Provinciales | jóvenes | paraná | abuso sexual

Jóvenes denunciaron a un entrenador por abuso sexual

Investigan un presunto caso de abuso sexual: dos jóvenes denunciaron a un entrenador de handball de un club de Paraná.

Dos chicas jóvenes de 25 y 24 años radicaron la denuncia por abuso sexual con acceso carnal contra un director técnico de handball de un club de Paraná.

Si bien la denuncia fue realizada a finales de diciembre de 2020, las víctimas hicieron pública su situación esta semana. El hecho habría ocurrido durante una fiesta que se llevó adelante ese mismo mes.

El fiscal Franco Bongiovani, que tiene a su cargo la causa, ordenó una orden de restricción al denunciado “G.P.” de 27 años, sobre las mujeres. Habría, además, una tercera víctima, de 25 años, que se negó a hacer la denuncia. Sin embargo, el fiscal entendió que la joven debía declarar como testigo presencial y fue citada.

Detalles del caso

Según publicó “El Diario”, el abuso habría tenido lugar durante una fiesta privada en la que participaba gran parte del equipo. En un momento, el director técnico quedó a solas con las jóvenes, quienes habrían ingerido una sustancia que las dejó en estado semiinconsciente. En estas circunstancias se habría concretado el abuso.

Tras dejar atrás el estado de confusión, las jóvenes habrían comunicado la situación a sus familias. Dos días después del hecho, radicaron la denuncia en sede judicial.

Polémica en el club

Desde la institución deportiva no hubo manifestación alguna sobre la denuncia hasta el momento. Sin embargo, sí hubo repercusiones: la falta de apoyo para con las supuestas víctimas, como no haber removido inmediatamente al denunciado, llevaron a otros dos directores técnicos a abandonar la institución. Pero la crisis institucional se prolongó y todas las jugadoras de la primera división decidieron abandonar el club.

Publicaciones

Esta semana, una de las supuestas víctimas realizó un descargo: “Hace dos meses, a mis amigas y a mí, nos pasó lo que pensas que no te va a pasar nunca. La sociedad y su educación patriarcal y machista nos pasó por encima”, contó.

La joven relató que “hubo una persona (y por persona me refiero también a la sociedad entera) que pensó que podía disponer de nosotras a gusto y placer, de él, obviamente” y sostuvo “que consideró que nuestro estado de vulnerabilidad física, psíquica y emocional no era suficiente como para no avanzar sobre nuestros cuerpos y nuestras elecciones.”

“Vengo a decir que no, que eso, ese día, esa noche, en ese lugar, con esa persona, no lo queríamos hacer. Ni siquiera podíamos, pero sobre todo no queríamos”, manifestó.

“Resulta que además tenemos que padecer el silencio de la sociedad y de las personas que solían rodearnos, un silencio que irrita pero inmoviliza, un silencio más cuestionador que cualquier palabra pronunciada, un silencio que nos quita confianza y veracidad cada vez que vemos que se prolonga”, expresó la supuesta víctima por último.

Fuente: El Diario