Locales | Micaela García | Pavón | casación

Caso Micaela García: no habrá segundo juicio a Pavón

La Sala Penal anulan fallo de Casación y no habrá segundo juicio a Pavón Femicidio de Micaela García

El voto que funda la posición de la Sala Penal lo firmó el vocal Daniel Carubia -al que adhirieron Miguel Ángel Giorgio y Claudia Mizawak-, que hizo lugar a la impugnación extraordinaria presentada por la defensa técnica de Néstor Roberto Pavón, declaró la nulidad parcial de la sentencia de Casación en cuanto anuló la sentencia del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay respecto de la intervención de Pavón en el asesinato de Micaela García, y en cuanto rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa técnica de éste.

Y consideró “erróneamente concedidos y mal admitidos por la Sala N° 1 de la Cámara de Casación Penal los recursos de casación de las acusaciones pública y privada impugnando la condena dictada contra el encartado Néstor Roberto Pavón, reenviando las actuaciones a la Casación interviniente a fin de que, debidamente integrado el tribunal, trate y se pronuncie respecto del recurso de casación oportunamente deducido por la defensa técnica de Néstor R. Pavón”. Y consideró “erróneamente concedidos y mal admitidos por la Sala N° 1 de la Cámara de Casación Penal los recursos de casación de las acusaciones pública y privada impugnando la condena dictada contra el encartado Néstor Roberto Pavón, reenviando las actuaciones a la Casación interviniente a fin de que, debidamente integrado el tribunal, trate y se pronuncie respecto del recurso de casación oportunamente deducido por la defensa técnica de Néstor R. Pavón”.

De ese modo, se cae la posibilidad de que en el caso Micaela García haya un nuevo juicio, como había resuelto Casación, para analizar la conducta de Pavón, ya condenado a cinco años de prisión por encubrimiento.

“Si bien es verdad que la sentencia de Casación, que confirma íntegramente la condena dictada contra Wagner, en el asesinato y violación de Micaela García; la cual establece con precisión que éste actuó solo en el hecho, y a la vez manda a juzgar nuevamente la conducta de Pavón como supuesto coautor del mismo hecho, contiene una clara falta de coherencia intrínseca, ello, de todos modos, resulta insuficiente y por completo irrelevante para una eventual afectación invalidante del pronunciamiento sentencial contra Wagner”, aclaró Carubia.

Y agrega: No obstante, toda esa elucubración argumental de la defensa recurrente se diluye por completo y desaparece frente a la conclusión a la que arribo precedentemente respecto de impugnación extraordinaria de la defensa de Pavón, toda vez que, al invalidarse la decisión casacionista puesta en crisis y declararse erróneamente admitidos los recursos de casación de las acusaciones -pública y particular-, lo cual redunda en la confirmación de la condena de mérito contra Pavón por el encubrimiento, pierde todo sentido único el agravio que, dotado de algún argumento fundante, intenta esgrimir la defensa de Wagner”.

La Sala Penal concluye que “sólo cabrá concluir que la condena dictada por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay contra Néstor Roberto Pavón (…) acoge íntegramente la acusación alternativa formulada por el Ministerio Público Fiscal y por la querella particular contra aquél y, por consiguiente, no verificándose a su respecto ninguna de las circunstancias habilitantes de la potestad impugnativa de la acusación -pública y privada-(…), deviene palmariamente ilegítima la admisión de los recursos de casación articulados por el Ministerio Público Fiscal y por la querella particular contra ese extremo de la sentencia señalada”. La Sala Penal concluye que “sólo cabrá concluir que la condena dictada por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay contra Néstor Roberto Pavón (…) acoge íntegramente la acusación alternativa formulada por el Ministerio Público Fiscal y por la querella particular contra aquél y, por consiguiente, no verificándose a su respecto ninguna de las circunstancias habilitantes de la potestad impugnativa de la acusación -pública y privada-(…), deviene palmariamente ilegítima la admisión de los recursos de casación articulados por el Ministerio Público Fiscal y por la querella particular contra ese extremo de la sentencia señalada”.

Luego, y en la ya clásica puja entre la Sala Penal y la Casación, Carubia escribe: “Ello da enteramente por tierra, sin necesidad de mayor profundidad, la extensa argumentación de la Casación intentando descalificar el exhaustivo análisis probatorio que efectúa el Tribunal de Juicio y su muy fundada conclusión respecto de la acusación principal contra Pavón, pretendiendo encontrar en esa faena una imaginada e inexistente arbitrariedad, tratando con cierta despectiva soberbia y de modo peyorativo la abundante y excelente doctrina -ya clásica- consultada y seguida por el sentenciante”.

Dejá tu comentario