Locales | intendente | Federico Bogdan | ciudad

Federico

Por su nombre lo conocí y siempre me dejó tratarlo así. A todos.

Todos saben que en ciudades, como lo es Gualeguay, desde hace un montón de tiempo con tan solo pronunciar un nombre sabemos de quien hablamos. Cualquiera decía “Federico” y sabíamos de quien hablabas.

Es una conmoción, (alguna vuelta podría hablar del morbo visto), nunca ocurrió en la historia y desde el reinicio democrático hacia aquí tampoco, justo 37 años.

Federico desde hace varios días dejó de ser nuestro Intendente, confieso que lo escribí y lo borré muchas veces. Lo conocí hace muchos años y siempre un cuento, (“que Horacio te cuente lo del overol y el de la Antártida”; “no me acuerdo como era en la Escuela”; “ya te conté porque le pusimos mundialito”; ”yo no fui, fueron Humberto y Osvaldo”; “ Anita y Dorita por ahí las cuidaba”; “los melli, Mauri y Susana ya me lo dijeron”) porque te los compartía, y creo que a todos.

cosso_julian_02.jpg

Si avanzo en el tiempo desde aquella casa con botellas de plástico (“…ja los enloquecí a todos llenando botellas con arena “); pasando por los geniales del club Río Colorado: Juan, Caro y tanta gente. Hasta llegar a los adorables Kao y Helena del Fundación Budista Tzu Chi, por él me trataron como amigos de toda la vida (“quieren que te lleve a la Fiesta del año Nuevo”).

Debo destacar sus batallas desde la Corporación, desde el Jockey, desde la ProCopa (“acordate de esto loco, soy primer Presidente varón…que tal “, así lo disfrutó), el Rotary, Gestión 2007-2008 (“haber … preguntale el souvenir que les entregué”).

También hizo rally: “pará un chiquito, mostrame bien la calco, no me pagan el sponsor; pero vos no sos el piloto?). También motorizó desde Santa Rafaela los recitales.

Me voy a olvidar de muchas pero la obsesión de colaborar a personas con capacidades diferentes, ellos lo dirán. Aquel contacto (porque fue por el trabajo desde la empresa de transporte) con el Hospital Alemán y las innumerables descargas (mobiliarios, camas y aparatología) en nuestro hospital también lo pintan. No fue egoísta porque llevó también a los hospitales de ciudades vecinas. Por último y por haber integrado el CEG, cuando llegó aceptó la idea de la semipeatonal por partes la viene desarrollando.

Es un injusto y poco objetivo resumen.

Ha muerto Federico Bogdan, Intendente de nuestra ciudad.

Venía la interna, luego la general: “te lo quiero decir yo, pasá por el Galpón: me decidí y voy a pelear para ser Intendente, me voy a preparar, tengo que pulir muchas cosas. No me preguntés por gente, por ahora yo solito”…y se me rió. Los vecinos lo eligieron y lo reeligieron, disfrutaba y lo hacía notar porque recibía a todos. Hasta tenía un trato con los empleados y eso le bastaba. Cosechó respeto entre la dirigencia, no jugó al “toma y daka” y sabía que se venían otros desafíos electorales (“yo estoy y saben que estoy. Hasta con mis limitaciones”), no las negaba.

En el carnaval no era uno más y estaba, (“sabés que los bailarines y las batucadas me esperan”), dos Directores de Banda me reconocieron (“yo lo busco al Intendente, él baila y ahce bailar a varios). Buen trato con los gremios (“ mirá, yo hablo con todos”).

Ha muerto Federico Bogdan, Intendente de nuestra ciudad.

Los resortes previstos por las leyes van actuar y el mandato lo completará la Vice Verónica Berisso. Debe terminar el período de la reelección que la ciudad le dio a Federico Bogdan.

Nunca se dio. Tampoco desde la nueva Ley 10.027. Debe asumir la vice, corre la lista del HCD, allí asume la Presidencia Efraín Martínez Epele.

No hay colores en este dolor de la ciudad (pandemia y muerte), la oposición va tener un rol clave desde un apoyo que importa porque es muy útil ante el dolor y la alta consideración que tiene el Intendente, como las acciones para organizar a Gualeguay. La misma responsabilidad al oficialismo.

Federico ??

Federico, se adelantó…

Julián Cosso