Locales | Marina Petroff | proyecto | gobierno

Marina Petroff: Creatividad ante la Furia

Ni entre nosotros nos ponemos de acuerdo, mínimo es lo que señalan desde las esferas provinciales. Buscamos la opinión de Marina Petroff  sobre la Gestión y por los dos proyectos para imponer nombres del camino al Puerto, que ya lo tenía  ese tramo de la ex ruta 136,  Dr. Bartolomè Vasallo. 

Se conocen, fueron colegas: ¿Qué piensa del proyecto de la Diputada Paola Rubatino?

La verdad es que no me sorprende para nada el proyecto presentado por Paola Rubatino, es parte de su lógica y su pertenencia a un sector que tiene un modo de entender y actuar la política.

No me interesa donde nació, no es amigable pensar que para ser “gualeyo” se tenga que nacer acá, así que no creo que se trate de eso como muchos dicen. Fui concejal opositora en la gestión Erro donde ella era oficialista y entonces presentó el proyecto de cambiar el nombre de la Avda. Illia por la de Néstor Kirchner, sin consensos, resistiendo desde la pequeña minoría que éramos su insistencia a pesar de la disidencia de los vecinos de la zona y a pesar de la validez de todos los argumentos. Ese es un antecedente que puedo nombrar, pero no el único.

Acá se trata de furia, eso es lo que mueve a la diputada y a su espacio, porque son autoritarios y el autoritarismo siempre busca destruir a quienes no los votan o a quienes piensan diferente; buscan quitarle a sus enemigos políticos y sólo darle a sus amigos. El ejemplo más claro y reciente es el atropello del Gobierno Nacional sobre CABA y la quita de coparticipación.

Los mueve la furia y la venganza contra una ciudad que votó como intendente a Federico Bogdan y no a Rubattino, una ciudad que de manera espontánea promovió el nombre del que después de tantas promesas de tantos gobiernos, concretó el camino al Puerto para así llamarlo, como ese que hizo las cosas bien en la Gestión, mientras otros se retiraron del gobierno que integró la diputada, llenos de causas en la justicia… En fin, no hay secretos en la razón de este proyecto..., es lógico.

El Intendente de esta ciudad falleció por Covid. ¿Cómo ve la gestión sin Bogdan?

A Gualeguay entera le dolió. Con la partida de Federico Bogdan la gestión queda golpeada, todos quedamos golpeados. Federico era un tipo querido por todos los sectores, más allá de cualquier diferencia y es real que parece ser difícil empardarlo, sin embargo, si bien no conozco a todo el equipo, hay gente competente y honesta que toma la posta.

A la gestión le toca ahora seguir la carrera en un camino empedrado. Ya no es el 2015, se gobierna en pandemia y en medio de un empobrecimiento generalizado, el gobierno provincial se hace cargo de muy poco y deja muchos huecos que la Municipalidad tiene que correr a atender y, encima, en cuanto puede, mete un ajustazo que la legisladora por Gualeguay acompaña; la obra pública nacional es inexistente y la inflación no perdona.

Sé que Verónica tiene gran capacidad de trabajo; Dorita es imparable porque tiene la impronta de su hermano, sé muy bien que Efraín cuenta con experiencia. Sé muy bien que Gustavo Ipoutcha es impecable en sus concepciones y manejo de la cartera. La incorporación de Casiano Otaegui para coordinar el gabinete parcialmente modificado puede funcionar bien por sus características personales. Las cuentas en orden garantizan siempre una gestión limpia pero...

¿Qué perosss…, Petroff?

Aún faltan tres años de gestión; yo no soy de las que creen que Gualeguay es un nicho aislado de la incidencia de la Provincia y la Nación, por eso, por más lindo que sea el slogan de “Por Gualeguay", no podemos ser necios y, guste o no, hay que mirar la realidad a los ojos y entender que el “ todos juntos, sin diferencias, sin pelear” simplemente no puede ser, la grieta existe y está bien que así sea porque no es lo mismo tener el objetivo de mejorarle la vida al ciudadano, que tener la voracidad de ir por todo como el PJ en el gobierno.

No es lo mismo la libertad que los aprietes y el autoritarismo, no es lo mismo la honestidad que la corrupción y la carrera por la impunidad. La normalización, la pacificación, llegarán cuando los autores del daño paguen.

No es lo mismo, te decía, y Fernández Díaz lo expresó muy bien “su parábola de crecimiento coincide exactamente con nuestra curva de decadencia”. Por eso, si le sumamos lo que vendrá como castigo sobre todos los gobiernos no PJ, debe quedar claro que no se puede confiar porque pronto llega la traición, llega en un proyecto de nominación del camino al Puerto, llega en una mano levantada para votar el ajuste, llega en quitas de coparticipaciones.

Creo que si la Gestión de Verónica pone el foco en la creatividad para continuar con obras que sigan solucionándole problemas a la gente sin requerir inversión nacional o provincial, con recursos genuinos y humanos como el “Tené tu Casa”, por ejemplo. Y que si confían en el estrictamente necesario análisis político de situación de quienes puedan tener la lectura necesaria para ver venir los embates del PJ con antelación que les permita sortear las dificultades, podrá esta gestión salir con pocos rasguños de la decadencia a la que nos conduce sin escalas el gobierno nacional y su socio en Entre Ríos.