Locales | medidas | gobierno | Presidente

Tensiones, medidas e incertidumbre

"Un aumento vertical de casos" en las últimas dos semanas en Gualeguay era el panorama que detallaba el director asociado del hospital San Antonio, Dr. Gonzalo Jáuregui, a nuestro matutino.

Esta tendencia, que también se viene registrando en la provincia y el país, preocupa a las autoridades, lo cual llevó a que el presidente Alberto Fernández anunciara una serie de restricciones destinadas a frenar el avance de la pandemia.

Al igual que sucedió la semana anterior, el gobierno nacional instó a los gobiernos provinciales a actuar en sintonía con las disposiciones que establecía, pero, nuevamente, no logró que gran parte de los mandatarios provinciales aplicaran esas restricciones con el mismo tenor en sus territorios.

La vuelta a la virtualidad de las clases dispuestas por el presidente para AMBA desató una verdadera tormenta. En Entre Ríos, si bien todavía no se habían anunciado formalmente las medidas que se adoptarían, ya se dejaba entrever que la continuidad de clases presenciales no sería uno de los puntos a rescindir.

Poco después de conocidas las medidas anunciadas por el gobierno nacional, Bordet manifestó en redes sociales que: “Vamos a sostener la presencialidad en las escuelas. Debemos preservar este ámbito seguro y cuidado para asegurar el derecho a la educación”.

En sintonía, el presidente del CGE, Martín Müller, consideraba que “nuestra provincia tiene una población bien repartida, no representa el mismo escenario que tiene el AMBA” por lo cual "La escuela debe ser un ámbito que debe seguir teniendo continuidad en forma presencial”.

Martín Müller defendió la oferta de aumento del gobierno a docentes

Esa continuidad dependerá de la evaluación que el Ministerio de Salud provincial haga de la evolución del escenario epidemiológico en Entre Ríos, aunque la Ministra de Salud Sonia Velázquez recalcó que en las escuelas: “Tuvimos muy pocos contagios, no se dan en los ámbitos escolares (…) El contagio se da en el tránsito de los adultos para transportar, llevar o fuera de los ámbitos donde interactúan los adultos responsables de esos niños”.

Pese a ello, la CTERA solicitó al Ministerio de Educación de la Nación y Ministerios Provinciales Educativos la suspensión temporal de la presencialidad en aquellas localidades, departamentos o distritos donde el aumento de casos ha sido exponencial en los últimos 14 días, lo que promete ser otro punto de conflicto.

hospitalsanantonio.jpg

En esa línea, la secretaria General de la Seccional Paraná de AGMER, Susana Cogno, expresó que “la escuela no es un ámbito aislado, si en la sociedad el crecimiento de casos es exponencial en las escuelas va a pasar lo mismo, y de hecho tenemos tanta gente aislada, hisopada o enferma como el conjunto de la sociedad. Las autoridades se han creído esto de la burbuja pero la escuela no es una burbuja porque para llegar a ella transitamos, subimos a un colectivo, hablamos con gente, en la escuela trabaja mucha gente, y hasta hay niños con Covid”.

A ello, agregó que “el plan de vacunación no nos ha llegado, los docentes se vacunaron en un escaso número, por eso estamos muy preocupados porque esto ya debería estar solucionado y ya estamos a mitad de abril cuando para retornar a la presencialidad habíamos puesto como condición estar todos vacunados”, razón por la que consideró que: “es necesario parar dos semanas para frenar la circulación (…) dos semanas donde hay que desinfectar todas las escuelas y garantizar el sistema de transporte”.

En tanto, desde el Pro Gualeguay celebraron “que nuestro Gobierno Provincial no adhiera a las nuevas medidas anunciadas por el Presidente Alberto Fernández, asegurando en Entre Ríos, que las clases continúen de forma presencial” y consideraron que “Es hora de que el gobierno nacional abra los ojos y escuche a la oposición”. En ese sentido, el presidente del Pro local, Marcelo Meda indicó a nuestro matutino: “Está demostrado que las clases no ocasionan más contagios, las aulas más peligrosas son las que están cerradas” y que “La economía ya no da para más, venimos de un año donde apostaron al cierre total y las consecuencias las estamos pagando, vemos que hay una recesión total”.

En esa misma línea se expresaron desde el radicalismo Gualeguay. Así, desde Unidad Radical manifestaron: “En momentos de crisis profundas como la que atravesamos, el consenso y la convocatoria a todos los sectores políticos es imperiosa” y sostuvieron que el gobierno nacional “Con más improvisación que expertise, sin consensos ni aval estadístico o científico, nos muestran a los argentinos hasta dónde puede llegar el autoritarismo”.

Conocidas las medidas adoptadas por el gobierno provincial, en Gualeguay el Comité de Emergencia se iba a reunir en la tarde de ayer para analizar la situación local y la adopción o no de nuevas restricciones. Finalmente, la reunión se postergó para mañana.

Por el momento todo indica que tanto Gualeguay como la provincia van a intentar resistir la implementación de medidas más duras durante todo el tiempo posible. Se verá si un cambio en la situación epidemiológica obliga a adoptar medidas más fuertes. Después de todo, la Ministra de Salud provincial también destacó que “Hay mucho cansancio y el sistema sanitario no puede expandirse más". Ese será el límite.

Si hay algo en lo que todos coinciden es que ya no hay margen para volver a Fase 1. Ni la gente, ni la economía duramente golpeada por la pandemia resisten una restricción de ese tipo. Eso y el desborde del sistema sanitario son los dos principales puntos de tensión que tratan de equilibrar el gobierno nacional, provincial y local. Habrá que ver cual prima esta vez en la balanza.

Rodrigo Cassella