", expresó.

También indicó: "El único espacio político que hoy ofrece un proyecto que pone al pueblo trabajador como protagonista es el nuestro. Tenemos una arquitectura financiera internacional escrita por el poder financiero para el poder financiero. No una arquitectura que ponga las finanzas al servicio de poder ser utilizadas para proyectos de desarrollo que tengan a los pueblos como protagonistas".

"Los acreedores lo que tratan de hacer es sacar lo máximo posible y muchas veces lo logran porque la arquitectura la trazaron ellos para ellos", dijo, y añadió: "Lo que termina ocurriendo es que las reestructuraciones tardan demasiado en empezarse y la mayoría de las veces, cuando se terminan, no resultan en un alivio suficiente para que los países puedan salir a flote. Es el síndrome del 'demasiado poco y demasiado tarde'".

En tanto, indicó: "El FMI ha estado siempre del lado de los acreedores, y el año pasado se dio una situación anómala desde el punto de vista histórico, que fue la reestructuración de la Argentina, en la cual el FMI jugó un rol distinto y apoyó".