Locales | Luis Mac Kay | Marita | apoyo

Las Buenas Noticias: por Luis Mac Kay

Días atrás el Concejal y Presidente Departamental del Comité Radical, el abogado Luis Mac Kay, compartió en sus redes sociales una buena y grata noticia.

Todos en Gualeguay, o por lo menos la gran mayoría, conocen la historia de amor de Marita y María Elena, y todo lo que se generó a partir de la desaparición física de la segunda.

Ante esto, es que a mediados del 2011 Marita se acercó al estudio de Luis para iniciar el trámite para así, obtener la Pensión derivada de Jubilación Ordinaria ante la Caja de la Provincia de Entre Ríos. “Lo cierto es que no me dedico a lo previsional de manera constante, pero este pedido era especial, primero porque la titular de la Pensión era María Elena quien fuera profesora mía y de muchos de mi generación, y segundo porque era un desafío plantear en la Provincia una Pensión de personas del mismo sexo”, comenta Luis en su escrito.

El trámite se inicia con las mismas documentaciones y elementos probatorios que se exigen y sólo haciendo hincapié en que nuestra ley de Jubilaciones no hace distinción alguna entre los derechos de personas de distintos sexos y las del mismo sexo.

“El trámite ordinario de Pensión comenzó a complicarse y las exigencias aumentaron, pasando indudablemente a configurarse una discriminación, en sentido real, esto es, a tratar el tema de manera diferente a las demás Pensiones”, afirma Luis Mac Kay más delante en su posteo. Y cuenta que, de los 5 testigos que exigía la Caja para demostrar el aparente matrimonio, aportaron 10, los cuales contaron con detalles y precisiones testimoniales la unión entre ambas. Además la documental que se acompañó fueron vastas, fotos, recibos, aviso fúnebre y mucha documentación.

El resultado en el trámite de la Caja fue negativo. Rechazaron la Pensión porque al momento del fallecimiento no existía el matrimonio igualitario. “Realmente una resolución vergonzosa, sin duda alguna sabía la Caja que el planteo era por “concubinato”, no por Matrimonio”, dice Luis Mac Kay.

Ante esto se apela ante la Fiscalía de Estado, acompañando aún más pruebas, para que luego de un tiempo rechazaran el planteo, no con los fundamentos que había vertido la Caja, sino sosteniendo que más allá de la cantidad de pruebas, “podrían haber sido socias y no necesariamente concubinas.

Una resolución que evidenciaba un procedimiento y resultado claramente discriminatorio de un Estado que se jactaba de tener una legislación moderna, pero que resolvía de manera arcaica. Ante esto, Luis y Marita deciden recurrir al INADI, planteando una discriminación en el tratamiento del caso, logrando un Dictamen contundente en donde se evidenciaba la discriminación en el trato recibido y en la meditación de la prueba aportada.

“A partir de allí, por cuestiones laborales propias y también por la posibilidad de ser acompañada por distintos organismos, es que ella continuó tramitando el reclamo con otras asesorías jurídicas, más allá de mensajes que cada tanto me mandara contándome las evolución de la causa” comenta Luis Mac Kay.

Y agrega, “hasta hoy, que recibí un mail que transcribo textual “Hola, Luis! Como te va? Te cuento que ayer me llamó la chica de la delegación Entre Ríos, para darme la buena noticia que me concedieron la pensión de María-Elena. Después del primer dictamen favorable de Inadi, por ahí en el 2016, no se cruzaron nuestros caminos, pero yo sigo muy agradecida por todo el apoyo y asesoría y gestión brindado por vos y todo tu familia. Todavía de la caja no tengo nada por escrito, ahora mi expediente se encuentra en delegaciones, y desconozco cómo sigue el trámite este”

Para finalizar su extenso posteo, Luis Mac Kay alega que, “con enorme alegría, digo, felicitaciones Marita por tu lucha y bien merecido este reconocimiento de derechos. Con la esperanza de que otras personas no tengan que recorrer tan largo camino para hacer valer los suyos, hoy me voy a dormir un poco más feliz”