Locales | Pampita | Urquiza | trabajo

Empleados de Comercio: Supermercados El Pampita

Ayer se celebró el Día del Empleado de Comercio y en este marco dialogamos con Agustín Cejas, empleado de supermercados El Pampita

Agustín nos comentaba "Hace 15 años que estoy trabajando en El Pampita. Comencé a los 17 años con Carlitos Fahler en el puesto de repositor del depósito y luego fue pasando por distintos lugares como caja, carnicería"

Y continuaba "A mí me gusta mucho atender a la gente y aunque uno no esté bien, hay que ser amable y mostrar disposición para escuchar y responder. En este tiempo de pandemia, la gente está un poco más nerviosa, apurada, con miedo y uno tiene que mostrarse tranquilo"

Como expresé, comencé en depósito y luego pasé a atención al público en El Pampita de calle Monte Caseros, más grande que el de Urquiza, es más centro por lo que acuden clientes de varios sectores de la ciudad, en cambio en el de calle Urquiza es más familiar, nos conocemos más. De cualquier forma, el trato es siempre amable en forma recíproca; puede haber una relación más fluida con los cliente de Urquiza porque la mayoría son del barrio y van casi todos los días.

Desde hace un tiempo estoy en el Pampita de calle Urquiza cumpliendo la función de carnicero a la mañana, ayudando a Fabián, y a la tarde, de cajero. Si nos queda un tiempo libre, colaboramos unos con otros porque esa es la clave de una buena relación, que se ve reflejada al público; son 8 horas diarias en que un mismo trabajo nos convoca.

Cuando Carlitos Fahler falleció sufrimos un dolor muy profundo. Luego vino el cambio al hacerse cargo Rodrigo, uno de sus hijos, porque por la edad, las mentalidades son distintas, pero muy buenas personas los dos. La forma de trabajo nos ha llevado a actualizarnos en estrategias de venta, la disposición de la mercadería que le facilite la llegada a la gente con una sola mirada, estar atento para saber si no encuentra algo, o responder a los requerimientos, algo clave para que el cliente o para los que llegan por primera vez, que se sientan a gusto. La amabilidad, el respeto y el afecto para con todos y de todos son importantes para sentirse cómodo en un trabajo.