Locales | psicología deportiva | deporte | actividad física

Psicología Deportiva, por Ana María Zanini

"Quien vence a los demás es fuerte. Quien se vence a sí mismo es poderoso" dijo el filósofo chino Lao Tzé,

La psicología aplicada al deporte es la ciencia que se ocupa de todos los aspectos psíquicos presentes en toda actividad física o deportiva. Digamos que toda acción deportiva implica sensaciones, pensamientos, emociones, voluntad e inteligencia.

Desde el primer acto que inicia la carrera deportiva de un atleta hasta el momento en que la culmina, no es posible encontrar ni la más mínima acción que no tenga su vertiente psicológica. Resulta interesante apreciar que, cuando un niño concurre a una prueba para jugar en la sección infantil de una gran entidad, desea hacerlo bien, pero no sabe cómo va a resultar. Comienza a pensar cómo lo hará. Si hay otros niños y otras personas observando, quiere quedar bien, porque no le gusta que hagan bromas a su costa si algo fallara. Cuando llegue el momento de actuar, piensa que igual falla algo que siempre le sale bien, pero que puede decir que no lo seleccionen. No solo días, sino semanas antes, ya está ocupado su pensamiento con lo que para él es una ocasión importante. La mente del niño que sueña con ser un seleccionado y llegar a ser un famoso deportista ha entrado en la prueba mucho antes que el cuerpo. Pero lo que pasa por la cabeza del niño ejemplifica lo que sucede a cualquier atleta adulto cada vez que tiene que actuar y algo importante está en juego. ¿Qué es todo esto sino psicológico? ¿Puede evitarse lo psíquico en el deporte? No podemos desprendernos de nuestro cerebro, de nuestra inteligencia o de nuestros pensamientos cuando hacemos deporte o cualquier otra actividad humana. La Psicología del Deporte es la rama de la Psicología que estudia —bajo un prisma científico— los procesos cognitivos, emocionales y conductuales de las personas en el contexto deportivo. Por un lado, investiga cómo estas variables afectan el rendimiento físico y, por otro, cuáles son los beneficios del ejercicio físico en nuestro bienestar mental y físico. En sus investigaciones se contemplan también los factores ambientales y fisiológicos que influyen en la actividad física. Aquí el psicólogo estudia el funcionamiento del deportista o equipo y programa estrategias para optimizar su rendimiento. Suele trabajar en colaboración con otros profesionales (entrenadores, dietistas, fisioterapeutas…)

En la vertiente terapéutica, el psicólogo se encarga de evaluar e intervenir en los problemas emocionales del deportista que le impiden alcanzar sus metas: estrés, baja autoestima, depresión… Grandes estrellas deportivas, como el tenista Rafa Nadal o el futbolista Andrés Iniesta, han reconocido haber sufrido episodios depresivos a lo largo de su carrera.

Un psicólogo especializado en esta área se ocupará principalmente de: Evaluar y hacer un diagnóstico del sujeto y de las variables que afectan a su comportamiento en el contexto deportivo. Los métodos de evaluación serían los tradicionales en Psicología: la entrevista, la observación, los autorregistros y la aplicación de pruebas psicométricas y cuestionarios. Entrenar al deportista en estrategias para mejorar la atención y la concentración, el control de emociones o la motivación durante el ejercicio físico. Realizar informes y asesorar en el trabajo con equipos multidisciplinares. Programar actividades para la promoción del deporte a nivel comunitario. Esta disciplina tiene una proyección y opciones en el mercado laboral. Las investigaciones sobre los beneficios del ejercicio en el bienestar psicológico y físico, así como las campañas de promoción del deporte y salud han calado en la conciencia social.

La psicología deportiva ha pasado en los últimos diez años de tener un papel casi de espectador a formar parte de la titularidad en todas las disciplinas. Su desarrollo se produce en un contexto en el que los deportistas tienen cada vez más conocimientos y mayor conciencia de que necesitan potenciar todas sus capacidades para alcanzar sus objetivos, y de cómo un equipo multidisciplinar de profesionales puede llevar su rendimiento a otro nivel, incluso cuando ya no parece posible.

En el alto rendimiento, ya es una disciplina contrastada en la evaluación o intervención, en la búsqueda de optimizar el rendimiento. En el deporte de iniciación también está creciendo, apoyándose en una tecnología cada vez más eficiente y un conocimiento científico cada vez más profundo. Por último, la psicología deportiva también puede usarse para maximizar los efectos positivos de la práctica deportiva como forma de ocio y de fomento de la vida saludable.

Términos como atención, percepción, control de impulsos, ansiedad competitiva, toma errónea de decisiones o precipitación son algunos ejemplos que se han popularizado tanto en medios de comunicación como en el lenguaje del propio terreno deportivo. Pero de su medición, análisis, intervención y mejora poca gente sabe algo. Ése es justo el terreno de la psicología deportiva.

"Cualquier cosa que puedas hacer, o soñar que puedes hacer, empiézala” …