Locales | Precios | Nacional | Gobierno

Las mismas respuestas para los problemas de siempre

La inflación se aceleró al 3,5% en septiembre y marcó su mayor nivel en cinco meses, según los datos oficiales publicados por el INDEC el jueves pasado.

De esta manera, en los primeros nueve meses de 2021 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) ya creció más que en todo 2020. Más allá de las cuestiones puntuales de esta parte del año, sigue habiendo una inercia importante reflejada en la inflación núcleo, que no tiene en cuenta ni factores estacionales ni precios regulados y que trepó al 3,3%, por encima del 3,1% de agosto (Fuente: Santiago Reina para Ámbito https://www.ambito.com/economia/inflacion/la-se-acelero-al-35-septiembre-y-ya-acumula-37-lo-que-va-del-ano-n5298229).

Otra vez, el Gobierno Nacional se tropieza con la misma piedra. Busca respuestas ineficientes y añejas para los problemas de siempre. El “control de precios” es un ejemplo de esto. En esta línea, mantiene pocas probabilidades de surtir efecto.

En términos políticos, por un lado, el oficialismo continúa con su reordenamiento interno. En el plano económico, la macroeconomía nacional continúa con su camino por fuera del control gubernamental. Pocas son las soluciones que brinda la gestión actual a una crisis económica que se aceleró con la pandemia del COVID-19. La derrota en las PASO por parte del Frente de Todos fue un aviso de esta situación que pareciera que el Gobierno Nacional no quiere oír.

La llegada del nuevo Secretario de comercio, Roberto Feletti, con la vieja receta del “control de precios” responde más a una puja interna de poder de la coalición oficialista que a la búsqueda de una respuesta eficiente al problema del aumento sostenido de los precios en Argentina. De esta forma, se exhibe una vez más como el Estado se transforma en una arena de lucha en donde sus administradores compiten entre ellos y se preocupan más por el poder en sí que por brindar soluciones a la sociedad civil.

En fin, sobradas muestras ha brindado la historia económica nacional sobre el fracaso de las medidas de esta índole, como la propuesta por Feletti. Son años y años que parecieran no importarle ni a este funcionario ni al Gobierno en general. En este sentido, pareciera ser que los funcionarios de turno se manejan en un escenario o mundo paralelo donde pretenden llevar adelante modelos de gestión totalmente ineficaces.

Julián Lazo Stegeman