Locales | Frigerio | Interna | radicalismo

Doble pulseada

En estas elecciones legislativas se juega mucho más que cinco bancas a diputados nacionales por Entre Ríos. Es, también, la primera pulseada por la gobernación en 2023 y, aunque ninguno lo mencione, todos apuntan en ese sentido.

Del lado de Frigerio, él mismo manifestó su intención de ser gobernador de la provincia. Del lado del radicalismo, las disputas en ese sentido también vienen desde hace tiempo y la interna entre el sector alineado a Frigerio y el alineado a Galimberti, que hoy compiten en la interna de Juntos por Entre Ríos, es, entre otras cosas, una manifestación de eso. Ambos necesitan legitimar sus aspiraciones al ejecutivo provincial de cara al electorado.

En su paso por Gualeguay el pasado jueves, los precandidatos a diputados por la lista "Juntos" dejaron varias definiciones en ese sentido.

En el marco de la conferencia de prensa brindada por la mañana, el discurso del ex Ministro del Interior apuntó a ambas metas. Entre las elecciones legislativas de este año y las ejecutivas de 2023 giraron sus dichos. De qué otra manera pueden interpretarse sino, en el marco de una campaña para comicios legislativos nacionales, declaraciones como: “Un triunfo en esta elección también le va a generar a los entrerrianos una luz de esperanza de cara a lo que se viene, a la posibilidad de salir de estos casi 20 años de gobierno del mismo signo político que no le ha dado respuesta a los entrerrianos”.

Doble pulseada,.png

En la misma línea, sostuvo: “Tenemos un potencial intacto en Entre Ríos para salir de esta situación”, para lo cual, consideró: “Hace falta un estado que se dedique a generar trabajo en el sector privado, y a ocuparse de la educación de nuestros jóvenes y estamos lejos, tenemos un estado que le pone palos en la rueda a cualquiera que quiera emprender y no nos ocupamos de la educación, porque tenemos las aulas vacías, no entendemos la gravedad de que el 50 por ciento de los jóvenes en Entre Ríos no terminen el secundario, con lo cual estamos claramente hipotecando nuestro futuro”.

Poco más que “Ponerle un límite al kirchnerismo que abusa de su mayoría en el Congreso” fue lo que dijo sobre las legislativas, alegando las relaciones con otros países y la “manipulación de la justicia, poner en cuestionamiento la propiedad privada, mirar de reojo el avance del narcotráfico”, todo lo cual lleva “al país hacia un norte que no queremos”.

Esa veta de la disputa por la gobernación también quedó manifiesta en la interna del radicalismo. En ese sentido, en su paso por nuestra ciudad, Benedetti, más que hablar de la propuesta de "Juntos" de cara a la elección PASO, acusó recibo de las críticas de los radicales no alineados con Frigerio y ensayó una defensa. Así, dijo: “Desde este sector hicimos todos los esfuerzos para poder estar todos representados y no fue posible, algunos amigos han decidido ponerse a consideración”.

Doble pulseada..png

Y agregó: “Yo asumo la responsabilidad por ceder el primer lugar a quien está mejor posicionado, pero no desde la política, sino desde la consideración de los entrerrianos, que es Rogelio Frigerio, y, además, como radical, Marcela y yo hemos cumplido con el mandato de nuestro congreso partidario, y lo quiero decir en esta ciudad donde el radicalismo es fuerte, donde está vivo, hemos cumplido con el mandato partidario y en todo caso, esa preocupación que tienen algunos amigos sobre quién va encarnar una propuesta en Entre Ríos, que la precisamos, pero no es suficiente con ganar la elección legislativa, sino yo ya hubiera sido gobernador dos veces porque gané siendo primero en el 2009 y en el 2017”, evaluó.

“Esta elección también es importante para que hagamos cosas distintas, para que en el 2023 podamos ofrecer a los entrerrianos una alternativa potente que sea capaz de ser gobierno, de comprendernos a todos lo que queremos que esta provincia se desarrolle y empezamos también el camino con el resultado de esta elección”, consideró.

Doble pulseada...png

Del lado legislativo, la interna en el radicalismo puede llegar a hacer perder una, y hasta dos de las bancas que el centenario partido tiene en diputados, incluso aunque Juntos por Entre Ríos gane en las generales frente al peronismo. Esto se debe a la conformación de las dos principales listas en pugna dentro de esa alianza (la que encabeza Frigerio, y la que lleva en primer término a Galimberti) debido a la Ley de paridad de género y al resultado que derive de ese enfrentamiento en las PASO por el criterio mantenido para la distribución de cargos tras una interna, con un piso del 25% para la obtención de minoría y aplicación del sistema de representación proporcional D’Hondt.

Muchos auguran un triunfo de la lista encabezada por el ex Ministro, lo cual todavía está por verse, pero de ganar éste, y si la lista de Galimberti alcanzara o superara el 35 por ciento de los votos, la candidata que lo secunda, Mariana Salinas, que es del PRO, ocuparía el segundo lugar tras Frigerio, por lo que los dos primeros lugares de la lista estarían ocupados por el Pro y el tercero por un radical, Benedetti. Si esta lista ganara en las generales frente al peronismo, el radicalismo solo podría renovar la banca de Benedetti y perdería una que sumaría el Pro. Pero, peor aún, si perdiera frente al peronismo en las generales, solo entrarían los dos primeros lugares de la lista, que, en este hipotético caso, estarían ocupados por Frigerio y Mariana Salinas, por lo cual el centenario partido perdería las dos bancas que hoy ostenta en la Cámara Baja.

Imponerse en la interna y ganar en las generales, entre los avatares de esa doble pulseada Frigerio y los radicales no alineados con el ex funcionario de Macri disputan las legislativas, con la verdadera vista puesta en la gobernación.

Rodrigo Cassella