Provinciales | Marcela Antola | Gualeguay | radicalismo

Quién es Marcela Ántola, la mujer de Gualeguay a un paso del Congreso

Ocupa el segundo lugar en la lista que encabeza Rogelio Frigerio. Los pronósticos de propios y ajenos dan por hecho que en diciembre será diputada.

Dos días antes del cierre de listas, Marcela Ántola celebraba en redes sociales el anuncio que otra mujer de su ciudad, Dora Bogdan, iba en la lista de Rogelio Frigerio. Unas horas después, negociaciones de cúpula de por medio, el puesto era para ella.

¿Quién es? ¿Marcela Ántola? ¿Con acento en la A? ¿Concejal? Al cierre de listas, se repetían estas preguntas entre la dirigencia política, en los medios que cubren el proceso electoral y hasta entre quienes debían anotar los nombres correctamente para presentarlos a tiempo a la Justicia Electoral.

Ántola tiene 56 años. Es madre de dos hijos, Santiago de 30 y Facundo de 29. Vive con Oscar, su pareja desde 2008. Es comerciante, titular de una zapatería. Cumple su segundo mandato como concejal de Juntos por el Cambio, siendo parte de un proceso político que en su ciudad arrancó en 2015, con la vuelta del radicalismo al gobierno de Gualeguay, de la mano del intendente fallecido, Federico Bogdan.

image.png

Su infancia transcurrió en Gualeguay, con algún paso por la ciudad de Colón en 1976 cuando su padre fue nombrado Defensor de pobres y menores en Colón. A fines de 1977 lo trasladaron a Gualeguay con el cargo de juez Civil y Comercial del gobierno de facto.

Ántola inició su militancia en el radicalismo a los 18 años, con la reapertura democrática y siguiendo a Raúl Alfonsín en sus actos como Presidente. Coincidía ese momento de importante movilización política y social con su inicio en la vida universitaria en Buenos Aires, enrolada en Franja Morada. Desde aquellos años sostiene un vínculo fuerte de amistad con hermanos de Atilio Benedetti, con quien comparte la lista de Juntos.

Su elección fue la carrera de Medicina, la que cursó hasta tercer año. Las dificultades económicas la llevaron a buscar trabajo lo que, finalmente, le impidió continuar su formación universitaria. Trabajó muchos años en empresas de seguros y se especializó en caución y garantías aduaneras. Volvió en 1994 a Gualeguay, ya con hijos.

Entre las figuras del radicalismo elige a dos: Arturo Illia y Florentina Gómez Miranda en tanto impulsora de derechos y del lugar de la mujer en la política. En distintos momentos, ocupó cargos en la conducción del partido en su ciudad a nivel del Comité provincial.

La precandidata integra la lista que encabeza Frigerio merced a un acuerdo entre el exministro de Mauricio Macri y el porteño Martín Lousteau. La relación con el economista viene desde hace tiempo, desde que el exfuncionario de Cristina Kirchner decidió su inserción en las filas de la UCR. Desde esta posición, Ántola es parte de Evolución Radical en Entre Ríos, fuerza que tiene una pata fuerte en Paraná y entre sus referentes tiene al presidente del Comité Capital, Ramiro Pereira. Para la candidata, Lousteau conduce un espacio que tiene posibilidades de ampliar el radicalismo para de esa manera fortalecerse.

image.png

Defiende la paridad, tal como se aprobó en Entre Ríos, contemplando también su principio no sólo para la política y la gestión pública sino también para las organizaciones de la sociedad civil. Para Ántola, la ley votada en noviembre pasado, constituye una herramienta para lograr niveles de equidad que se hacen necesarios. Entiende que esta ley se constituirá, a largo plazo, en un mecanismo de transformación del rol de las mujeres en la sociedad. Cree que este recurso alcanzará a tener impacto, finalmente, en las “mesas de decisión” en términos políticos y de gestión.

“El cupo fue una gran herramienta para que las mujeres podamos estar visibilizadas y la paridad es una de las mayores conquistas”, afirma.

En su agenda, es prioridad para tratar en el Congreso de la Nación la problemática de la economía informal, realidad que alcanza a un 35% de los entrerrianos, según sus estimaciones.

De este universo, pone especial hincapié en plasmar iniciativas que atiendan a la economía del cuidado. Desde su perspectiva, el Estado debe atender a la realidad que se presenta generando desigualdades: las tareas domésticas y de cuidado recaen casi exclusivamente sobre la mujer y no son remuneradas.

Además, la gualeya quiere abocarse también a asuntos vinculados al medio ambiente, especialmente a lo que refiere a la transformación cultural y a la educación. La movilización de la población en torno a los incendios en los humedales la han llevado a la idea que hay una sensibilización de la comunidad que debe fortalecerse. Ocupada en estos asuntos, dedica algún tiempo a la huerta en su domicilio. De todos modos, hace poco más de diez días está abocada a la campaña de la lista Juntos. Una rutina que no esperaba.