Argentina y el Mundo | Madre | Copnaf | Salud

Madre responsabiliza al Copnaf por la salud de su hija

Madre responsabiliza al Copnaf por el deterioro en la salud de su hija, Después pasó a un hogar de Gualeguay donde también hubo riesgo para su vida.

María fue excluida de su hogar por recomendación del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia. Su historia fue contada en noviembre pasado.

Se narró en su momento que, al cuidado del Copnaf, la nena sufrió una violación en el dispositivo de alojamiento La Cigarra. Se contextualizó el episodio, gravísimo, relatando las condiciones laborales de empleados y profesionales del lugar. Es que cuando ocurren este tipo de situaciones con menores bajo resguardo del organismo, las autoridades políticas suelen trasladar responsabilidades a los agentes de menor rango. Al menos así lo cuentan esos trabajadores que, a diario, le ponen el cuerpo a realidades demasiado dramáticas. “El hilo siempre se corta por lo más delgado”, remarcaron varios de ellos en diálogo con ANÁLISIS.

A la violación que sufrió María en el dispositivo de alojamiento transitorio La Cigarra, y que tuvo severas consecuencias que se investigan en la Unidad de Violencia de Género del Poder Judicial provincial, sucedieron otras situaciones igualmente graves. Todas en medio de la institucionalización de la chica que tiene 14 años.

La mamá de María, desesperada, acudió la semana pasada al programa Códigos (Canal Once). La mujer también facilitó información sobre la atención que ha brindado el organismo entrerriano de niñez y familia a su hija. “Mi nena ha empeorado su situación desde que está bajo el cuidado de Copnaf. Entregué una nena educada y ahora es una adolescente totalmente trastornada y mal medicada”, contó e hizo responsable a la institución por las secuelas que sufrirá la chica de ahora en más.

Que pasó

La mamá de María relató por qué su hija terminó institucionalizada en Copnaf. Dijo que hace unos dos años, en la familia hubo una crisis emocional a partir de un duelo y que, en medio de esa pérdida, ocurrió otra: la separación de su marido y padre de sus hijos. La niña que entonces tenía 12 años venía con un padecimiento mental previo, el contexto agudizó la patología y la llevó a consumir pastillas. Su madre que es profesional de salud y se desempeña en dependencias estatales, llevó adelante determinadas acciones para sacar a la menor de ese trance. También llamó al Copnaf y puso en conocimiento la situación. Eso decantó en la institucionalización. La niña fue excluida del hogar materno y dejada al cuidado de un tío, en contra de su voluntad. Después pasó a un hogar de Gualeguay donde también hubo riesgo para su vida y posteriormente fue trasladada de vuelta a Paraná.

Durante la cuarentena María estuvo en su casa, pero pidió volver a la residencia. Apenas ingresó a La Cigarra, en agosto de 2020, fue violada por un joven que estaba alojado en el mismo lugar. Debió ser internada de urgencia en el Hospital San Roque. Cuando se recuperó volvió a La Cigarra, aunque ella pedía no volver allí. La pasaron a Mujercitas, donde rápidamente manifestó problemas con una compañera. Alojada en ese espacio tuvo el último intento de suicidio. En oportunidad, las consecuencias fueron gravísimas. Derivaron en cuatro cirugías y la colocación de distintas prótesis. La joven quedará con secuelas en el habla y en una pierna.

“Por meses no tuve noticias de mi hija. Ella intentó suicidarse bajo el cuidado del Copnaf. Desde el momento que el Copnaf tomó intervención a mi hija le empezaron a suceder estas cosas. En cuarentena mi hija estuvo en mi casa y se olvidaron de ella. Estaba muy angustiada y dictaron una medida de protección por la cual la llevaron nuevamente a una institución, La Cigarra de calle Cervantes. Allí fue violada. El Copnaf debía garantizarle cuidadora las 24 horas y ese día no había cuidadora. La llevaron al hospital y después la retornaron nuevamente a La Cigarra. Después se escapó e intentó quitarse la vida nuevamente. Eso fue en noviembre. Las consecuencias físicas fueron muy graves. Ella decía que estaba muy mal donde estaba. Actualmente está internada, ya pasó por cuatro cirugías, le tramité diferentes prótesis. Tuvo fractura de mandíbula, maxilar, de un hueso del oído, expuesta de fémur”, detalló la madre al programa Códigos. “Quedará con secuelas para caminar y en el habla”, acotó.

“Mi hija no va a quedar bien, ni de la pierna ni de la mandíbula. ¿Quién se hace cargo de las secuelas? Es cierto que en 2019 no la pude contener. Pero desde entonces estoy haciendo tratamiento. Una de las trabajadoras sociales que la acompañaba mintió en un informe diciendo que yo no iba a terapia, pero durante cuarentena iba igual. Eso está documentado, que la trabajadora mintió, puso que desde la escuela denunciaron maltrato, en el expediente está informe de directora de la escuela diciendo que yo era una madre responsable, dispuesta a todas las entrevistas que me citaron, que sugirieron tratamiento psicológico dado que ella tiene problemas para integrarse. A ella eso siempre le costó. Es una situación que no supe cómo actuar. Respecto a medicación también tuve mi opinión y no fui escuchada. Yo sé que la medicación que le dan, en chicos de su edad producen ideas suicidas. Ya sugerí al psiquiatra otra medicación y me dijo que no, pero y es evidente que no funciona. Nadie hace nada. Si mi hija está en residencia y continúa con esa medicación va a empeorar su estado de salud, aunque yo vaya todos los días”, alertó la madre, según la información brindada a este medio.

La mujer acudió a los medios porque sostiene que todas las intervenciones y lo que ha ocurrido con su hija al resguardo del Copnaf “ha sido tapado”. “Me preocupa que el Copnaf cuando la mande a otra residencia cuando le den el alta en el hospital. A mi hija le han ocasionado más daño mental del que tenía. Bajo mi cuidado siempre la llevé a sus tratamientos”, concluyó.

Condiciones laborales

Por su parte, agentes y promotores de salud del Copnaf denuncian las condiciones laborales en las cuales se desempeñan. Hablan de falta de recursos económicos, técnicos y profesionales. Apuntan también al sistema de funcionamiento de las residencias y las condiciones salariales, entre otros puntos. "No tenemos respuestas del organismo cuando pedimos reuniones para rever algunas cuestiones", sostienen.

Cabe señalar que en noviembre pasado, el Senado de la provincia dio el visto bueno a los pliegos de la nueva conducción del organismo, compuesta por los abogados Gabriel Leconte y Alejandra Ramírez, ambos bendecidos por la ex titular de la institución y actual ministra de Desarrollo Social, Marisa Paira.