Nicolás Carboni | vida | Osvaldo Carboni

Nicolás Carboni: Se cumplió otro aniversario del asesinato

Este 5 de abril se cumplieron 17 años del asesinato de Nicolás Carboni ocurrido en el barrio El Molino cuando el joven había ido a recuperar su moto robada

Este 5 de abril se cumplieron 17 años del asesinato de Nicolás Carboni ocurrido en el barrio El Molino cuando el joven de 17 años había ido a recuperar su moto robada. Nicolás fue asesinado de un disparo en el estómago, en un hecho que conmocionó a Gualeguay. El Debate Pregón dialogó con Osvaldo Carboni, padre de Nicolás, respecto al tema.

“La verdad que esto siempre trae revivir lo que pasó aquel día y lo que toda la familia revivimos todos los días. Es algo que uno lo va a tener por siempre y lo va a llevar como una mochila que la tiene que acomodar de la mejor forma para seguir adelante por los que quedan, pero indudablemente que siempre esos días uno los siente de una manera diferente a los otros. El dolor es algo que va a persistir hasta el último día de la existencia de cada uno de los que lo queremos a Nicolás”, comenzó Osvaldo Carboni.

17799981_10211423360793020_7040684794836252919_n.jpg

Recordando las marchas multitudinarias en pedido de justicia, señaló: “Esto acompañó, nada quita el dolor que uno siente, pero sí agradecerle a toda la ciudadanía de Gualeguay porque a veces eso ayuda a sobrellevar el peso y el dolor que uno siente, la desazón porque uno queda como anulado, perdido, como que no tiene reacción, por lo menos me pasó eso de no saber dónde estaba, es algo que no se pude explicar y ojalá que nadie lo pase, ni que tenga que saber la experiencia que se siente en esos momentos”.

“Lamentablemente nos tocó a nosotros, ojalá que todo esto sirva para que no ocurra nunca más una asesinato de este tipo, pero vemos que sigue sucediendo, sucedió lo de Micaela, lo de Zárate, y desgraciadamente no vemos que esto deje de ocurrir o en algún momento el estado tome las acciones que debe tomar, porque acá hay una falta de estado total, ya sea por lo que es la sociedad, por el problema social, por las necesidades, por eso es un problema de estado, que no se hace un programa para que realmente estas cosas no sucedan. Este programa tiene que nacer de las necesidades básicas de cada ciudadano para que haya educación a todos, porque a veces, no es la necesidad, ya muchos que delinquen lo hacen por delinquir, pero si se los educa para que no lo hagan tal vez se podría hacer que no haya tanta violencia y asesinatos como ocurren no sólo en Gualeguay sino en la provincia y el país, uno prende la tele y lo único que ve todos los días es este tipo de hechos que son lamentables, con familias destruidas que tienen que salir a la calle para pedir justicia y que nada te devuelve porque a vos no te van a devolver a tu hijo y ese sentimiento lo vas a llevar adentro para toda la vida”, añadió.

En tanto, indicó: “Tenemos un flagelo muy grande en este país con respecto a la justicia, más allá de que pasamos por dos juicios, porque uno había estado mal hecho, se tuvo que hacer otro, que eso también es muy penoso porque uno tiene que atravesar por dos instancias y ver a esos criminales ahí con una impotencia terrible. Al final, creo que hasta por la misma presión de la gente los condenaron, hoy están casi todos libres, el asesino Giménez nomás que todavía está y no está porque anda más en la calle que estar preso, vive con las salidas transitorias. Ojalá que no vaya a ocurrir nada malo y que a nadie le pase, lo digo de corazón porque realmente aquellos que hemos perdido a un ser querido de esta forma, arrebatarle la vida a un joven de cualquier forma, pero de esta uno siente que te han quitado un pedazo de tu vida, nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otro y estos asesinos que no se quieren ni ellos mismos, porque no les interesa su vida, menos les interesa la vida ajena. Eso para uno que realmente si le interesa la vida de los demás, que quiere proteger no sólo a sus hijos sino a la sociedad y más en el compromiso que uno tiene como dirigente político, siempre hemos tratado de bregar justamente por el bienestar, pero esta gente no tiene esos códigos, es matar, robar porque sí, asesinarte por nada, y a veces no sé si no están en condiciones mentales para hacer lo que hacen, puede ser el efecto de la droga, el alcohol que es otro flagelo que estamos viviendo en nuestro país, que hace la mayoría de los delincuentes anden en esos estados y son capaces de cualquier cosa, están dispuestos a cualquier cosa y por eso sucede lo que sucede”.

En esa línea, sobre la llamada “puerta giratoria” de la justicia consideró: “Eso es terrible, a veces le echamos la culpa a la justicia, por ahí habría que hacer otro tipo de legislación para que la justicia actúe de manera diferente, siempre se le encuentra alguna salida al que delinque, para aquel que está siempre en regla, que paga los impuestos, que va todos los días a trabajar, para ese no se le encuentra ninguna salida, al contrario, cada vez más presión y justamente para pagar y sostener a todos los parásitos que existen en este país, porque hay que mantenerlos, pagarles la comida, los carceleros, la luz y debería haber un sistema que se lo pagaran ellos por sus propios medios porque han hecho un daño en la sociedad. Deberían pagarlo pero no lo hacen, por eso digo que el sistema está muy distorsionado, no hay un sistema que realmente haya un castigo y que se sienta para dar un ejemplo para los que están afuera de que no cometan esos delitos, pero sabiendo que por más delito que cometan van a entrar y salir cuando ellos quieran y encima los van a atender de primera, no les hace ningún tipo de meya que los metan presos porque saben que tarde o temprano van a poder salir a delinquir nuevamente y Dios libre y guarde, a asesinar a otra persona, a otro joven como me paso a mí. En ese sentido creo que el estado tiene que rever muchas cosas para que no vuelva a ocurrir”.

Por último, expresó´: “Agradezco a los medios y a la ciudadanía que siempre nos ha acompañado, no solo a mí, sino a Silvia, a mi hijo a Maru a Juani, que siempre han estado presentes acompañándonos incluso en las redes. Un mensaje que nos cuidemos todos y que Dios quiera que el estado pueda visualizar un sistema que pare este tipo de delitos y esta criminalidad que anda por todo el país y que no ocurra nunca más”.