Locales | país | informe | pobreza

La impericia política

La impericia política se agota ante los datos concretos. En esta semana, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) publicó un informe donde analizaba la situación de pobreza en el país antes de y durante la pandemia por coronavirus.

“La inseguridad alimentaria se incrementó casi 4 puntos entre 2019 y 2020, mientras que la situación más grave y que afecta de modo directo a los niños y adolescentes subió 1,5 puntos”, comentan en el informe. El documento está titulado como “Nuevos retrocesos en las oportunidades de desarrollo de la infancia y adolescencia de COVID-19. Tendencias antes y durante la pandemia”.

Esta «inseguridad alimentaria» de la que hablan alcanzó al 34,3% de los niños y adolescentes del país. La situación más severa en el interior del riesgo alimentario alcanzó al 15,6%. “Salvo las infancias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), en el resto de las regiones del país la pobreza supera el 50% y en la mayoría el 60%. No obstante, se destaca el incremento de la indigencia en la CABA que aun cuando su incidencia relativa en baja se duplicó en el último período” explica. En este sentido, advierten que hay sectores que se vieron más afectados que otros, y dan una concreta explicación.

“Los estratos sociales más afectados fueron el obrero integrado y estrato bajo, mientras que los más bajos y trabajador marginal se vieron más protegidos en el contexto de la reciente crisis”, comentaron en el informe (Fuente: El Intransigente https://elintransigente.com/2021/06/el-crudo-informe-de-la-uca-mas-del-50-del-pais-vive-en-una-situacion-de-pobreza/).

La pandemia del COVID-19 no sólo trajo crisis sanitaria sino que, también, una fuerte crisis económica. A esta situación, si le sumamos que la economía de nuestro país viene experimentando tambaleos constantes desde el 2009, no le depara nada bueno si las autoridades responsables no ponen manos a la obra.

La agenda política parece estar cada vez más distanciada de la agenda social. Esta cuestión redunda en los números citados en el primer párrafo. Con políticos que gobiernan encerrados en sus oficinas o funcionarios que están más pendientes de las encuestas y las alianzas electorales, la realidad nacional tendrá que seguir soportando que múltiples chicos y chicas no puedan acceder a alimentarse todos los días.

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina remarcó el acelerado aumento no solo en los niveles de pobreza, sino también en los de indigencia en 2020.

Y alertó particularmente sobre el impacto sobre la infancia: en el conurbano bonaerense y otras zonas del país, solo uno de cada cuatro chicos come todos los días. “Nuestra infancia se ve particularmente afectada por esta situación: en Argentina, más de la mitad de los chicos son pobres, porcentaje que alcanza casi el 75% en el Conurbano bonaerense y otras zonas del país. En estos lugares, de cuatro chicos que se sientan a una mesa, solo uno come todos los días”, denunció el informe ( Fuente: Noticias Urbanas https://www.noticiasurbanas.com.ar/noticias/informe-de-la-uca-solo-uno-de-cada-cuatro-chicos-come-todos-los-dias/).

Ante estos datos, es inviable pensar en un futuro prometedor para el país. Son generaciones que, si no se hace algo con urgencia, quedarán lamentablemente al costado del camino.

La clase política no puede permanecer absorta ante esta gravísima situación. Para eso fueron designados mediante el voto popular. Es momento de que terminen con sus acciones electorales y sus discursos de espalda a la sociedad. La realidad expone día a día que no hay tiempo para perder. Basta de impericia política.

Julián Lazo Stegeman