Argentina y el Mundo | luna | Estados Unidos | cambio climático

La oscilación de la Luna provocará inundaciones récord en la década de 2030

La sumatoria del aumento del nivel del mar por el cambio climático, y un bamboleo en la órbita de la Luna podría producir inundaciones récord a mediados de la década de 2030.

La suma del efecto del aumento del nivel del mar, y mareas más altas generadas por el comportamiento de la Luna podrían producir muchas inundaciones recurrentes en 2030.

El cambio climático ya ha generado un aumento en la frecuencia y gravedad de los huracanes y otros fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo. Pero en un horizonte relativamente cercano hay una amenaza más pequeña y menos ruidosa que podría causar estragos en las costas como las de Estados Unidos. Las inundaciones por marea alta se producen en las zonas costeras cuando las mareas alcanzan unos 0,6 metros por encima de la media diaria de la marea alta y comienzan a inundar las calles o a filtrarse por los desagües pluviales. Algunos las llaman “inundaciones molestas”.

Estas inundaciones que afectan a ciudades como Miami, son más una molestia que una auténtica calamidad, inundando calles y casas, obligando a cerrar negocios y provocando el desbordamiento de pozos negros, pero cuanto más duran, más daño pueden causar. De acuerdo a lo relevado por LiveScience, Estados Unidos experimentó más de 600 de estas inundaciones en 2019, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Ahora, un nuevo estudio liderado por la NASA advierte que las molestas inundaciones se convertirán en algo mucho más frecuente en Estados Unidos tan pronto como en la década de 2030, y se espera que la mayor parte de la costa de Estados Unidos vea de tres a cuatro veces más días de inundación de marea alta cada año durante al menos una década. El motivo: el comportamiento de la Luna sumado al cambio climático.

Los efectos se suman

El estudio, publicado en junio en la revista Nature Climate Change, advierte que estos días adicionales de inundación no se repartirán uniformemente a lo largo del año, sino que es probable que se agrupen en el transcurso de unos pocos meses; las zonas costeras que ahora se enfrentan a sólo dos o tres inundaciones al mes pronto podrían enfrentarse a una docena o más. O sea que en algunos lugares se multiplicaría hasta por cuatro.

Los investigadores advierten que estas prolongadas temporadas de inundaciones costeras causarán importantes trastornos en la vida y los medios de subsistencia si las comunidades no empiezan a planificarlas ahora. "Es el efecto acumulado a lo largo del tiempo lo que tendrá un impacto", dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Phil Thompson, profesor asistente de la Universidad de Hawaii. "Si se inunda 10 o 15 veces al mes, un negocio no puede seguir funcionando con su aparcamiento bajo el agua. La gente pierde su empleo porque no puede ir a trabajar. Los pozos negros que gotean se convierten en un problema de salud pública".

Son varios los factores impulsan este aumento previsto de los días de inundación. Por un lado el sostenido aumento en el nivel del mar. A medida que se calienta la atmósfera, el hielo glacial se derrite a un ritmo récord, vertiendo enormes cantidades de agua de deshielo en el océano. Como resultado, el nivel medio del mar ha subido entre 21 y 24 centímetros desde 1880, y un tercio de esa subida se ha producido en los últimos 25 años, según la NOAA. Para el año 2100, el nivel del mar podría aumentar entre 0,3 m y 2,5 m por encima de su nivel en el año 2000, dependiendo de la medida en que los seres humanos limiten las emisiones de gases de efecto invernadero en las próximas décadas.

Los encantos de la Luna

Más allá de este escenario, una ayuda vendrá de fuera de la atmósfera. La Luna influye en las mareas, pero la fuerza de su atracción no es igual de un año a otro; la Luna tiene un "bamboleo" en su órbita, alterando ligeramente su posición respecto a la Tierra en un ciclo rítmico de 18,6 años. Durante la mitad del ciclo, la Luna suprime las mareas en la Tierra, lo que provoca mareas altas más bajas y mareas bajas más altas. Durante la otra mitad del ciclo, las mareas se amplifican, con mareas altas más altas y mareas bajas más bajas, según indicó la NASA.

Hawaii

Otros de los lugares muy afectados será Hawái donde un cambio en el comportamiento de la Luna ayudará a producir inundaciones costeras recurrentes.

Actualmente nos encontramos en la parte del ciclo que amplifica las mareas; el siguiente ciclo de amplificación de las mareas comienza a mediados de la década de 2030; y, para entonces, el nivel global del mar habrá subido lo suficiente como para que esas mareas altas, más altas de lo normal, sean especialmente problemáticas, según los investigadores.

Por el efecto combinado del aumento del nivel del mar y el ciclo lunar, las inundaciones por mareas altas aumentarán rápidamente en toda la costa de EE.UU, que por su disposición estarían altamente afectadas. En poco más de una década, las inundaciones por mareas altas pasarán "de ser un problema regional a un problema nacional, con la mayoría de las costas estadounidenses afectadas", escribieron los autores. Otros elementos del ciclo climático, como los fenómenos de El Niño, harán que estos días de inundación se agrupen en determinadas partes del año, dando lugar a meses enteros de incesantes inundaciones costeras.