Locales | Gobierno | sociales | Covid-19

Gobernanza en tiempos de pandemia

Por Julián Lazo Stegeman

Si bien en estos momentos, dado el desandar actual de la coyuntura política nacional, es muy complicado e inclusive ingenuo pedir algo exactamente igual a lo que fueron los Pactos de la Moncloa en la España de la década de 1970, sí es urgente comenzar a pensar en una nueva forma de realizar y desarrollar la actividad política en Argentina, aún más si consideramos la crisis económica y sanitaria que estamos experimentando. Así como mencioné la enorme complejidad que implicaría configurar un gran acuerdo de gobernabilidad a nivel nacional debido a la profunda polarización que existe entre el oficialismo y la oposición, también digo que sería ideal que la clase dirigente omita los intereses partidarios y particulares para así comenzar a resolver los reclamos de la sociedad civil mediante métodos y perspectivas que la incluya, sobre todo en estos tiempos donde la pandemia del COVID-19 azota y genera estragos en el mundo entero. Con el objetivo de explicar y clarificar estas definiciones, es oportuno referirnos a un concepto clave: la gobernanza.

Ésta es un concepto relativamente nuevo sobre cuyo significado hay cierto debate. Por gobernanza nos referimos, de un lado, a la constatación de una crisis, de ciertas transformaciones sociales y de un agotamiento de los principios organizativos de la vida social en general y del gobierno en particular. En las últimas décadas se han producido transformaciones sociales de tal calado que parecen indicar la emergencia de una nueva realidad social. Algunas de las manifestaciones más claras de estos cambios son la pérdida de capacidad de la política para responder a la creciente complejidad social. Las elecciones democráticas constituían anteriormente el elemento definitivo de la legitimidad de un gobierno, pero hoy día parece no ser suficiente. La sociedad civil, mucho más inteligente y organizada que antaño, reclama mayor transparencia y mayor participación en la toma de decisiones y exige una ética más elevada por parte de los gobernantes. De otro lado, la gobernanza no se refiere al gobierno exclusivamente, sino a una forma de dar dirección a la sociedad en la que el gobierno formal, la sociedad civil y el tejido empresarial se entrelazan para gestionar los asuntos públicos. En cierto sentido, la gobernanza se refiere al hecho de gobernar en un modo distinto, un modo en el que el gobierno se convierte en agente de configuración de espacios sociales donde el resto de actores interactúan y aspiran a regir el curso de la sociedad (Fuente: www.gobernanza.es https://gobernanza.es/que-es-la-gobernanza/).

La pandemia del COVID-19 ha desatado una grave crisis sanitaria que va en paralelo a la crisis económica que ya todos conocemos. Este escenario exige un accionar por parte del Gobierno Nacional que no debiera admitir margen de error. No obstante, con solamente ésto no es suficiente. Enfrentar al coronavirus es una tarea que requiere, además de las acciones gubernamentales, del esfuerzo mancomunado de todos los actores sociales que conforman, valga la redundancia, la sociedad civil. En este contexto es necesaria tanto la responsabilidad política como la empresarial, como así también no pueden faltar las responsabilidades colectivas como individuales. Nadie debería quedar por fuera de esta lucha. Para ésto, se precisan espacios sociales de diálogos y consensos entre todas las partes y así lograr alianzas concisas que nos permitan transitar este difícil entorno.

En la medida en que hablamos de un tipo de gobernabilidad horizontal donde interactúan múltiples partes de la estructura social, la gobernanza permite un sinfín de posibilidades para, inclusive, no caer ante las fallas de una de éstas.

En fin, la colaboración mutua y descentralizada es un elemento esencial para el correcto funcionamiento de la gobernanza. En este sentido, transitar de la mejor forma posible la pandemia del COVID-19 requerirá del compromiso total y efectivo no sólo de los dirigentes de turno sino, también, de la sociedad civil en su conjunto.