Locales | mamá | pandemia | Nerina Velázquez

El desafío de ser mamá primeriza en plena pandemia

Nerina Velázquez fue mamá primeriza en junio, en plena pandemia. Dialogamos sobre sus sentimientos al respecto y el desafío que significó para ella.

La pandemia fue un desafío para todas aquellas madres que se vieron en la encrucijada de enfrentar el miedo a que el virus entre en sus casas y contagie a sus pequeños. Pero sin dudas, el ser mamá primeriza en pleno auge del Covid-19, no solo es un desafío para Nerina, sino una experiencia que nunca pensó atravesar.

Nerina Velázquez es Licenciada en Terapia Ocupacional, tiene 29 años y es mamá primeriza de Alina, de 4 meses.

Para ella, ser mamá primeriza en plena pandemia, fue difícil incluso en el pre parto, porque tuvo que adaptarse a la nueva normalidad en un montón de cuestiones, desde el curso pre parto, que debió realizarlo de manera online, sin poder compartir sus dudas y miedos con otras mamás, hasta restringir las visitas de sus familiares y amigos, una vez nacida la beba.

El momento del nacimiento de Alina fue duro, si bien ella había pensado de antemano estar solo con papá de la beba durante los días de internación, “fue duro porque por ahí la necesidad de afecto en ese momento o de un acercamiento más corporal con las personas que uno quiere no fue posible”, comentaba Nerina Velázquez

Y proseguía me lleno de incertidumbres el tema de los contagios, la posibilidad de que pudiese contagiarme yo durante el embarazo, y durante los primeros días de Alina, el temor era que se contagiara y no tuviera las defensas suficientes para llevar adelante la enfermedad. Ahora en realidad el miedo y el foco esta en tratar de no contagiarnos los papás para poder darle la mejor atención posible a ella Y proseguía me lleno de incertidumbres el tema de los contagios, la posibilidad de que pudiese contagiarme yo durante el embarazo, y durante los primeros días de Alina, el temor era que se contagiara y no tuviera las defensas suficientes para llevar adelante la enfermedad. Ahora en realidad el miedo y el foco esta en tratar de no contagiarnos los papás para poder darle la mejor atención posible a ella

La restricción de visitas de familia y amigos fue algo que tuvieron que asumir. “Con respecto a las visitas la idea siempre fue que sean un poco limitadas sobre todos los primeros días y siempre con todos los recaudos. Más bien fueron con familiares directos que la vinieron a conocer y demás”. “Las visitas de nuestras amistades, han sido más acotadas que lo que pensábamos que serian y esto se está extendiendo. Cuando empezábamos a intentar vincularnos más con nuestros amigos, que empezaran a pasar más tiempo con ella, volvimos a fase 3 y volvimos a restringir todo”

Ante todo esto, le consultamos a Nerina Velázquez que significa ser mamá para ella. Y respondió “para mi ser mama es distinto a lo que van a decir todas las mamas, es un desafío, me corro del lugar de la maternidad color de rosa. Ya que para mi la maternidad conlleva un montón de cosas, momentos lindos, momentos no tan lindos, momentos donde uno tiene que dejar de lado cuestiones personales que por ahí no hubiese dejado en otro momento”. Y continuaba “Pero asimismo eso no quita que la ame y que este enloquecida con la gorda, tenemos un vínculo muy apegado, estamos muy juntas todo el tiempo, tenemos mucho apego, mucho colecho”

Con respecto al desafío que Nerina Velázquez plantea, cerca del final indagamos más. “Es un desafío porque para mí es difícil dejar de trabajar, de ser yo una persona sola para estar con una persona a cargo las 24hs, pero eso no quita que sea hermoso y que no lo vuelva a elegir”

“Porque para mí ser mama fue una decisión, fui mama por elección, por decisión y es un desafío en el día a día y una necesidad de reorganizar rutinas, roles, toda mi vida en base a las necesidades de ella y de lo que va surgiendo”, culmina Nerina Velázquez. “Porque para mí ser mama fue una decisión, fui mama por elección, por decisión y es un desafío en el día a día y una necesidad de reorganizar rutinas, roles, toda mi vida en base a las necesidades de ella y de lo que va surgiendo”, culmina Nerina Velázquez.